'365 días' es la película que más ha estado en el Top 10 de Netflix en España. Foto: PULL

Cuando el dinero pesa más que la ética en el mundo del cine

Opinión

«El trato es el siguiente. Estarás en esta casa durante un año, si tras ese tiempo no te has enamorado de mí, te dejaré libre y no me volverás a ver». Así se podría resumir uno de los grandes estrenos de Netflix en el año 2020, 365 días. Lo que para mucha gente podría ser una historia de amor en ciernes, para otro tanto no es más que un maltrato disfrazado de deseo, lujuria y sentimientos encontrados. La pregunta que se podría hacer en estos casos es ¿por qué se sigue fomentando este tipo de relatos que solo aumentan la sexualización de la mujer?

Michele Morrone y Anna-Maria Sieklucka fueron protagonistas de este pelotazo de la plataforma de steaming, cuyo papel repiten en la segunda parte de esta trilogía: 365 días: Aquel día. No es raro pensar qué, al haber tenido tanto tirón al principio y, según parece, a nivel económico fue altamente rentable, la segunda parte se hiciera realidad, pese a las críticas de diversos sectores de la industria cinematográfica.

La saga 50 sombras de Grey es otra prueba de que el dinero gana a la ética, con la única diferencia de que  esta nueva saga de películas eróticas le da una vuelta de tuerca a las situaciones de maltrato y abuso, convirtiéndose en un nuevo ejemplo de machismo con toques de misoginia. Si algo es salvable en la saga del señor Christian Grey es la humanización del protagonista masculino. Su «rehabilitación», su entendimiento de que su comportamiento no era el más adecuado, dio un matiz que, en las actuales, no encontramos.

«Del total de protagonistas cinematográficos de 2021, solo un 38 % fueron mujeres»


Las críticas en redes sociales, medios de comunicación y blogs ya han expuesto todo lo que está mal en esta película: la romantización de la mafia, del secuestro, del maltrato psicológico, del acoso, incluso del síndrome de Estocolmo. El caso en cuestión es, si tan mal esta la imagen que representa esta película, ¿por qué hay una continuación? ¿Pesa más en la industria el dinero que la moral y la posible imagen que le estemos dando a los más jóvenes?

Las estadísticas son claras con respecto a las mujeres: solo obtuvieron el 38 % de los papeles protagonistas del total de películas de 2021. No es un secreto que el género femenino está muy infravalorado y, si se se busca la lógica, este tipo de películas no ayuda pues las tratan como objetos sexuales, buscando más el morbo y la superioridad del hombre.

Las mujeres llevan siendo, desde los comienzo de la gran pantalla, objetivo de burla, discriminación y sexualización, no solo por la falta de oportunidades que se les da, sino por el tipo de papel que llevan a cabo. Lo peor de todo esto es que la gran mayoría de personas que ven este tipo de películas, como 365 días, son mujeres. Incluso, la autora de esa historia es mujer: Blanka Lipińska.

El ideal de romantizar actitudes machistas solo empeora la aceptación de maltrato psicológico y físico por parte de la sociedad, además de  estereotipar aún mas la idea de que toda mujer ha de ser salvada por un hombre y de que debe ser ella la que lo salve de una personalidad oscura, agresiva y con ciertas patologías severas.

El éxito de esta película y de sus libros resulta tremendamente inquietante porque cualquier persona con principios y un mínimo de conocimientos en los derechos de la mujer no vería con buenos ojos que se hicieran este tipo de largometrajes.

Todavía queda mucho por hacer en términos de igualdad y, contrariamente a lo que puede pensar una mayoría, el feminismo debe estar más presente aún en una sociedad marcada por unas ideas clasistas y peligrosas.

Lo último sobre Opinión

Fútbol champán

El Real Madrid ha conseguido catorce títulos continentales en su historia. Ha
Ir a Top