Leopoldo Cabrera, profesor de Sociología y Tratamiento y Análisis de Datos en la ULL. Foto: PULL

«La incertidumbre juega en nuestra contra. Nos hace menos racionales»

Sociedad

Leopoldo Cabrera es profesor de Sociología y de Tratamiento y Análisis de Datos en la Universidad de La Laguna. Con más de treinta años de experiencia docente, explica cuáles serán nuestros cambios tras sufrir la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, el peligro de la difusión de bulos e, incluso, la explicación del por qué de las compras masivas de papel higiénico tras el decreto del estado de alarma por parte del Gobierno.

¿Cree que el confinamiento que estamos viviendo beneficiará a las relaciones interpersonales?  «Todo apunta que las relaciones personales y la vida familiar, también la social, quedarán alteradas y condicionadas por la situación actual. Nuestras vidas no son las mismas y probablemente no serán iguales en un futuro próximo. Jóvenes y mayores habrán interiorizado la miseria humana, también su bondad. Nos queda ya en la retina y en nuestra mente el esfuerzo de las personas fallecidas que, abnegabas en su quehacer, han dejado su vida intentando salvar las nuestras».

¿Cuáles serán, a corto plazo, los efectos más visibles en la población tras el confinamiento? ¿Y a largo plazo? «A corto plazo nuestro mundo es distinto. Totalmente distinto. Preocupante por los efectos económicos. No es fácil asumir el número de fallecidos en las últimas semanas, sabiendo que seguirá creciendo. Tampoco es sencillo pensar en el futuro cercano. Muchos temen por su trabajo, por su pérdida, y los que lo han perdido temen ya por sus efectos personales y familiares. La vida vuelve a apretarse y el entorno social puede convertirse en hostil. En un sálvese quien pueda. Algunas reacciones externas, de líderes del norte de Europa, son premonitorias de insolidaridad y aislamiento. Otras alientan la solidaridad. Cabe pensar, desear, que seremos mejores personas y tendremos una mejor sociedad. Esperemos».

«Cabe pensar, desear, que seremos mejores personas y tendremos una mejor sociedad»


Desde que se anunciara el confinamiento, la gente comenzó a ir al supermercado a realizar compras excesivas llegando a agotar el stock de los supermercados. En el ámbito de la Sociología, ¿cómo se explica este efecto? «El pánico es irracional, pero se alienta con las decisiones políticas. La ciudadanía desconfía de los políticos y las declaraciones que estos hacen están tamizadas por la duda e incertidumbre. La desconfianza es tal, que se hace lo que no se recomienda. Y con ello las acciones que se acometen alientan otras por imitación, produciéndose la avalancha. Pasado el pánico, la vuelta a la normalidad se hace con más sosiego. Por fortuna, los servicios esenciales de limpieza, agua y luz están funcionando perfectamente».

¿La difusión de los bulos que se comparten en redes sociales puede tener consecuencias negativas para la población desde el aspecto sociológico? «Evidentemente. Las noticias falsas y las curas milagrosas con determinados productos son el devenir de la irracionalidad. En la desconfianza, una parte de la población difunde proclamas apocalípticas que suelen tener una acogida cuanto menos educación y formación tiene la población. Tampoco la clase política ha ayudado a minimizarlas con graves errores de comunicación. Falta ciencia y sobra política en la comunicación. Y claridad. Es peor la creencia de que están engañándote, que la verdad, por muy dura que sea».

¿Cree que el hecho de que los medios de comunicación o bien vía redes sociales estén constantemente lanzando información a la audiencia sobre la pandemia afecta a la población negativamente? «La respuesta no es sencilla. Los medios de comunicación suelen incidir más en las peores noticias y menos en las buenas. Tal vez si invirtieran esta tendencia nos iría mejor y reforzarían nuestra confianza personal y social».

«El esfuerzo público sanitario ha sido insuficiente, al igual que la prevención y rapidez en la toma de decisiones»


A nivel social, ¿cuáles son los desconocimientos que existen al enfrentarnos a esta pandemia? «Desconocemos el futuro. La incertidumbre juega en nuestra contra. Nos hace menos racionales. Eso sí, ya hemos tenido otras pandemias en el pasado y se han superado. Cabe pensar, desear, por ello, que la actual política sanitaria cambie y que modifiquemos los protocolos de salud pública. Parece evidente que el esfuerzo público sanitario ha sido insuficiente, al igual que la prevención y rapidez en la toma de decisiones».

¿Cuáles son las claves a nivel sociológico para llevar a cabo el confinamiento? «No parece que puede decirse que hay claves a nivel sociológico. Se trata de un tema de salud pública. Es una decisión que obedece exclusivamente a razones sanitarias para intentar evitar el colapso de los servicios de urgencia hospitalarios. Social y familiarmente el impacto es extremadamente alto. Económicamente desmesurado. Es momento de reflexionar sobre la vida, sobre lo importante y sobre la fragilidad humana».

"Considero que mi primera y única vocación es el periodismo. Nunca empecé siendo periodista por casualidad –como mucha gente– o por necesidad, o por azar: empecé siendo periodista porque lo que quería era ser periodista"- García Márquez.

Lo último sobre Sociedad

ApS: aprender haciendo

Las metodologías aplicadas en las aulas universitarias resultan cuestionables para parte del
Ir a Top