La Isla ha sido escenario de varios proyectos cinematográficos. Foto: PULL

Fuerteventura, más que tierra de paz

Sociedad

Fuerteventura puede parecer un lugar tranquilo, donde reina la calma entre sus playas cristalinas y la llanura de su arena amable. Aunque, sin duda, hablamos de la Isla del Archipiélago donde podemos bajarle el volumen al frenetismo y sumergirnos en su reino de paz, también podemos hacer diversas excursiones que combinen, de forma óptima, entretenimiento y relajación. Es evidente la singularidad de su paisaje ya que incluso el universo cinematográfico de Hollywood ha sido conquistado por su precioso paisaje. Podemos trazar una ruta y hacer diversas excursiones para comprobar la inmensidad de la Isla.

Para empezar el recorrido debemos desplazarnos al extremo sur de la Isla para, así, poder ir de excursión a la playa de Cofete y a la península de Jandía. Esta última le debe el nombre al volcán que la originó, que, hace más de veinte millones de años sufrió una última erupción terriblemente violenta que, paradójicamente dio lugar a un sitio tan pacífico y bonito como esta península en la que se encuentra la famosa playa de Cofete.

Se trata de un lugar en la que la intervención del ser humano ha sido prácticamente nula, un territorio virgen de más de 12 kilómetros de extensión que poco tiene que envidiar a cualquier playa del Caribe. Los colores, la arena y la brisa marina conforman una preciosa postal que solo se puede vivir en primera persona.

Más de 12 kilómetros de playa. Foto: PULL

Parque rural de Betancuria


A pocos kilómetros de distancia de Jandía, podemos tomar la decisión de admirar la belleza de Fuerteventura desde la distancia. Así, podemos hacer excursiones en barco desde el sur de la Isla. Pasar un día en el mar más cristalino de Canarias es, sin duda, un atractivo perfecto y un plan indispensable para conectar con la fuerza del volcán y la inmensidad del océano Atlántico.

Si nos desplazamos un poco más al centro de la Isla encontramos el Parque Rural de Betancuria. Sin duda supone una de las partes geográficamente más accidentadas de Fuerteventura que choca de forma majestuosa con ese paisaje mayoritariamente allanado. Este lugar además de ser oportuno para realizar rutas a pie, produce un gran interés sobre su flora, sobre todo rupícola, entre las que destacan los Bejeques. Quienes aman la naturaleza agradecerán la presencia de plan en su ruta por la Isla.

La presencia del parque choca con la armonía llana de la Isla. Foto: PULL

Volviendo a la playa, que sin duda es lo que más destaca de este destino, es imposible no hablar de Costa Calma. Este lugar, que se ha convertido en un punto de referencia en lo que al turismo se refiere, debe su nombre al viento proveniente del oeste que hace que siempre esté con la tranquilidad que lleva su nombre. La presencia de vegetación en la arena, la paz que se siente y la amplitud del lugar son, sin duda, las características principales de una costa que cumple lo que promete.

Muy cerca de la Calma se encuentra la playa más salvaje. Sotavento alberga este lugar en el que el agua marina es muy poco profunda pero cuyo viento y soledad le otorgan un aspecto extraordinario. Seguramente tu mente te lleve al escenario de cualquier película y te sientas protagonista de una historia profundamente relajante.

La playa alberga campeonatos internacionales de surf. Foto: PULL

Dunas de Corralejo


Hay veces que los pueblos son lugares verdaderamente irresistibles. Betancuria, de cuyo parque rural hablamos antes, tiene toda la esencia de Canarias en muy pocos kilómetros. Sus colores blancos, sus calles adoquinadas, las palmeras y la obra arquitectónica crean otro lugar imprescindible para la Isla. La iglesia que se encuentra en el pueblo se ha convertido, casi, en un emblema que se puede contemplar desde dentro o por uno de los miradores que rodean el lugar, en cualquier caso, en todo tour debe estar.

Las Dunas de Corralejo compiten con las de Maspalomas. Sus más de ocho kilómetros de arena hacen un paraje natural único. Además, su combinación con la cercanía al agua de las playas presentes hace que el lugar adquiera mayor belleza. El paisaje parece de otro mundo, tanto es así que en el año 2012 estas dunas fueron elegidas para ser escenario de la película MINE.

El lugar ha sido escenario de algunas películas. Foto: PULL

Aunque todas las personas saben, con certeza, que el origen del Archipiélago es volcánico, pocas saben que Fuerteventura cuenta con un prominente cono. El volcán Calderón Hondo es un lugar perfecto para visitar a pie ya que dispone de diversas rutas para poder admirar su inmensidad. El sendero, que está perfectamente marcado, tiene una longitud de cinco kilómetros, lo justo para poder disfrutar con toda la familia del origen de la tierra canaria.

Por último, pero igual de importante, Isla de Lobos es un lugar fantástico para colocar en la ruta por Fuerteventura. Para poder llegar a este Islote es necesario tomar un ferry para, en unos minutos, estar en este lugar único y con mucha personalidad. Puede que parezca pretensioso. Su agua verde cristalina y su punto salvaje crean el cierre perfecto para unas vacaciones en la isla.

La extensión de el Islote es de casi 5 kilómetros cuadrados. Foto: PULL

Aunque en este recorrido se haya hablado de lo más relevante es fundamental tener en cuenta que, caminar, descubrir y visitar por cuenta propia es, sin duda, un plan estupendo para que así cada persona pueda hacer única su experiencia. Para la inmediatez, el frenetismo y el estrés que protagonizan la vida diaria unas vacaciones en Fuerteventura son el remedio perfecto para, si no alcanzarla, estar cerca de rozar la felicidad.

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Laguna. "La mejor noticia no es la que se da primero, sino, muchas veces, la que se da mejor", Gabriel García Márquez.