Tag archive

Fisquito

«Entre la Psicología y las Matemáticas hay buena química»

Ciencias
Enrique García Marco utilizó posibles problemas cotidianos para vincular ambas disciplinas. Foto: Lucía Rodríguez

El fisquito de ayer, jueves 4 de abril, celebrado en el Aula Magna de la Facultad de Física y Matemáticas de la Universidad de La Laguna, relacionó la Psicología y las Matemáticas. Enrique García Marco, psicólogo, doctor en Neurociencia Cognitiva y miembro del Instituto Universitario de Neurociencia (IUNE), fue el ponente que se encargó de enlazar estas dos disciplinas. Los objetivos de la charla fueron hablar sobre la toma de decisiones, usar conceptos de psicología para resolver problemas y enseñar a interpretarlos conectándolos con las matemáticas.

La conferencia empezó con la explicación de qué es la psicología, que se puede resumir en el campo que estudia cómo piensa el ser humano y cómo razona. Esto indica que podemos entender y comprender las ciencias exactas, aunque fallemos a veces. A continuación, el psicólogo planteó un problema simple de decisión: ver la televisión o ir a dormir. Se les asigna valores matemáticos probabilísticos a nuestras tomas de decisiones, para así analizar y comparar opciones.

Resolución de problemas


«Te dan una casa y puedes decidir quedártela o rechazarla. Si la rechazas te quedas con una segunda que no conoces», planteó Enrique. La estrategia óptima es que si la primera vivienda que ves alcanza tus expectativas o las supera, debes quedártela, y si no, arriésgate a ver la segunda. Las conclusiones son que sin expectativas de resultados, las decisiones son arriesgadas. Mientras que, en caso contrario, las tomas de decisión pueden estar por encima del azar y ser óptimas.

Finalizando de una manera más atractiva para los asistentes, García utilizó un ejercicio para entablar relaciones amorosas. El experto dijo que a lo largo de nuestra vida tendremos 9 parejas, y que cuando estemos con una podemos declararnos o abandonarle y nunca más verle. «¿Cómo declararte a la mejor de todas tus parejas?», preguntó. Según su estudio, la estrategia óptima trata de coger a un grupo de tres y abandonarles, y acto seguido coger a la primera pareja que sea mejor que los descartados.

La conclusión es que si no tienes expectativas de resultados, debes que adquirir experiencia en el campo y así obtenerlas. «Con estas resoluciones queda demostrado que entre la Psicología y las Matemáticas hay buena química», concluyó el ponente.

Se acerca la próxima temporada de los fisquitos y trae novedades consigo

Ciencias
Secciones de Física y Matemáticas
Los actos previstos se desarrollarán en la Sección de Matemáticas y Física. Foto: PULL.

Las charlas divulgativas de 10 minutos sobre Matemáticas, los fisquitos, se han asentado como un clásico de la Facultad de Ciencias de la Universidad de La Laguna. Su séptima temporada tendrá lugar en el Aula Magna de las Secciones de Física y Matemáticas, durante el recreo de los jueves, a partir de octubre del próximo curso. Edith Padrón, organizadora de estas conferencias, ha revelado algunas de las claves de la próxima temporada.

Esta edición contará con nuevos fisquiteros dispuestos a fomentar el interés por los números. El primero de ellos será Ignacio García Marco, docente de la ULL que pertenece al departamento de Matemáticas, Estadística e Investigación operativa. A pesar de que aún no se ha revelado el tema de su fisquito, se sabe que lo impartirá el día 11 de octubre y que dará comienzo a la temporada. El siguiente será el de Juan Carlos Marrero González, investigador del grupo Geometría Diferencial y Mecánica Geométrica de la ULL y también profesor de la Sección.

Como ha sido habitual durante los 3 años anteriores, todos los fisquiteros no serán matemáticos. Entre ellos estará Adrián José Jorge Trujillo, egresado del Grado de Física en 2016. Hasta el momento, la única mujer prevista para la temporada es María Belén Melián Batista, doctora en Informática y profesora titular de la ULL. Además, Padrón ha aclarado que quedan nombres por descubrir y adelanta que durante el primer cuatrimestre del curso 2018-2019, veremos un fisquito «muy especial», que expondrán un padre y su hija.

 

La sexta temporada de los Fisquitos ya está disponible en YouTube

Ciencias

ULLMedia, el canal de vídeo de la la Universidad de La Laguna, fue el encargado de grabar la sexta temporada de Un fisquito de Matemáticas, las charlas de diez minutos que se llevan celebrando desde hace más de dos años en el Aula Magna de la Sección. Ahora, esta plataforma audiovisual ha puesto todos los vídeos de la última entrega a disposición del público a través de su cuenta de YouTube. Esto, permitirá que la labor divulgativa realizada durante este curso 2017-2018 llegue a más personas e, incluso, pueda ser utilizado como material o recurso didáctico por todo aquel que lo desee mediante Internet.

