Sara González Delgado Bióloga Marina e investigadora predoctoral del grupo ECOMAR. Foto: P.H.
Sara González Delgado es bióloga marina e investigadora predoctoral del grupo Ecomar. Foto: P.H.

«El cambio climático está cada vez más cerca y no hacemos nada al respecto»

Ciencias

 «Ver cómo se altera la fisiología con esta acidificación es muy interesante»

Sara González Delgado, graduada en Biología por la Universidad de La Laguna, finalizó su máster en Biología Marina en 2016. En la actualidad, ejerce su labor como investigadora predoctoral en el grupo de investigación Ecología de Comunidades Marinas y Conservación de la ULL. González aborda técnicas moleculares en su principal línea de estudio. Una de ellas es el metabarcoding, que permite medir la biodiversidad de algunas especies; en su caso, la de los erizos de mar.

González colabora en el proyecto Adaptación Regional de Invertebrados en Regionales Clave y Sensibilidad Local a los Cambios Ambientales Futuros (Adaptive), junto con la Universidad de Barcelona, donde se implanta una nueva técnica molecular llamada metabarcoding o metasecuenciación. Este es un procedimiento novedoso capaz de calcular la diversidad biológica de forma rápida, barata, exhaustiva, repetida y verificable.

Uno de los lugares donde la bióloga realiza su investigación es en la playa de Fuencaliente, al sur de La Palma, porque es una de las pocas zonas del mundo que tiene acidificación natural a causa de la actividad volcánica de la Isla. La acidificación es un proceso químico poco común que produce que algunas sustancias se transformen, adquiriendo características ácidas. El personal investigador observa los cambios en la biodiversidad y en la adaptación de algunas especies que viven allí, como los erizos de mar.

González aclara que, debido a la estructura calcárea de estos animales, fisiológicamente les es muy difícil vivir en ambientes tan ácidos como los que hay en La Palma. A través del proyecto Adaptive se pretende mostrar la importancia de los procesos e interacciones que influyen en las comunidades marinas, e incorporar estos conocimientos al manejo y la conservación de los ecosistemas marinos.

Playa del Faro, Fuencaliente, La Palma. Foto: P.H

En cuanto al mantenimiento de los ecosistemas canarios, la investigadora opina que siempre existen varios factores, tanto positivos como negativos. La parte positiva es la existencia de unas reservas marinas que ayudan a la conservación de los mismos, pero, a su vez, el espacio existente es muy reducido. González sentencia que «todavía falta mucho por hacer porque somos pocas personas implicadas para cambiar cosas como la pesca y la contaminación por emisarios. El cambio climático cada vez está más cerca y no hacemos nada por remediarlo».

Para la bióloga, es vital el control de la acción humana causada por la contaminación si se quiere controlar el cambio climático. Por ejemplo, en cuanto a los hoteles y el turismo. A su vez, opina que es muy importante crear más zonas protegidas, porque cuantas más existan, más rápido será la recuperación del resto de los ecosistemas o, al menos, más de lo que es ahora.

«Somos unas Islas subtropicales en medio del atlántico con especies endémicas, tanto en la tierra como en el mar, y como la gente desconoce que existen, no las protegen»


Sara González considera que se debe concienciar a la infancia, puesto que Canarias cuenta con una gran riqueza en el mar y se está perdiendo. «Somos unas Islas subtropicales en medio del atlántico con especies endémicas, tanto en la tierra como en el mar, y como la gente desconoce que existen, no las protegen», asevera González.

En la actualidad, en Fuencaliente se lleva a cabo el proyecto de creación del edificio del Observatorio Marino de Cambio Climático (OMACC), nacido a partir de la cooperación entre la ULL y el Ayuntamiento de Fuencaliente, y ubicado en la playa del Faro, que se plantea de manera que permita concienciar y educar a la población en responsabilidad climática y social.

    

Lo último sobre Ciencias

Ir a Top