El artista canario comenzó su gira nacional en Gran Canaria. Foto: PULL

Canarias, la Masía de la armonía

Opinión

El mundo de la música es efímero y con tendencias que viven cambiando constantemente e involucran a miles de millones de personas en todo el Planeta. Dentro de todo este caos, un rayo de luz ha iluminado el Archipiélago canario, ubicándolo bajo el foco de todas las miradas. En los últimos tiempos las Islas se han convertido en una cantera que continuamente está exportando talentos al panorama internacional de la música. El caso más sonado es el de Quevedo. El joven de Gran Canaria se posicionó durante un mes en el número uno en la lista de escuchas mundial de Spotify, gracias a su Bizarrap Music Session. Esto implica que podemos ubicar a un artista local al lado de grandes nombres como Shakira, Ed Sheeran o Bad Bunny.

Lo llamativo de la historia de Quevedo es su espontaneidad ya que comenzó a sacar sus trabajos musicales hace relativamente poco. El punto de inflexión que le convirtió en un estrella internacional fue Cayó La Noche Remix, una colaboración que unió a hasta siete cantantes, todos procedentes de Canarias. Sin duda fue todo un éxito, con más de ochenta millones de visualizaciones solo en YouTube. Pero no es el único caso. Ptazeta, Bejo, Cruz Cafuné o Maikel De La Calle, entre otros, son figuras más que consagradas a nivel internacional.

La procedencia de estos artistas no es mera coincidencia. Tenemos que aceptar que en Canarias tenemos algo especial. Ya sea nuestra forma de hablar tan dulce y melódica o las influencias latinoamericanas que históricamente han convivido en el Archipiélago. Sea por una cosa o por la otra es innegable que las Islas están tocando a las puertas de una de las mayores industrias del mundo, y esas puertas se están empezando a abrir.

«Un comienzo humilde es siempre necesario»

Ahora las cosas están empezando a marchar, y las miradas al fin se plantan en Canarias. Pero no hay que irse demasiado lejos para rememorar una época en la que a la gente de las Islas no se les daba atención alguna. Pero un comienzo humilde es siempre necesario.

El movimiento urbano lleva muchísimos años conviviendo con nosotros, desde grupos como Veneno Crew o Me Cago En Tu Padre hasta Buda Mr Tenebro han creado una base que hace que el plantel de artistas de Canarias se impliquen en forjar una escuela insular respetando las raíces de lo que sus antecesores han fundado.

El papel de grupos como Locoplaya o artistas como Cruz Cafuné no puede pasar desapercibido, ya que fueron quienes pusieron la primera piedra de ese gran puente metafórico que nos ha conectado con el resto del Mundo. Grandes éxitos virales como ¿Qué Dice La Juventud? o Crazy por parte del grupo herreño, hicieron de la música de las Islas un atractivo fresco, diferente e innovador. Por otra parte, Cruzzi lanzó Mi Casa, un éxito viral que sonó por todo el planeta, y es a día de hoy uno de los clásicos de la música urbana española.

Otro gran punto de inflexión fue el lanzamiento de Contando Lunares, con casi doscientas millones de visualizaciones en YouTube. Cruz Cafuné se junto con Don Patricio, uno de los miembros de Locoplaya, para lanzar un completo éxito mundial. Sin duda eso significó un paso de gigante para una industria canaria que se asentó definitivamente como un generador de Discos De Oro.

«Si se crea un público del mainstream de Canarias, se crea un público del Underground»

El mundo de la música funciona así. Si continúan saliendo a este ritmo artistas emergentes que cumplan una función de escaparate, las grandes productoras van a poner sus ojos en las Islas con mucha más frecuencia. Por lo tanto si se crea un público del mainstream de Canarias, se crea un público del Underground, que servirá para traer al Archipiélago esas oportunidades que durante tantos años han faltado.

Hay una gran cantidad de artistas que están comenzando a emerger a nivel local, y con las miradas adecuadas, sumadas a algunas inversiones económicas necesarias, se podría formar toda una industria musical autosuficiente, similar a la que existe en países como Puerto Rico o República Dominicana. Esto está más cerca de lo que creemos. Con la tendencia actual, en apenas dos años, deberíamos estar muy cerca de esa posibilidad. Nos hemos ganado ese poder.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top