La política no debe decidir lo que siente cada persona. Foto: PULL

La libertad de amar y expresar

Opinión

Hace 51 años, en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, comenzaban los primeros movimientos del colectivo LGBT por una redada policial en el famoso bar de ambiente Stonewall Inn. Este fue el inicio de una lucha que aún sigue persistiendo en la actualidad. Tras la muerte de Franco, en España se realizó la primera manifestación por los derechos de personas gais, lesbianas, bisexuales y transexuales, que se celebró el 26 de junio de 1977 en Las Ramblas de Barcelona. Pedro Zerolo o Cristina Ortiz, conocida como «La Veneno», fueron algunos de los rostros más conocidos del movimiento en nuestro país.

En esto últimos años el movimiento LGBT+ ha sido un punto de debates, no solo familiares, sino también ideológicos. Los partidos políticos se han apropiado de un movimiento de la ciudadanía para rascar votos en futuras elecciones. El PSOE siempre se ha mostrado participativo con la lucha del colectivo y la visibilización trans. Sin embargo, el pasado 11 de junio, un informe interno de este partido salía a la luz en redes sociales por parte de algunos integrantes en el que se recogía argumentos contra las mujeres trans y cómo peligraba la imagen y los logros de la lucha feminista con la aceptación de estas.

«La tolerancia y liberación son los puntos claves para la aceptación de esta realidad»

Las nuevas generaciones están mostrando mayor libertad de pensamiento en cuanto al movimiento. La aceptación y normalización que se está realizando en la lucha es beneficioso para el colectivo. La tolerancia y liberación son los puntos claves para la aceptación de esta realidad

La semana pasada, el cantante malagueño Pablo Alborán subía un vídeo a sus redes sociales donde expresaba su orientación sexual y cómo se ha sentido estos últimos años. Además, también mostró su deseo de sentirse aún más libre al contárselo a sus admiradores. Los medios de comunicación de todo el país se hicieron eco de este hecho e, incluso, los programas de entretenimiento lo mostraron. No critico lo que hizo el cantante, cada uno es libre de expresar lo que siente o no. Lo que sí me llama la atención, por decirlo de alguna manera, es como un tema que, se supone que está «normalizado», abre portadas de periódicos y se cuela en programas de diversión. En el momento en el que todos esos medios mostraban este hecho como noticia, la homosexualidad pasó a verse como algo extraordinario y fuera de lo común.

La sexualización del movimiento lésbico, el insulto fácil a los gais, la negación de la bisexualidad y el rechazo a la transexualidad siguen vigentes en el día a día. Asimismo, también están los insultos, las vejaciones, las peleas y la discriminación en algunos puestos de trabajos. Y, después de esto, todavía habrá personas que se pregunten por qué se necesita el día del orgullo LGBT+.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top