Un circo lleno de mensajes y valores positivos

Opinión

Hace unos días fui al cine a ver la película El gran showman. Cuando la vi anunciada me llamó la atención su ambientación colorida. Y el hecho de contar con actores tremendamente conocidos como Hugh Jackman, Zendaya, Michelle Williams o Zack Efron compartiendo pantalla aumentó mis ganas de disfrutarla a lo grande. Cuando me senté en la butaca y las luces se apagaron apareció Hugh Jackman de espaldas. ¡Y empezó a cantar y a bailar!

Se trata de un musical que transmite y emociona al espectador, y tengo que decir que la cinta consiguió su objetivo porque algunos salieron de la sala llorando y aplaudiendo de emoción. Los mensajes que nos transmite son de vida, enseñanzas como que no hay que discriminar a las personas que son algo diferente al resto porque pueden hacer grandes cosas, que si trabajas duro puedes conseguir lo que te propongas, que no hace falta conseguirlo todo para ser feliz, que el amor no entiende de razas ni de clases sociales… En definitiva, cada escena es una clase magistral con muchas canciones y mucho baile.

Se sitúa a finales del siglo XIX y está inspirada en la historia real de Phineas Taylor Barnum (interpretado por Hugh Jackman), el humilde hijo de un sastre que se enamora de una niña de clase alta. Al pasar los años Barnum asciende en la escala social y acaba casándose con ella y formando una familia. La cosa se complica cuando Barnum es despedido del trabajo, entonces decide comprar un edificio y transformarlo en un museo con cosas raras y extravagantes, pero tampoco prospera demasiado. Ahí es cuando se le ocurre montar un circo. Barnum empieza colocando anuncios para que acudan personas con alguna característica peculiar y poder formar un gran espectáculo. Así es como nace el Circo Barnum.  La trama de la historia es interesante, transmite un mensaje de superación, sobre como un muchacho humilde y de clase baja acaba consiguiendo su sueño, ofrecer una vida mejor a su familia.

Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus


El Circo Barnum se fusionó con otros a lo largo del tiempo convirtiéndose así en el Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus. Es el más antiguo del mundo. Con 146 años de historia hacía giras por todo el territorio norteamericano. Comenzó en 1871 y cerró sus puertas en mayo de 2017 a causa de la escasa venta de entradas y los altos costes de producción.

Además las quejas de asociaciones animalistas fueron otro factor más que llevó a la desaparición del espectáculo, a pesar de que habían retirado del show a los elefantes debido a las acusaciones de estos colectivos. Sin embargo, los trasladaron al centro de conservación de elefantes asiáticos que creó el circo en 1995, ubicado en Florida.

En cuanto a los aspectos técnicos, el colorido  de las escenas es espectacular, todo está lleno de colores vivos que transmiten alegría y diversión igual que un circo en la vida real. Las transiciones son otro punto positivo de la película ya que aportan sensación de movimiento y mucho dinamismo al metraje. La música tiene un sonido actual (a pesar de que la ambientación sea de finales del XIX); pero eso, unido a las letras profundas y llenas de sentimiento, hacen que el espectador suelte alguna que otra lágrima.

Los bailes también son impresionantes. Al ver a los actores ejecutando esas coreografías tan complicadas da la sensación de que son artistas de circo reales que llevan toda la vida trabajando allí. El rol llevado a cabo por cada uno de ellos es impecable y está muy bien ejecutado. Y los animales hechos por CGI están muy bien diseñados.

La película encanta, es genial, educa como persona y, además, divierte. Ninguna escena resulta pesada y cada minuto se disfruta. La recomiendo al cien por cien. Un 10 en toda regla.

Estudiante de Periodismo en la sección de Ciencias de la Información de la Facultad de Ciencias Políticas, Sociales y de la Comunicación de la ULL. Amante de la cultura y el saber. Siento curiosidad por la historia, el cine y el mundo audiovisual en general. También colaboro en Le Miau Noir y en Time Just.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top