Mayores Valores busca el intercambio a través de la experiencia. Foto: PULL

«La tercera edad padece otra terrible pandemia: la soledad no deseada»

Solidaridad

En 2010, Manuel Rebollo, el promotor de la Asociación Mayores Valores y quien actualmente desempeña las funciones de director del que sería su proyecto, contactó con Ofelia y Margarita, dos vecinas mayores que viven solas. Sorprendido por sus ganas de participar en la vida de la comunidad comprobó lo difícil que lo tenían. Pero todo cambió cuando plantearon una serie de charlas en cuatro institutos de La Laguna en las que las personas mayores aportaran su experiencia vital o profesional al alumnado en relación a alguna materia, a la vez que se integraban en la sociedad.

Desde que comenzaron sus actividades han participado cientos de personas mayores con los perfiles más diversos, tanto de nivel formativo, trayectoria profesional, nivel socio-económico, etc. Han colaborado con una gran variedad de centros educativos como la Universidad de La Laguna, así como de educación Secundaria y Primaria. El objetivo de la asociación es que las personas mayores puedan usar su experiencia para contribuir a la educación y, también, a la incorporación en la actividad productiva de los jóvenes.

Al tratarse de una organización cuyo pilar son las personas de la tercera edad, su trabajo ha sufrido varias modificaciones a raíz de la pandemia. Rebollo, además, afirma desde una perspectiva mucho más profunda sobre esta situación que «las personas mayores son el grupo de edad más amenazado por la Covid-19 y eso es terrible. Pero eso ha hecho que el conjunto social repare en que están aquí y que, entre otros problemas, padecen otra terrible pandemia: la soledad no deseada».

Con la ayuda de dos subvenciones, una del Gobierno de Canarias y otra del Cabildo de Tenerife, aspiran a poner en marcha una propuesta más ecologista: «Tenemos pendiente replantear cómo nos relacionamos con nuestro ecosistema».

Desean fomentar alianzas con entidades diversas para poder establecer vínculos perdurables. En especial, con todas aquellas personas que participan en la asociación y evitar así que éstas paguen determinadas cuotas. Por ahora siguen en marcha varios proyectos en colaboración con diversos institutos de enseñanza, a los que aportan charlas y talleres que pueden visualizarse en sus páginas principales, así como plazos de inscripción para futuros eventos.

 

Lo último sobre Solidaridad

Menas: la dura realidad

Viajes en patera, discriminación, criminalización o agresiones racistas son algunas penurias a
Ir a Top