La sexta temporada comenzó con ¿Por qué se escuenden?, una charla impartida por el estudiante del Máster de Astrofísica Joshua Barrios, en la que explicó las dificultades de encontrar vida en otros planetas. Y Empezar por el final fue, precisamente, el último fisquito que pudimos ver durante el cuatrimestre, expuesto por Luis Cutillas, antiguo profesor del IES Viera y Clavijo. En él habló de la docencia de las Matemáticas y utilizó como ejemplos algunos casos prácticos.

Entre ambos, hubo otros 6 fisquitos más que trataron temáticas muy variadas. Desde neurociencia hasta poesía, pasando también por ciencias como Biología, Astrofísica o la Música, aunque siempre con un enfoque matemático. Edith Padrón, la encargada de organizar esta actividad, promete grandes sorpresas para el próximo año.

«Para resolver problemas matemáticos hay que empezar por el final»

Ciencias

La Facultad de Ciencias de la Universidad de La Laguna acogió ayer, jueves 26 de abril, la última entrega de Un fisquito de Matemáticas. Estas charlas científicas de 10 minutos cerraron este cuatrimestre su sexta temporada. Edith Padrón, coordinadora de la actividad, fue la encargada de poner en marcha el cronómetro que marcaría el final de la jornada. Antes, la docente quiso agradecer la asistencia de todos los presentes: «Gracias por los 55 fisquitos y los 68 ponentes, aunque de estos solo 12 han sido féminas. Mujeres del mundo, queremos que sean fisquiteras». Ayer, el salón casi completó su aforo para esta clausura.

Esta última ponencia, que comenzó a las 10.45 horas, corrió a cargo de Luis Cutillas, exprofesor del Instituto Viera y Clavijo, y se se tituló Empezar por el final. Según el docente, para preparar esta intervención utilizó muchos de los juegos matemáticos que impartía en sus clases y en algunos de los proyectos en los que trabajó, como el ESTALMAT. «En ocasiones, para resolver los problemas de matemáticas hay que empezar por el final», aseveró.

A lo largo de su intervención, propuso varios casos que intentó resolver con los asistentes y añadió algunas anécdotas durante su docencia. Entre los presentes distinguió algunas caras de sus antiguos alumnos, ahora estudiantes de grado. «En la mayoría de los casos, aprendo más dando clase que recibiéndola», afirmó Luis Cutillas. Por último, hizo hincapié en la importancia de que la enseñanza sea divertida, ya que el fin es que los estudiantes aprendan. El encuentro se cerró con aplausos del publico y con la invitación de Padrón a participar en la próxima temporada.

‘Viajes en el Tiempo y Agujeros de Gusano’, en la ULL

Ciencias

Iñigo Irizar y Pablo Galán protagonizaron ayer viernes, 9 de marzo, la charla Viajes en el tiempo y agujeros de gusano, enmarcada dentro de la sexta temporada de Un Fisquito de Matemáticas. Los dos alumnos del máster de Astrofísica de la ULL impartieron la conferencia en el Aula Magna de la Sección de Física y Matemáticas. «El tema que se esconde detrás del título es la relatividad general», afirmaron. Ambos hablaron por turnos con la ayuda de una serie de diapositivas, alrededor de diez minutos, tal y como indica la normativa, mientras eran grabados por ULLmedia.

Con un gran número de espectadores, comenzaron la intervención haciendo referencia a Einstein. Así, explicaron que “el universo está en constante expansión, y esto provoca que los físicos tengan que ampliar sus medidas”. Los ponentes se valieron de varias fórmulas, como la Métrica de Shwarzschild, que “define el comportamiento del universo a escala local”, añadió Galán.

La unión de agujeros negros


Iñigo, por su parte, introdujo los agujeros negros. “Prácticamente en el interior de ellos podemos viajar en el tiempo”. Galán expuso que existen dos tipos, los negros y los blancos. Los primeros, explicó el estudiante, “absorben incluso la luz y en ellos tenemos libertad de movimiento temporal, pero no espacial”, mientras que los segundos “escupen tal cantidad de materia que si te acercas a ellos te conviertes en un pollo frito”. Los dos expertos señalaron que la unión de estas dos entidades espaciales conforman los agujeros de gusano. “Estos tienen como boca de entrada un agujero negro y de salida un agujero blanco”, sentenciaron.

