Netflix vuelve a apostar por el género de crímenes después de 'El cuerpo en llamas'. Foto: PULL

¿Dónde estás, Anglés?

Opinión

Un nombre. Un hombre. Un fugitivo. ¿Has visto a este sujeto? Se trata de Antonio Anglés. El 13 de noviembre de 1992 secuestra a Miriam García, Toñi Gómez y Desirée Hernández cuando hacían autoestop para dirigirse a la discoteca Coolor, en Picassent. Mientras España estaba conmocionada por el asesinato de las niñas de Alcásser. El autor de los hechos se estaba fugando por la puerta de atrás delante de todo un país. Su huida cobra protagonismo en el documental de Atresmedia Anglés: historia de una fuga, que se estrenó el pasado 11 de octubre en Netflix y aporta claves sobre su paradero.

Esta pieza audiovisual consta de tres capítulos llenos de testimonios de las personas que convivieron con uno de los criminales más buscados de España y no lo sabían. Treinta años han pasado de su fuga y gracias al documental podemos comprender datos que se desconocían hasta la fecha. Genar Martí y Jorge Saucedo fueron los periodistas que llevaron a cabo una profunda investigación para conseguir reconstruir sus últimos pasos antes de que se le perdiera la pista por completo.

El primer episodio comienza en el 27 de enero de 1993, la noche en la que dos apicultores encuentran los cuerpos de las niñas de Alcásser en una fosa ubicada en La Romana, dos meses después de que desaparecieran. Además, se relatan los cuarenta y cuatro días de persecución a la desesperada del fugitivo. Una huida beneficiada por los errores que cometieron la justicia, las fuerzas de seguridad y los responsables políticos del momento.

El segundo capítulo se adentra en uno de los grandes misterios de la fuga de Antonio Anglés. Se trata de su viaje como polizón en el carguero City of Plymouth, rumbo a la ciudad británica de Liverpool, y su extraña desaparición, horas antes de llegar a su destino. Parece que los directores del documental tienen la clave de lo que pudo ocurrir en esa travesía y así lo cuentan sus tripulantes.

En el tercer y último episodio, un testigo habla por primera vez y revela lo que vio la noche del 25 de marzo de 1993 en el muelle del puerto de Dublín. Una información que puede dar un vuelco a todo lo que se daba por hecho sobre los últimos pasos del fugitivo. Finalmente, la conclusión a la que se llega es que su pista se pierde definitivamente el 23 de marzo de 1993 en ese barco que cubría la ruta marítima Lisboa-Dublín.

Imagen que se difundió en los medios para encontrarlo. Foto: PULL

«¿Quién lo ayudó?»

Es poco creíble que Antonio Anglés pudiera huir sin la ayuda de nadie. Por eso, los investigadores coinciden con que, a través de manipulaciones o sobornos, convenció a alguien para que lo protegiera y así no levantar sospechas. La pregunta es ¿quién lo ayudó? En el documental se barajan distintas hipótesis y testigos. Sobre todo de la tripulación que se encontraba en el barco dirección Liverpool.

Aunque algunos de ellos han fallecido, otros como el capitán reconocen que alguien le ayudó a salir porque la puerta y la ventana del camarote en el que le encerraron estaba tapiado. Sin ninguna duda, era imposible que consiguiera abrir la cabina solo. La policía los investigó e incluso sospechó de alguno de ellos. Uno de los agentes le llegó a decir al capitán que un miembro de la tripulación parecía culpable y avergonzado, y aunque no quiso apuntar a nadie, este sabe perfectamente de quién sospechaban.

La Guardia Civil señaló al fugitivo como presunto culpable del secuestro, tortura, violación, asesinato y enterramiento de las niñas de Alcásser. Además de posesión ilícita de armas y pederastia. Pero un poco más tarde también resaltarían a Miguel Ricart, conocido como El Rubio y amigo de Anglés. Quién confesó su implicación en el crimen y dio detalles de lo sucedido, pero desde entonces, ha afirmado que realizó las primeras declaraciones bajo tortura y ha negado su participación en los hechos.

Miguel Ricart fue condenado por la Audiencia Provincial a 170 años de prisión por el rapto, violación y asesinato de tres menores. Permaneció veinte años, diez meses y dos días en la cárcel. El 29 de noviembre del año 2013 fue excarcelado definitivamente del centro penitenciario de Herrera de la Mancha, Ciudad Real, tras ver reducida su sentencia a veintiún años por la suspensión de la denominada doctrina Parot.

«Ojalá en algún momento sepamos toda la autenticidad de los hechos»

Después de treinta años aún no se sabe con seguridad la verdad de lo que les ocurrió el 13 de noviembre de 1992 a Desirée Hernández, Miriam García y Toñi Gómez. Ni tampoco cómo Anglés ha logrado desaparecer del mapa tantas décadas. Hay interrogantes que, desgraciadamente, ya nunca tendrán respuesta. Al igual que ha ocurrido con otros casos acontecidos en España y en el resto del Mundo.

Finalmente, el documental hace que te replantees la siguiente pregunta: ¿Está vivo o muerto? La réplica queda a juicio de cada uno. Pudo acceder a Brasil por Irlanda o pudo morir al lanzarse al agua desde el barco antes de llegar a Dublín. Por ahora no se sabe qué le ocurrió. Ojalá en algún momento sepamos toda la autenticidad de los hechos. Mientras, seguiré preguntándome: ¿dónde estás, Anglés?

Lo último sobre Opinión

Aún aprendo

El aumento de la población de edad avanzada acentúa la necesidad de
Ir a Top