Esta patología afecta a más de 300 millones de personas en el Mundo. Foto: PULL

Depresión, la mayor causa de discapacidad mundial en 2020

Sociedad

Tristeza, apatía, irritabilidad, cansancio, problemas para conciliar el sueño… Estos y otros síntomas son la carta de presentación de la depresión. Esta patología constituye hoy día un problema de salud pública de gran trascendencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) pronostica que, en el año 2020, esta será una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, sólo superada por las dolencias cardiovasculares. Además, no solo afecta de manera directa al paciente, sino también a sus familiares y a la sociedad, pues contribuye en gran medida a la carga global de morbilidad.

Esta enfermedad mental tiene su efeméride europea el primer jueves de cada octubre. Desde 2004, se conmemora este día gracias a la propuesta de la Asociación Europea para la Depresión, una alianza de organizaciones, pacientes, investigadores y profesionales de la salud de 19 países europeos, con el fin de conseguir una mayor conciencia social para ayudar al afectado.

La depresión es un factor desencadenante de baja médica, jubilación anticipada o de pensión por invalidez, lo que conlleva a una pérdida de rendimiento, pues dificulta sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela, así como la capacidad para afrontar la vida diaria. Este padecimiento supone un costo anual de aproximadamente un billón de dólares en pérdida de productividad y afecta a más de 300 millones de personas, tal y como sostienen las diversas investigaciones de la OMS.

«51 universidades españolas ofrecen a sus estudiantes orientación o asistencia psicológica. Entre ellas, no se encuentra ninguna canaria»


El estudio Barómetro juvenil de vida y salud realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción y la Fundación Mutua Madrileña en 2017 reveló que más del 20 % de los jóvenes ha tenido en algún momento algún tipo de problema de salud mental. En nuestro país, pocas instituciones académicas cuentan con gabinetes de asistencia psicológica al estudiante, lo que hace más difícil la detección precoz en la población adolescente.

De las 74 universidades nacionales recogidas en la página web del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, 51 ofrecen a sus estudiantes orientación o asistencia psicológica. Entre ellas, no se encuentra ninguna canaria.

En España sigue siendo un tema tabú que muchas veces no se trata. Tanto es así, que no existe una ley específica sobre salud mental, tan solo un marco normativo estatal que incide en su regulación y atención. Sin embargo, en Canarias, la Ley 9/1987, de 28 de abril, de Servicios Sociales manifiesta el empeño en garantizar el derecho de todos los ciudadanos a los servicios sociales, facilitando el acceso a los mismos, orientados a evitar y superar las situaciones de necesidad y marginación social que presenten individuos, grupos y comunidades.

Lo último sobre Sociedad

ApS: aprender haciendo

Las metodologías aplicadas en las aulas universitarias resultan cuestionables para parte del
Ir a Top