Durante su intervención, Irizar hizo alusión a la película Interstellar, comentando que “el humano se partiría en pedazos si se acerca a uno de estos cuerpos”. Al final de la ponencia, los dos protagonistas concluyeron, de nuevo, aludiendo a Einstein. «La relatividad predice objetos en el universo que, a priori, no podemos observar”.

«Todo el mundo tiene un fisquitero dentro de sí aunque no lo sepa»

Ciencias

Edith Padrón es profesora de la Sección de Matemáticas de la Universidad de La Laguna y la coordinadora del proyecto Un Fisquito de Matemáticas. Esta idea surgió con la intención de ofrecerle a los alumnos la oportunidad de disfrutar de charlas divulgativas sobre distintos temas relacionados con las Matemáticas en sólo 10  minutos. Las conferencias llevan organizándose cerca de tres años. Tras terminar la quinta temporada, valora su desarrollo, la evolución del proyecto y cuenta sus expectativas para la próxima edición.

¿Cómo valora el trascurso de la quinta temporada de fisquitos? “Muy bien. Ya son dos años y medio. Además, en esta temporada hemos tenido charlas magníficas; gente nueva que hemos descubierto, tanto alumnos como profesores… También he de decir que en el concurso Monólogos Científicos de Canarias participaron varios fisquiteros que han estado con nosotros. Presentaron sus monólogos con mucho éxito. Una antigua fisquitera nuestra ganó el segundo premio y otro chico estuvo entre los finalistas, así que ha ido muy bien, estoy muy contenta”.

¿El alumnado se muestra dispuesto a participar como ponente o prefiere dejarlo en manos del profesorado y especialistas? “Creo que todo el mundo tiene un fisquitero dentro de sí, aunque no lo sepa. Lo que pasa es que los científicos son bastante tímidos, les da un poco de vergüenza llamar la atención. Entonces, suelo animarlos y como a mí no me dicen que no, terminan haciéndolo. Creo que piensan que diez minutos no son algo tan difícil… Pero con el tiempo han aprendido que 10 minutos son más complicados que una hora. Además, hay otra cosa en la que suelo insistir. Nosotros ayudamos les ayudamos a preparar la charla. Ellos proponen el tema y hacemos ensayos previos. En realidad, esto es como una escuela de aprendizaje. Lo hacen bien porque practican”.

“Todos nos encontramos en el Aula Magna y en 10 minutos aprendemos juntos, unos de los otros”


¿Qué temas considera que suelen interesar más? “No lo sé, porque hay algunos muy aplicados, que gustan mucho; pero también hay otros que son más propiamente matemáticos, que también sorprenden. Por tanto, no te sabría decir. Puede haber temas muy variados. Intentamos que no sólo sean matemáticos. De hecho, este año hemos tenido un alumno de física y un astrofísico. Además, la última ponente fue una profesora de secundaria asociada a la Fundación La Orotava. Siempre procuramos tener diversidad de enfoques. Es importante que no solo seamos los matemáticos los que estemos hablando y que escuchemos a gente que trabaja con números en otros ámbitos”.

¿Qué le motiva a continuar temporada tras temporada organizando este proyecto? “Me gusta muchísimo, sobre todo la labor que se hace con los alumnos. Ves como crecen, se dan cuenta de las dificultades de contar y de llegar a un público general. Aunque muchos seamos matemáticos, siempre es enriquecedor dirigirse a gente que no sabe del asunto que quieres tratar. Está relacionado con la divulgación y es un trabajo colaborativo, cosas de las que soy fan. El trabajo es de los conferenciantes, del público que acude… Los asistentes tienen una labor y es estar allí en punto, escuchar y preguntar. Los fisquiteros buscan temáticas y ellos mismo animan a otros chicos a que envíen un correo para participar. Yo diría que es un divertimento más que un trabajo. Me lo paso pipa”.

«Más que aprender, despertamos la curiosidad porque muchas veces no da tiempo de profundizar»


¿Aconsejaría a las facultades vecinas promover un proyecto como este? “Sí. Es algo que se podría hacer en cualquier Facultad. Ahora estoy planificando la sexta temporada y no supone mucho trabajo. Lo que conlleva de más es quizás la supervisión de los alumnos. Es un proyecto precioso, pues todos nos reunimos voluntariamente. Esa es un poco la idea. Más que aprender, despertamos la curiosidad porque muchas veces no da tiempo de profundizar. Además, los fisquitos son grabados por con lo cual estamos creando un material a disposición de todos. Son una herramienta de trabajo para alumnos de secundaria y profesores. Gracias a estos vídeos damos visualización a lo que se lleva a cabo desde la universidad”.

