Poesía somos todos

Opinión

Me despierto por la mañana, suspiro y pienso. Coloco el reloj en mi muñeca y sé que hoy volverá a suceder. Escribiré versos nunca antes imaginados, soñaré todo aquello que no consigo visualizar con los ojos cerrados y haré el amor con mis propias manos. Me importa muy poco si se piensa más de la cuenta: solo quiero llevarte de la mano a dar una vuelta. Deseo con todas mis fuerzas romper las fronteras y, la primera, la de la vergüenza que sienten las letras al compararse con aquello que llamamos ciencia.

Si decimos buenos días o te quiero, las usamos, sí, empleamos varias palabras que tienen el súper poder de transmitir pensamientos o sentimientos: de estos últimos podemos gritar uno, diez o cientos de ellos. ¿Qué sería de ti, de mí y de nosotros si no conociéramos la infinidad de series de caracteres que conforman nuestros nombres? ¿Qué sería del día a día si no existiera la poesía?

La poesía es un arte nada fácil


“¿Y tú me lo preguntas?”, poesía somos todos. Poesía es un arte nada fácil y que, sin comprenderlo, se camufla entre ordinarieces. Poesía es el reflejo de… ¿Cuántos sentires? ¿Dos? ¿Ocho? ¿Miles? Poesía es un suspiro, una mirada, un llanto y un lamento. También una sonrisa pícara entre abedules cerca del río y de la montaña más alta. Y un obsequio para la mente, el corazón y las nuevas ilusiones. Y chispa. Y alegría. Y tristeza. Y odio. Y arte.

El laboratorio de la literatura en verso es cualquier rincón del universo. Las probetas y los minerales son hojas en blanco y bolígrafos de colores. Nada más es necesario, o bueno… En realidad sí. Hace falta empeño, esfuerzo y tesón. No se escribe por escribir sin un rumbo fijo ni un mensaje que transmitir. No se trata de juntar una letra con otra y dejarlo así. La complejidad va hasta el infinito y más allá: tal vez algún día se valorará de verdad.

«La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura»


Por muchas investigaciones y avances que vayan de la mano de la ciencia, difícilmente lo que dijo Adolfo Bioy Casares podrá superarse: “La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura”. No hacen falta medicinas ni operaciones, solo imaginación y ganas de hacer las cosas cada vez mejor. Ante todo, debe apreciarse el valor de lo que hasta ahora ha estado en un segundo plano: la poesía y la maestría de todos aquellos que saben manejar el abecedario.

Paseando de la A a la Z y viceversa, pueden encontrarse metáforas y rimas a mano derecha, sonetos y baladas habladas a la izquierda y, de frente, una tormenta perfecta de buenas intenciones. Al igual que muchos granos de arena forman una playa paradisiaca en medio de la nada, una letra puede cambiar la perspectiva de una situación determinada. Un cuadro de Van Gogh, es arte; una ópera de Verdi, es arte; un poema de Antonio Machado, también es arte. Y no olvidemos que si preguntas qué es la poesía, la respuesta adecuada sería que poesía somos todos.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top