Ahora te decimos adiós vieja amiga. Foto: J. D.

Adiós vieja amiga

Opinión

Se suele decir que las despedidas son siempre amargas, pero hay ciertas ocasiones en las que debemos decir adiós, pasar página y alejarnos de las relaciones tóxicas. Eso es lo que hemos hecho con nuestra querida mascarilla, esa pareja que nos ha acompañado durante los últimos años. Siendo honestos, el noviazgo estaba en crisis desde hacía meses. Apenas nos veíamos para coger la guagua o ir al médico, y el pasado 8 de febrero firmamos nuestro divorcio definitivo. Hemos pasado de ser fieles acompañantes a vernos solo en farmacias y demás ámbitos sanitarios. 

Es complicado cuando dejamos una pareja tan duradera no pensar en cómo nos conocimos, en los momentos que hemos vivido, en todas las anécdotas y vivencias acontecidas. Nuestra primera cita fue en mayo de 2020 cuando empezamos a salir de un encierro que se nos había hecho eterno. Desde ese momento la vimos como un símbolo de liberación, con quien poder salir otra vez a la calle, con quien poder recuperar nuevamente la libertad. 

«Un paso más para recuperarnos y olvidar los dolores de la Pandemia»

Juntos vivimos un verano muy extraño, quedando con amistades en grupos reducidos, haciendo ejercicio casi sin respirar… No nos separábamos. Íbamos juntos a todos lados. Pero poco a poco todo fue cambiando. A medida que el mundo se iba recuperando la mascarilla fue dejando de ser un símbolo de libertad para ser un emblema de encarcelamiento. Un claro recuerdo de todos los sin sudores que habíamos pasado.

El 8 de febrero dimos un paso más para nuestra separación. Para recuperarnos y olvidar los dolores de la Pandemia. Para recobrar esa libertad de la que en algún momento fue símbolo la mascarilla. Para recuperar la normalidad. Ahora te decimos adiós vieja amiga.

Lo último sobre Opinión

No todo vale

El 'hate' cada vez es mayor en las redes sociales. Quienes lo

Vivir sin miedo

La violencia machista sigue siendo hoy un problema sin aparente solución. Las
Ir a Top