A rey muerto, rey puesto

Opinión

Hace un mes, parecía impensable, al menos para mí, que La Moncloa fuese a perder a su habitual residente. La resolución del caso Gürtel sentenció a muerte política a M. Rajoy, que antes de dimitir decidió enfrentar una moción de censura que había presentado el Partido Socialista. Hace solo una semana, España se presentaba ante la opinión pública europea e internacional como un estado algo peculiar. El presidente del Gobierno en un bar mientras debatían su moción, el bolso de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría ocupando su lugar y dirigiendo el país, y Pedro Sánchez, que había sido despedido de su partido por los barones territoriales hace algo más de un año, renaciendo como el ave fénix con el afán de conquistar el Ejecutivo español.

Después de que Sánchez ganara la guerra, que no la batalla, algunos colectivos y partidos políticos reclamaron la necesidad de ir a elecciones porque «el pueblo no ha votado a Pedro para que sea presidente». Cierto, no lo han votado los ciudadanos, lo han votado los representantes del pueblo en el Congreso de los Diputados, al igual que a Rajoy en su momento. Es lo que tiene vivir en una democracia representativa. El problema aparece cuando algunos quieren hacer una lectura conveniente y manipulada de la Constitución para favorecer sus intereses. A pesar de ello, la llegada del PSOE, a priori, no pareció contentar a todos, incluso con la oleada de corrupción que envolvía al Partido Popular. Sánchez había ganado la moción, pero con escaso apoyo social, en parte, por los otros partidos que lo había ayudado para dar el salto a La Moncloa, principalmente los independentistas.

Tras jurar su cargo ante Felipe VI, el nuevo presidente comenzó a perfilar su gabinete. Todos los medios y especialistas empezaron a hacer sus particulares quinielas y, poco a poco, se fueron confirmando los primeros nombres. Entre los más sonados encontramos a Margarita Robles, fiel a Sánchez que se encargará de la cartera de Defensa; Pedro Duque, astronauta español que será el máximo representante en Ciencia; Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad o Josep Borrell, miembro de otros ejecutivos socialistas en el Gobierno. Podemos, principal socio en la moción, finalmente se quedó sin carteras.

Sin lugar a duda, el elemento más novedoso es la representación de la mujeres, de los 17 ministros solo seis son hombres, convirtiendo a España en el país con más féminas en el Gobierno. Entran en juego mujeres preparadas y expertas en sus ámbitos que aportan un nuevo aire a la política española. Esperemos que este nuevo gobierno se base en cumplir los objetivos marcado para mejorar la situación de los ciudadanos, porque el objetivo electoral ya casi lo han conseguido: «Las encuestas señalan una subida de votos para el PSOE». Esperemos que eso no quede en una simple y banal declaración de intenciones con segundas metas por lograr.

  • Foto: El Confidencial.

He vivido desde que nací en Buenavista del Norte (Tenerife). Ahora estudio Periodismo en la Universidad de La Laguna y colaboro en el diario digital PERIODISMO ULL. Me he dado cuenta de que estoy en el lugar correcto. Me gusta la música, el deporte, viajar y, sobre todo, la naturaleza.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top