Se culpa de la violencia de los niños a los videojuegos. Foto: PULL

Videoconsolas, ¿culpables o inocentes?

Opinión/Videojuegos

Los videojuegos han sido objeto de muchas críticas negativas y acusaciones a lo largo de su existencia. Los pequeños son sus víctimas y sufren sus consecuencias; los padres a veces consiguen paliar las influencias pero, de vez en cuando, son los propios causantes del problema. Parte de la culpa reside en la educación que dan los padres a sus hijos. Los niños, aunque ya no lo sean tanto a los 14 o 15 años, están expuestos constantemente a este formato de entretenimiento, a veces, demasiado.

Todavía se forman como personas y siguen creando su forma de ser, sus valores, sus ideas… Y al mismo tiempo son muy influenciables. Si lo único que conocen son los títulos con asesinatos, armas, drogas y demás como protagonistas, al final lo verán como una realidad y acabarán imitándolos.

Los padres han de controlar las conductas de sus hijos y han de llevarlos por el buen camino, al igual que establecer un control en el horario de juego. Muchos, a causa del cansancio o la influencia de la tecnología, delegan su deber de crianza de los hijos en los móviles y videojuegos para entretenerlos y hacer menos trabajo. ¿Cuántas veces hemos visto en la calle a bebés en los carritos sujetando un móvil casi tan bien como nosotros? ¿Cuántos niños han dejado de corretear por las calles para sentarse y usar su iPad? ¿Cuántos pequeños nos ven con el móvil en la mano y nos preguntan qué juegos tenemos y si pueden jugar con él? Las nuevas tecnologías son los “nuevos padres”.

Sin embargo, a los niños les da igual Facebook, Instagram o Twitter. A ellos solo les interesan los títulos como Far Cry, Call of Duty, Overwatch… Y cuando por fin salen a la calle a jugar, realizan los bailes del Fortnite e imitan disparos de otras entregas (“Pium”, “pam”, ¡headshot!, “¡Arg!, ¡me han dado!”). Además, en la plataforma de YouTube encuentran cientos de Youtubers que hacen los llamados gameplays -muestran la dinámica del videojuego jugándolo- dedican casi su vida a ello, y son personas que los pequeños de hoy tienen como referentes.

¿Y las situaciones familiares? Un caso aparte, con padres problemáticos que a penas hacen casos a sus hijos y estos se desahogan en la pantalla y la PlayStation, poco a poco convirtiendo estos en una especie de droga que los transforman. Se convierten en algo parecidos a esas criaturas violentas e irracionales que tenemos que matar con el mando de la consola. Al fin y al cabo, eso hacen los videojuegos, hasta cierto punto atontan a las personas, siempre y cuando estas no tengan el control necesario.

Lo último sobre Opinión

Vale la pena

Llega un momento de la vida en el que el tiempo comienza

La manzana roja

¿A quién confiarías tu vida? Desde nuestra infancia nos han grabado a

Aún aprendo

El aumento de la población de edad avanzada acentúa la necesidad de
Ir a Top