Los proyectos se presentarán este viernes 9 de octubre vía 'streaming'. Foto: PULL

Doce grupos de estudiantes presentan sus ideas al programa Ingenia

ULL

Una app antiacoso, combatir la soledad de los mayores o la repoblación de insectos polinizadores son algunos de los proyectos que buscarán más financiación para continuar su desarrollo este viernes 9 de octubre vía streaming a través del programa Ingenia, una iniciativa del Vicerrectorado de Estudiantes y Empleabilidad de la Universidad de La Laguna que busca empoderar a los jóvenes mediante un emprendimiento más innovador y acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Se trata de una acción pensada para promover la participación de la comunidad universitaria y preuniversitaria en iniciativas sociales y medioambientales. De este programa surgieron doce proyectos, ya en marcha gracias a la financiación de Ingenia, pero que este viernes 9 de octubre realizarán una sesión de presentación vía streaming no sólo al público en general para que conozca y se conciencie con el entusiasmo y originalidad de este alumnado, sino para conseguir patrocinios que puedan mantener los proyectos en pie y permitir la difusión de sus ideas para mejorar Canarias.

Los proyectos


Más de dos millones de mayores en España, y unos 71 000 en Canarias, viven solos. En muchos casos esta soledad no es deseada. Es ahora el momento de pensar en soluciones. Por eso, desde Nunca Solo, voluntarios y voluntarias estudiantes de Enfermería se han comprometido a ofrecer apoyo y acompañamiento a personas mayores para luchar contra el aislamiento social por motivos de edad.

Se estima que unos cien millones de toneladas de plástico ya forman parte de los océanos. Siendo Canarias un territorio directamente atlántico, no podemos desviar la atención de nuestros propios mares. National Plastographic plantea un proyecto de educación para las nuevas generaciones con la intención de que tomen conciencia de este problema y participen de forma activa en la lucha contra él.

Con esta misma preocupación, pero también para fomentar las redes de colaboración intracomunitaria, especialmente con las mujeres, se mueve el proyecto La Taleguita, a través del cual se promueve el reciclaje de ropa usada y la transformación en talegas para la compra o el pan, evitando así el consumo de plástico.

También de reaprovechamiento de prendas trata el proyecto Linteum, para dar una segunda vida a toda esa ropa que se acumula en nuestros armarios. A través de la recogida de ropa usada en varios puntos claves, y tras un tratamiento adecuado, se podrá conseguir nuevas prendas usables.

Un 75 % de los cultivos alimentarios del mundo son producto de la polinización. Sin embargo, la reducción de los insectos polinizadores debido al excesivo uso de pesticidas es realmente alarmante. Ese es el motivo por el que en el proyecto ICR (Insect Colony Repoblation) han pensado en medidas concretas para la repoblación de insectos polinizadores en las que, además, pueda participar toda la sociedad canaria.

También bajo la premisa de proteger la biodiversidad tan rica y característica de Canarias nacen los proyectos Jardín Didáctico Canario y EXOINV, atacando la lacra que suponen las especies invasoras desde diferentes perspectivas pero, sobre todo, la del conocimiento de las autóctonas y la divulgación científica.

Agrícolas Composta trata de abordar el desperdicio de residuos orgánicos, ya que hasta el 75 % de lo que tiramos a la basura puede ser convertido en fertilizantes. El proyecto propone la instalación de puestos de vermicompostaje inicialmente en los campus universitarios cuyo producto pueda, posteriormente, ser utilizado para plantaciones agrícolas de una forma natural y ecológica.

En Canarias, el sector hotelero genera aproximadamente ocho mil toneladas de residuos orgánicos que no son reutilizados y que podrían ser compostables. Para implicar al sector turístico en el aprovechamiento de estos residuos, el proyecto Biocompost Turístico, plantea la creación de un sello especial turístico como marca de calidad que sea utilizado como diferenciador ante otros competidores y el fomento de la economía circular.

Es necesario concienciar y alertar a la población sobre el peligro que supone la exposición a factores como la contaminación ambiental y a la radiación solar. Desde el proyecto Semáforo Ambiental se han propuesto mejorar la salud de la población canaria mediante la concienciación de la sociedad a través de paneles informativos.

Uno de los actores que causan deterioro en la salud mental de los más jóvenes es el acoso escolar. La gran mayoría de casos no son denunciados y por eso desde el proyecto HOPE (Hold On Pain Ends) han querido mejorar las vías para combatirlo a través de una aplicación que dé apoyo y asesoramiento a las víctimas en un entorno seguro.

Por último, un proyecto trata de dar a conocer entre la población la importancia de los objetivos de desarrollo sostenible. ODS Young Team creará una red de jóvenes que pongan en común ideas para hacer actividades que fomenten los ideales de esta agenda internacional.