El príncipe de los vampiros, interpretado por Claes Bang, homenajea a sus predecesores. Foto: PULL

‘Drácula’, un principio que engancha, pero con un final que desencanta

Opinión

Mark Gatiss y Steven Moffat han logrado cumplir con las expectativas de la obra de Bram Stoker, y dar frescura y novedad a su adaptación. El personaje de Drácula, interpretado por Claes Bang, es todo un homenaje a sus predecesores; podemos notar la presencia de Bela Lugosi, con su mítica frase «Nunca bebo vino…», o de Christopher Lee, a quien recuerdan los ojos inyectados en sangre, o la capa negra con interior rojo del conde. Toda una destreza por parte de los dos escritores (los mismos, por cierto, de la exitosa Sherlock). Tal vez sea por eso mismo que, en esta nueva serie, durante los tres capítulos se note un halo aire detectivesco.

El primer episodio es brillante, diferente y también hace gala de un humor muy particular. El juego y la tensión que se produce entre los dos actores principales, Bang como Drácula, y Dolly Wells, en el papel de Van Helsing, como su némesis, ha sido la sorpresa.

El segundo capítulo transcurre a bordo del navío Demeter, a su vez en referencia al texto de Bram Stoker. Durante esta pieza visual, el protagonista juega a Asesinato en el Orient Express (Agatha Christie), con los tripulantes y siete pasajeros que viajan abordo del barco. Todo un acierto.

De la tercera parte, tan solo puedo decir que esa hora y media no aportó mucho. Dio la sensación de que los guionistas de la versión para Netflix, no han sabido como cerrar la historia. O por lo menos, de momento, porque tanto la plataforma, como la BBC aún no se han pronunciado. Alguien que sí lo ha hecho ha sido uno de sus creadores, Mark Gatiss al señalar lo siguiente una reciente entrevista en Radio Times: «Es muy difícil matar a un vampiro. ¿Sabes a lo que me refiero? Lo que hacen es resucitar».

Así que habrá que esperar un poco para ver si disfrutaremos de una nueva entrega.

 

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top