El festival pretende fortalecer lazos culturales y sociales entre la población africana y canaria. Foto: PULL

Acercar la cultura africana y potenciar la escucha en el Festival Touki Bouki

Solidaridad

Promover el intercambio y el acercamiento al continente africano desde el respeto son los objetivos fundamentales que persigue el festival cultural Touki Bouki, celebrado esta semana en el Centro Ciudadano El Tranvía de La Cuesta. Desde este pasado lunes, 25 de octubre, hasta el próximo sábado, día 30, hay programadas actividades, charlas y proyecciones cinematográficas dirigidas a la ciudadanía. Paralelamente, se celebran una serie de encuentros y diálogos para jóvenes migrantes que han llegado a Canarias en patera, y que ya participan en dos proyectos de formación para aprender español y un oficio.

Se trata de una iniciativa a cargo de Karmala Cultura, el Ayuntamiento de La Laguna, el Cabildo de Tenerife y la Dirección General de Juventud del Gobierno de Canarias.

Ayer martes, 26 de octubre, tuvo lugar el primer conversatorio para migrantes, guiado por Sani Ladan, mediador intercultural y conferenciante; Thimbo Samb, actor, y Keybis Keba Danso, fotógrafo, gestor de Karmala Cultura y agitador cultural. Los tres, además de ser activistas, migraron hace años desde África hasta España, donde residen actualmente.

Según declararon al principio del encuentro, pretendían que ese primer contacto consistiera más en escuchar que en dar una charla convencional. Es por ello que, después de una introducción, se organizaron en varios grupos para que los asistentes pudieran intercambiar experiencias y darles a conocer sus situaciones actuales. Todo ello, con el fin último de crear lazos con profesionales que trabajan en el ámbito de la migración y con el propio colectivo migrante para saber de qué formar colaborar.

Empoderando a la juventud a través de referentes que han enfrentado «los mismos obstáculos del sistema»


Tras media hora de conversación, Ladan ya remarcaba que las irregularidades que pudo detectar eran muchas: «Ni siquiera se cumple lo básico. Cuando alguien llega, lo primero que se debe hacer es decirle sus derechos, sus obligaciones, cuánto tiempo va a estar. Así, la persona no va desgastándose por la eterna espera».

Además, reconoce que «nos hemos dado cuenta de que nada ha cambiado desde que pasamos por ese mismo proceso hace diez años». En parte, es por ello que, aunque él no tuvo referentes, considera importante darle a las juventudes que migran uno en el que puedan fijarse. Y, de ese modo, potenciar un «sentimiento de empoderamiento, de que pueden llegar a hacer las cosas a pesar de la dificultad y los obstáculos del sistema».

Ese es el objetivo al que aspiraba Keybis Keba Danso cuando invitó tanto a Thimbo Samb como a Sani Ladan a formar parte de este festival, entre otro gran número de participantes. Al ser dos hombres jóvenes que, como él, lograron alcanzar sus metas después de migrar en situaciones peligrosas y complicadas, hoy pueden ayudar a otros jóvenes a abrirse para compartir sus experiencias y, además, ser una potente fuente de inspiración. También lo son mujeres como Louelia Mint El Mamy o Farhana Mahamoud, ambas abogadas, quienes hoy impartirán una charla sobre asuntos legales al mismo grupo de personas.

Un programa transversal


Keba Danso destaca otro diálogo, bajo el nombre de Del sueño a la realidad, en el que pretenden romper mitos y acercarse de forma consciente y responsable a los motivos que llevan a la juventud a migrar hacia otro país. Asimismo, con una perspectiva transversal que incluya a toda la sociedad, quieren dar otra visión de África al pueblo canario, no exclusivamente a través de la música, sino de cuestiones que vayan mucho más allá de los estereotipos que abarcan «solo tambores y gente bailando», incide Ladan.

Para consolidar esta labor, las actividades que ofrece el festival son muy numerosas: talleres de máscaras, literatura o cuentos africanos; exposiciones fotográficas; proyecciones de películas y cortometrajes y charlas con periodistas como Lucía Mbomio y Txema Santana, abogadas como Louelia Mint El Mamy o Farhana Mahamoud y demás personas expertas en migración y relaciones con el continente africano.

Además, como plato final, el día 30 se elaborará un manifiesto colectivo sobre la convivencia, dinamizado por Susana Moliner, que dará pie a diversos espacios de intercambio literario para toda la familia. Para cerrar la semana plagada de actividades, se dará paso a la proyección cinematográfica de Supa Modo, película del keniano Likarion Wainaina.

Autora de la novela Vida (2020) y de muchos poemas y microrrelatos. Algunos de ellos son Invasión neocolonial, Un globo a China y La bruja del pueblo, ¡qué arda en la hoguera! También bailo y disfruto de toda buena comida. Un fisco canaria, una mica catalana.

Lo último sobre Solidaridad

Ir a Top