Bad Bunny dio a conocer con canciones en un contexto bastante machista, propio del trap, con tan solo 22 años. Foto: PULL

Bad Bunny y feminismo, ¿de la mano?

Opinión

El reguetón es un género musical que nació en Puerto Rico en los años noventa, pero no fue hasta el siglo XXI cuando empezó a tener reconocimiento a nivel mundial. Este término, acuñado por Daddy Yankee, siempre ha traído la carga de machista a sus espaldas. Razones no faltan para ello, pues el historial que trae consigo este estilo musical es bastante amplio, pero no mucho más que otros. Este tipo de música ha ido creciendo a lo largo que ha evolucionado la ciudadanía. En los últimos tiempos, han aparecido muchas referentes femeninas en el género urbano, como Becky G, Karol G o Anitta, que se han unido a Natti Natasha en la élite musical.

Recientemente se ha comentado mucho el último videoclip del reguetonero Bad Bunny de su tema Yo perreo sola, una canción que demanda la libertad de la mujer. Lo que ha causado revuelo no es la letra en sí, sino que el cantante aparece con un vinilo rojo, escote, tacones y maquillaje. Todo ello para hacer una gran reivindicación: que las mujeres podamos bailar tranquilas. Muchas personas lo han criticado porque piensan que es una lucha que no le corresponde. Pero si el feminismo es la igualdad entre hombres y mujeres, ellos también tienen derecho a predicarlo. Es cierto que el movimiento ha estado encabezado por chicas, pero no quita que un cantante con una trascendencia global en un entorno machista no pueda reivindicar el derecho de igualdad.

Algunos colectivos se quejan de la poca repercusión que hubiese tenido si esta canción, junto con el videoclip, la hubiera hecho una mujer y, por ello, deberíamos darle más importancia al mensaje que transmiten ellas. Por desgracia, pocas mujeres en el mundo del reguetón tienen tanto alcance como los hombres, ya que siempre ha sido una corriente varonil. Los que denuncian este escaso reconocimiento a la mujer no saben que cuando en la industria solo se escuchaban nombres masculinos, Ivy Queen, una joven puertorriqueña de apenas 20 años, se adentraba en este mundo convirtiéndose en la referencia femenina internacional del género urbano.

De letras machistas a luchar por las mujeres

Gran parte del público ha aplaudido el gesto del artista, sin embargo, otra parte le ha quitado importancia porque otros cantantes como Freddie Mercury o el grupo Foo Fighters ya habían hecho lo mismo en una época donde el vestirse como mujer no estaba tan normalizado como ahora. No obstante, hoy en día sigue siendo necesario tener referentes que lo prediquen.

Bad Bunny es un joven que se dio a conocer con canciones en un contexto bastante machista, propio del trap, con tan solo 22 años. No intento justificar sus letras, ni mucho menos. A lo que quiero llegar es que las personas cambian. La gran mayoría nos hemos criado en un entorno machista, porque era la organización social que predominaba. Pero, estos últimos años, el movimiento feminista ha alzado la voz con mucha más fuerza y, con ello, muchas personas han podido darse cuenta de la realidad que vivimos las mujeres y así cambiar su pensamiento al respecto y unirse a la causa. El cantautor ha crecido en una sociedad que ha ido evolucionando rápidamente, por ello, no creo que se trate de un producto comercial como tachaban ciertas personas por las redes sociales.

El feminismo no es una guerra entre géneros: es una lucha para conseguir la igualdad. Y aquellos que también quieran reivindicar nuestros derechos junto a nosotras son bienvenidos en el colectivo. Por lo tanto, esta lucha sí le corresponde a él.

Lo último sobre Opinión

Micromachismos

La violencia de género está siendo un tema de debate este último
Ir a Top