Playa del Papagayo en Lanzarote: Folto: G. López

La doble cara del turismo

Opinión

En el mundo del turismo, las imágenes de lujo, la extravagancia y las experiencias exclusivas suelen dominar los folletos y las redes sociales. Lugares exóticos, hoteles de cinco estrellas y actividades que prometen una escapada inolvidable para aquellos que pueden permitírselo. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro, y detrás de este brillo superficial, se suele esconder una realidad mucho más sombría: la desigualdad y la pobreza que afecta a la población local.

Es innegable que este sector  genera ingresos significativos para las economías locales y que proporciona tanto empleo como oportunidades de desarrollo. Sin embargo, es crucial cuestionar quién se beneficia realmente de esta industria y a qué costo. Mientras las personas que visitan estos lugares disfrutan de sus experiencias lujosas, la población local a menudo se enfrenta a condiciones de vida precarias, con acceso limitado a servicios básicos como educación, atención médica y vivienda digna.

Un ejemplo de estas situaciones son las Islas Maldivas. Este pequeño país al sur de la India es conocido por sus lujosos complejos hoteleros, pero alberga una realidad distinta para sus locales. La economía del Archipiélago ocupa el puesto 156 en el ranquin de los 196 estados por volumen del Producto Interior Bruto, ya que la deuda por persona es de 12 982 euros. Además, en cuanto al PIB per cápita, se posiciona en el número 71, provocando que la calidad de vida de esta república asiática sea realmente baja. Por otro lado, posee una altísima densidad de habitantes, de 1738 residentes por kilometro cuadrado, situándose en el 170 en la tabla de población.

Uno de los aspectos más preocupantes del turismo de lujo, y del masivo, es su capacidad para agravar la desigualdad económica y social. En muchos destinos, los precios exorbitantes de los hoteles y actividades excluyen a la población local, relegándola a trabajos mal remunerados en el sector de servicios, con poca oportunidad de ascenso o estabilidad laboral.

Además, su desarrollo desenfrenado puede tener efectos devastadores sobre el medioambiente y la cultura local. La construcción de mega-resorts y la explotación indiscriminada de recursos naturales amenazan la biodiversidad y los ecosistemas frágiles, mientras que la comercialización de tradiciones culturales puede llevar a la pérdida de identidad y autenticidad.

«La creciente demanda de alojamiento ha generado un mercado inmobiliario inflado»

El turismo masivo puede conducir a la priorización de visitantes sobre residentes locales, exacerbando problemas preexistentes como el acceso a la vivienda en zonas turísticas. Este fenómeno es especialmente evidente en destinos como las Islas Canarias. La creciente demanda de alojamiento ha generado un mercado inmobiliario inflado, lo que dificulta el acceso a viviendas asequibles. Muchas comunidades se enfrentan a la gentrificación, donde los precios del alquiler y de las propiedades se vuelven inaccesibles para la población local, que se ve obligada a desplazarse a áreas periféricas con menos recursos y servicios disponibles.

La llegada masiva afecta de igual manera al mercado inmobiliario de, prácticamente, todo el Archipiélago. Cuando camino por las calles de mi localidad veo cada vez más carteles en las casas que indican que son viviendas vacacionales, mientras hay quienes no encuentran un lugar adecuado para vivir en su propia isla. Considero esencial regular estas cuestiones con políticas que protejan los derechos y el bienestar.

Estas tendencias acarrean graves consecuencias para la población canaria. La rápida expansión del turismo y la falta de regulación pueden resultar en la pérdida del carácter distintivo y la autenticidad de las Islas. La destrucción del entorno natural y el desplazamiento de las comunidades locales pueden llevar a la pérdida de la identidad cultural y al deterioro del tejido social.

«El encanto que atrae radica en la singularidad y autenticidad de las Islas Canarias»

El encanto que tanto atrae radica precisamente en la singularidad y autenticidad de las Islas Canarias. Si se descuida la preservación de su patrimonio natural y cultural en aras del turismo desenfrenado, se corre el riesgo de perder el atractivo que hace que nos elijan como destino. Por lo tanto, es crucial adoptar un enfoque equilibrado que promueva un desarrollo sostenible, protegiendo al mismo tiempo los recursos naturales y culturales que hacen de las Islas un lugar único en el Mundo.

El turismo no puede ser considerado exitoso si deja atrás a las personas que viven en los lugares que visitamos. Es hora de cambiar el paradigma y trabajar para que sea más inclusivo, sostenible y ético. Todas las partes interesadas pueden beneficiarse de manera equitativa de los recursos y oportunidades que esta industria ofrece.

Lo último sobre Opinión

Tictac… ¡Boom!

La procrastinación es la acción de aplazar, postergar, retrasar algo, según la
Ir a Top