Kylian Mbappé en la celebración de uno de sus goles durante la temporada pasada. Foto: PULL

El ego de Mbappé

Opinión

No hay ni una sola persona que sea seguidora o amante del fútbol que dude de la gran capacidad futbolística de Kylian Mbappé, pero también hay muchas que dudan de su fuerte personalidad. ¿Le limita esto en ser el mejor del Mundo? Lo lógico es que sí, ya son varias acciones realizadas por el francés que le ha hecho llenar de odio las redes y cobrar críticas de personas como Waynne Rooney, Thierry Henry o Jérome Rothen. Una actitud de superioridad no puede llevarle a buen puerto, y menos hacia una figura como la de Leo Messi o Neymar.

El pasado 13 de agosto tuvo lugar un episodio que ha dado la vuelta al Planeta. Se trata del partido del PSG contra el Montpellier, en el que una vez más el tridente Messi-Neymar-Mbappé era titular. Tras un penalti a beneficio de los parisinos, el brasileño ofreció el lanzamiento a Messi, y el francés enfadado al ver que no hizo lo mismo con él, chocó al siete veces Balón de Oro con el hombro. Un acto lleno de superioridad a lo que el argentino reaccionó con una mirada desafiante jamás contemplada en él con un compañero.

Algunas personalidades influyentes salieron a atacarle, como es el caso de Rooney. «Un jugador de 23 años se compromete a empujar a Messi. Nunca he visto un ego más grande en mi vida. Alguien debería recordar a Mbappé que cuando tenía 23 años ya había ganado cuatro Balones de Oro», afirmaba el mítico delantero del Manchester United. En Twitter y Tik Tok se han volcado a favor de estas declaraciones, algo que sin duda afectará al parisino.

«Una actitud sin sentido en un futbolista de tanto nivel que tiene a la élite mundial a su lado»

Y es que esta no es la única situación, ni siquiera de esta nueva temporada, donde ya se le ha observado mientras abandonaba jugadas tras no recibir un pase, o encontronazos con Neymar en redes. Una mentalidad absurda para un jugador de su calibre que goza de tener a los mejores futbolistas a su lado, pero de forma incoherente prefiere hacer la guerra por su cuenta.

Bajo mi punto de vista, pese a siempre haber existido ese ego, esta temporada se ha desmesurado. Todo hacía indicar que Mbappé sería jugador blanco esta campaña, siendo un fichaje clave para el Real Madrid, pero al final decidió quedarse en París. Gracias a esto, obtuvo por parte del presidente del PSG, Nassr Al-Khelaïfi, unos poderes más allá del terreno de juego. Este poder le ha llevado a sentirse intocable y por encima de los demás, incluso de Leo Messi, algo que está manchando su imagen en todos los continentes.

¿Logrará ser el mejor del Mundo si sigue así? ¿Su actitud puede desencadenar su decadencia deportiva?

 

Lo último sobre Opinión

Too Good To Go

Una aplicación que utiliza la fuerza de todos los comercios para generar
Ir a Top