Cola en la TF 5. Foto: PULL

La inmovilidad de Tenerife

Opinión

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta Tenerife se encuentra en las carreteras de la Isla. No es ni más ni menos que la cuestión de la movilidad. Es común encontrar elecciones tras elecciones a varios partidos que nos venden su versión de cómo solucionar esta situación, casi de manera milagrosa. Sin embargo, ninguno hasta la fecha ha sido capaz de crear medidas duraderas y mucho menos, han sido capaces de solucionarlo.

Recientemente, la presidenta del Cabildo de Tenerife ha propuesto una medida que se probó hace unos meses sin ningún consenso por parte de la ciudadanía: el cierre del enlace a la Autopista del Norte en Guamasa. La medida se apoya en unos datos presentados de manera abstracta, sin cifras reales y que solo sirven para alimentar la maquinaria electoral del partido gobernante.

Junto a este cierre se pretende crear dos nuevos accesos a la TF 5 en puntos donde la Autopista pasa a tener tres carriles en lugar de dos. Uno a la altura del Aeropuerto y otro pasada la rotonda que le da acceso. En estos puntos, además, suelen producirse congestiones de manera regular, aunque al Cabildo no le parezca así.

«La medida se apoya en unos datos presentados de manera abstracta, sin cifras reales y que solo sirven para alimentar la maquinaria electoral del partido gobernante»

La solución no pasa por dos pequeñas obras de acceso y un cierre para resolver un problema estructural de infraestructura y transporte de la Isla. La solución reside en la reducción del número de coches en las carreteras. Eso sí, esto no se basa en que la ciudadanía tenga que hacer sacrificios por un problema que le compete al Cabildo. El remedio reside en dar motivos para no tener que coger el coche.

Las posibles soluciones son varias y no se limitan a las que presentaré a continuación. En primer lugar, la ampliación del Tranvía con nuevas líneas fuera del área metropolitana como puede ser hasta Tacoronte, la cual es una promesa electoral de Rosa Dávila; la ampliación de las líneas de guaguas; creación de carriles bus exclusivos para guaguas  y, por último, la puesta en marcha de grandes proyectos de infraestructura y transporte como el propuesto anillo ferroviario de Tenerife.

Con medidas que de verdad tengan sentido y que dejen a un lado los fines electoralistas, se podrá resolver la problemática de la Isla. Los futuros gobiernos deben situar a la inmovilidad de Tenerife como su máxima prioridad.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top