Para Podemos no deben estar siendo nada fáciles estos meses. Foto: PULL

«Apertura de juicio oral, dimisión»

Opinión

Juan José Escalonilla es el titular del juzgado de Instrucción Nº 42 de Madrid e imputó recientemente a Unidas Podemos como persona jurídica y a parte de la cúpula del partido. La imputación se produjo como consecuencia de una denuncia interpuesta por José Manuel Calvente, uno de los antiguos abogados del gabinete de los de Pablo Iglesias. El juez investiga el cobro de sobresueldos procedente de una caja B, es decir, de unos fondos que no habrían sido declarados a Hacienda. Además, también se investiga un posible despido improcedente al mencionado Calvente que habría sido denunciado, por el propio Podemos, de abuso sexual a una compañera del gabinete.

Una situación de lo más explosiva que ya ha generado conspiraciones en las cuentas de Twitter de los mandatarios. Desde que les persiguen por su discurso contra la Monarquía, insinuado por el propio Iglesias, o que «acosan a nuestras familias y nos montan juicios fake por subir impuestos a los ricos» del portavoz en el Congreso, Pablo Echenique.

Para Podemos no deben estar siendo nada fáciles estos meses, en el mes de enero tocaban el cielo entrando al Gobierno y ahora se le acumulan los problemas. No habían salido del caso Dina y ya tienen el siguiente encima. Eso sin tener en cuenta los problemas de tipo electoralista o popular, el día 12 de julio en las elecciones gallegas y vascas se dieron un batacazo importante. Pasaron de ser segunda fuerza en Galicia, con la coalición En Marea, a desaparecer del Parlamento. No mucho mejor salieron del País Vasco donde perdieron casi un 50 % de los escaños respecto al 2016.

Parece ser que el Partido ha entrado en una fase no de declive sino mas bien terminal. En fase de declive lleva desde que tocaran techo en las elecciones de 2016, desde entonces, no hacen sino encadenar conflictos internos. Han ido perdiendo todo el favor político que fueron ganando en sus primeros años, un partido nuevo que venía a «regenerar la política española de la corrupción».

«La presunta financiación irregular es una fantasma muy cercano en la política española»

El caso Dina deja muy dañada una de las líneas de flotación de Unidas Podemos, la ideología feminista. El otro, la presunta financiación irregular, es un fantasma muy cercano en la política española, una de las banderas del partido era precisamente atacar al PP cuando le salían los casos de corrupción por todas partes, el propio Pablo Iglesias era preguntado en qué circunstancias asumiría responsabilidades políticas por casos de corrupción. «Apertura de juicio oral, dimisión, así de rápido y de concreto», ahí está la hemeroteca, seguimos esperando.

De hecho, no hay que ser ingenuo, lo que ha cambiado las cosas no es el tiempo, son las circunstancias. Es una temeridad decir que un político debe dimitir solo por ser investigado, pero es que es lo que predicaba el vicepresidente Iglesias porque era el arma de demagogia más potente que tenía en a su disposición en aquel momento. Y esto no nos debe servir para seguir con la premisa de que «todos los políticos son iguales y da igual quién esté en el poder», es convencernos de que los políticos, sean quienes sean, deberían tener menos poder.

 

 

Estudiante de Periodismo en la Universidad de la Laguna. Alumno del programa Future Leaders de ThePowerMBA. Trabajo para el Club Deportivo Vera y me apasiona conseguir que las empresas puedan crecer gracias a la digitalización de sus operaciones.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top