César Manrique siempre defendió el patrimonio natural y cultural de las Islas. Foto: PULL.

Cuidar Canarias

Opinión

Si César Manrique viera la situación en la que está Canarias ahora pensaría que no hemos avanzado nada. Avanzar, algo que para muchas personas es construir más hoteles y atraer más turistas. Avanzar no tiene nada que ver con eso. Implica cuidar más nuestra tierra y a sus habitantes. Con esto no quiero decir que no vengan más personas a las Islas. Lo que necesitamos es un turismo que respete nuestros lugares. Porque como dice el cantante Cruz Cafuné, «Canarias solo es paraíso para guiris».

Hace años que venimos escuchando que la solución es un turismo de calidad. Lo que llevó a la construcción de hoteles de cinco estrellas, campos de golf, parques temáticos y urbanizaciones de lujo. Pero esto es entregar las Islas y no cuidar lo nuestro.

Todo no se solucionaría con un pequeño cambio y que los distintos cargos políticos digan en sus discursos «sí, sí, Canarias más sostenible». Esto va de un cambio estructural del modelo turístico. Que parece que con tanto debate y campañas electorales se olvidan de escuchar a quienes viven en el Archipiélago.

Tan poco se nos escucha que con las últimas manifestaciones en el sur de Tenerife, en las que varias personas se posicionaron contra este tipo de modelo turístico, los titulares de los medios fueron «Preocupación en Canarias ante la germinación de la turismofobia». ¿Turismofobia? No. Se trata de querer cuidar nuestro espacio y el sitio en el que vivimos.

“Se piensa más en el turismo que en las personas de aquí”

Resulta difícil pensar que de lo que vivimos es lo que se carga las Islas. Pero es que es así. Tenemos una alta dependencia del exterior y se piensa más en el turismo que en las personas de aquí. Esto hace que la Ley de Costas solo se aplique para los habitantes de Canarias y para hacer hoteles en el sur de las Islas no se tenga en cuenta. También lleva a que puedan entrar a espacios protegidos y no haya consecuencias. Que puedan darse un baño en Jameos del Agua en Lanzarote y no pase nada. Es algo que se repite constantemente.

A esto se le añade que un informe del Consejo Económico y Social de Canarias determina que en Lanzarote, dentro de diez años, habrá casi 200 000 habitantes y que cuatro de cada diez serán extranjeros. Lo que pasa es que se suele hacer distinción entre los visitantes que vienen de vacaciones y se quedan a vivir de los que no hay queja. En cambio, sí hay quejas a inmigrantes de patera. El problema no es de dónde vengan sino el dinero que tengan.

Lo peor es que de todo lo anterior ya venía advirtiendo César Manrique y parece que no hemos avanzado nada. Él dijo: «Ante la presencia espectacular del destrozo y deterioro sistemático de nuestro Planeta, por ese afán desmedido de poder y riqueza, nos encontramos en condiciones de intuir, por ese misterio escondido del instinto, la catástrofe de todo lo que pudiera ocurrir, si no luchamos aportando el esfuerzo de cada uno».

Lo último sobre Opinión

Vivir sin miedo

La violencia machista sigue siendo hoy un problema sin aparente solución. Las
Ir a Top