España bate récord con 54 065 solicitudes de asilo presentadas en 2018. Foto: PULL

Tienen que esperar

Opinión

Un total de 46 596 solicitudes de asilo han sido presentadas hasta el pasado mes de mayo, según datos del Ministerio de Interior publicados en el informe anual de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Estas cifras superan en un 120 % a las registradas en el mismo periodo durante 2018. Esto supone que 100 000 personas se encuentran en un limbo respecto a su situación legal puesto que los expedientes que se abren no se están resolviendo. Poco importa que el derecho de asilo sea un derecho humano fundamental recogido en el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El artículo 13.4 de la Constitución Española recoge que «la ley establecerá los términos en que los ciudadanos de otros países y los apátridas podrán gozar del derecho de asilo en España». Además, la Ley 12/2009 reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria en su artículo 3 establece que «la condición de refugiado se reconoce a toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de genero u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país». Para conseguir tener este privilegio deben ser reconocidos como refugiados pero para eso tiene que resolverse favorablemente la solicitud de asilo.

Sin embargo, pese a lo establecido en la mencionada norma, en 2018 solo se resolvieron una de cada cuatro peticiones dejando pendientes unas 78 710 solicitudes. Por tanto, se está negando el cobijo a todas esas personas que buscan una vida mejor. No se está dando respuesta a la gente a pesar de que conocemos la situación que viven los venezolanos (principal país de origen), los colombianos, que a pesar del tratado de paz con las FARC, aun sufren de violencia y extorsiones, o los sirios que continúan viviendo en guerra.

«56 844 inmigrantes llegaron por vía marítima a España en 2018»


Tampoco hay que dejar atrás a esas personas que arriesgan su vida para cruzar el mar que los separa de Europa. 56 844 inmigrantes llegaron por vía marítima a España en 2018. De hecho, los que desembarcaron el año pasado del Aquarius siguen esperando que se resuelvan sus solicitudes. Incluso, algunos de ellos han desistido y no continuaron con el proceso.

¿Por qué si sabemos que hay gente que está pasando por situaciones horrendas no hacemos nada? Con el ascenso de discursos xenófobos queda demostrado que aun está presente en España y en Europa la mentalidad imperialista. Sí, que vengan turistas, pero no inmigrantes.

Sí importa más ganar dinero vendiendo armas a países en conflicto que lo que se pueda provocar con esa transacción. Pero claro, cuando vienen esas personas solicitando asilo les dejamos la puerta medio cerrada. Y, mientras, que sigan esperando una respuesta.