El docente apuesta por una renovación integral de la educación. Foto: PULL

Álvaro Patón, aulas con TikTok

Sociedad

Álvaro Patón es docente de Primaria en la capital tinerfeña tras llegar desde Andalucía con una historia de casualidades bajo el brazo. En menos de una semana echó el currículum, pasó un proceso de selección y aterrizó en la Isla. Comenzó en la docencia con el impulso de sus amistades y familiares que le insistían en sus aptitudes. Después de realizar un robot educativo en su TFG que le mostró muchas salidas profesionales, decidió adentrarse en ellas y, en busca de estímulos, abrió la puerta al uso lúdico-formativo de las redes sociales en las aulas. Cuenta con más de cien mil personas que le siguen entre todas sus redes. 

¿Cómo y cuándo irrumpen las redes sociales en su vida? «Nunca le había hecho mucho caso a TikTok. En diciembre vi a un profesor de Chile que grababa en las clases charlando con los alumnos. Entonces, cuando no había mucho temario por impartir, coloqué el móvil a grabar y le gasté al alumnado una broma sobre mi marcha del colegio. Esa misma noche lo habían visto veinte personas, pero al despertarme fueron medio millón de personas».

¿Qué pensaron en el Centro y cómo se lo han tomado las familias? «Me llamaron para felicitarme por la idea y ofrecerme libertad creativa en las grabaciones. Programé una tutoría con las familias y les pareció genial porque es una forma de que vean lo que se hace en las clases más allá de sus notas académicas».

¿Existe un cien por cien de realidad en sus vídeos? «Completamente. Le doy a grabar y charlamos como si no existiera el móvil. Incluso hay ocasiones en las cuales estamos off the record y surgen momentos espontáneos y nos lamentamos de no haberlo recogido en vídeo. Me gusta que todo sea natural y el alumnado sea el protagonista».

«La educación debe renovarse»


¿Cómo cree que puede afectar el uso de las redes sociales a la juventud? «En una conversación en inglés con escolares de 3º de Primaria les pregunté por sus rutinas de tarde. Todos me respondieron que consumían plataformas de entretenimiento y redes sociales como Twitch o TikTok. Entran y buscan contenidos afines a sus gustos, y debemos hacer que también les guste el colegio mostrándolo de una manera innovadora. La juventud debe poder entrar a estas plataformas y poder ver vídeos sobre lecciones dinámicas que quieran replicar en las aulas. La educación debe renovarse».

¿Crees que las redes sociales sirven para concienciar a la juventud sobre lo que sucede en su entorno?  “Sin duda. Saben muchísimo más de lo que creemos. Cuando me comunicaron mi tutoría en 4º de Primaria tuve dudas, pero hemos hablado de temas de actualidad como la invasión rusa o de reflexión que demuestran que están al tanto de la información».

Se dice que en la niñez tienen una visión más esperanzadora de lo que sucede, ¿le han hecho más optimista en determinadas situaciones? «Ante cualquier problema piensan que todo se solucionará dialogando. Los adultos vemos los problemas desde el prisma de qué consecuencias tendrá en la sociedad, mientras que en la juventud sienten que se solucionan con un simple acto, sea una llamada o un detalle.  En ocasiones les cuento mis asuntos y ejercen de psicólogos conmigo mismo. Me encanta esa conexión».

Acoso en las aulas


Como docente de Primaria trabaja en la educación y prevención de situaciones de acoso a posteriori… «La educación es una bola. Desde Infantil formamos personas, por lo que todo lo que inculques desde Preprimaria está enmarcado en una etapa psicológica clave. Que perciban que sus docentes y sus progenitores sean un ejemplo para ellos es algo muy importante en su desarrollo. Debes ser modélico para que absorban esas posiciones».

¿Cuáles considera que son los tres principales valores que le inculca al alumnado? «El respeto es la base de la pirámide. El compañerismo para evitar grupitos, algo que evito impulsando grupos burbuja que voy rotando, y el cariño para crear un ambiente feliz y sano dentro del aula».

Imaginemos que sus cuentas de redes sociales llegan a un punto en el que podrías vivir de ellas. ¿Seguiría siendo docente? «Ser docente es algo que nunca dejaría. También es cierto que las redes como afición abarcan gran parte de mi tiempo libre, por lo que me encantaría compaginar las dos pasiones y crear una balanza lúdico-profesional. Actualmente, las llevo genial así que seguiré en la misma línea».

Esta entrevista ha sido realizada de forma conjunta con Pablo Herrera.

 

 

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Laguna. "La mejor noticia no es la que se da primero, sino, muchas veces, la que se da mejor", Gabriel García Márquez.