¿Tiene algún método a la hora de decidir de qué tratará cada fisquito? “No. Lo importante son los fisquiteros, ellos deciden el tema. Los alumnos a veces quieren participar, pero no saben que contar. Entonces, les envío una lista de posibles ideas y ellos deciden tratar una. Buscan su propio material y nunca desecho una propuesta que hagan, evidentemente. Lo único que deben hacer es preparar algo serio. Serio no se refiere a que no puedan ser entretenidos y hacer teatrillo, que les encanta; sino en el sentido de que el contenido del que estén informando debe que tener una garantía científica. Siempre les digo lo mismo: ‘Hazlo como quieras, usa el método que desees, lo importante es que trasmitas algo que esté relacionado con las Matemáticas y que tenga un contenido fiable’”.

¿Qué espera de la siguiente temporada? “Las temporadas son como las series, los principios y los finales tienen que ser apoteósicos. Se encargará del inicio un alumno de máster y tengo la impresión de que será sorprendente. El final lo cubrirá un profesor de Secundaria que colaboraba en el Proyecto Estalmat, un programa para estimular el talento matemático. Contaremos con Antonio Pérez, que participaba en La 2 de Televisión Española. Aunque tenemos pocas mujeres, una alumna hablará de cuestiones relacionadas con la aplicación de las Matemáticas. Comenzará el 1 de marzo y terminará el 26 de abril, a no ser que haya algún retraso. Todos tendrán lugar los jueves, menos quizás el de Antonio Pérez que se adaptará al miércoles. Tengo la esperanza de que salga bastante bien”.

Mediciones por un tubo en diez minutos

Ciencias

El astrofísico y profesor de la Universidad de La Laguna Antonio Eff-Darwich fue el encargado de narrar el último Fisquito en el Aula Magna de las Secciones de Física y Matemáticas. El también representante de CienciaULL de la Fundación General expuso, rodeado de tuberías, la necesidad de divulgar la Ciencia para hacerla llegar a los más pequeños y contó su experiencia en charlas realizadas en colegios.

Explicó la importancia de jugar con la realidad que nos rodea, volver a hacernos preguntas, formular hipótesis, analizarlas y sacar conclusiones. Así, reivindicó el derecho a medir, inherente a todo estudiante, sobre todo a los de primaria. De esta forma animó a los presentes a hacer «experimentos sencillos, del día a día, para después exportarlos a mayores escalas». Porque las cosas cotidianas pueden ser trasladadas a estudios mucho más avanzados.

En la última parte de su intervención manifestó su propósito de «medir por un tubo». Para calcular el tamaño de un conducto de PVC utilizó la grabación del sonido que este emitía al ser percutido con la palma de la mano en una de sus aberturas. Con la velocidad a la que se propaga el sonido por el aire, la frecuencia del audio y un cuarto de la onda sonora obtuvo la longitud de la cañería.

Luego presentó el Kepplerium, un sistema de tubos interconectados con múltiples orificios en el que la frecuencia sonora emitida al golpearlos es equivalente a la de los planetas del Sistema Solar. Con ello explicó como estos conocimientos podían extrapolarse a campos tan diversos como la vulcanología o la astronomía y animó a todos a jugar con la Ciencia.

Ana Gómez y Melanie Fumero presentan ‘¡Eureka!’, su nuevo fisquito

Ciencias

Ana Gómez y Melanie Fumero, alumnas del Grado de Matemáticas de la Universidad de la Laguna presentaron ayer, día 26 de octubre, su fisquito titulado ¡Eureka!. La charla sobre los diferentes aportes de Arquímedes a la Ciencia fue impartida en el Aula Magna de su Sección. Las estudiantes recurrieron a la escenificación para explicar un serie de historias sobre el matemático griego.

Comenzaron con la exposición del principio de Arquímedes: “Todo cuerpo sumergido experimenta un empuje vertical hacia arriba». Para ello contaron la fabula de la corona del Rey Hierón. Para continuar, explicaron otros inventos que se atribuyen al ingeniero de Siracusa, como los espejos ardientes, capaces de incendiar naves enemigas o un reloj capaz de predecir los eclipses.

Las ponentes interpretaron el momento de la muerte del famoso astrónomo. Sorprendieron así a parte del publico, puesto que falleció por negarse a dejar sin terminar una demostración matemática. Pero las fisquiteras no se quedaron ahí, procedieron a exponer como Arquímedes se centró, durante sus últimos años de vida,  en la búsqueda de la cuadratura del círculo y desarrollaron uno de sus postulados, la triangulación del círculo. Gómez y Fumero finalizaron la charla antes de los diez minutos dados. Así concluyeron, con la reflexión de que aunque las historias contadas sobre Arquímedes puedan ser falsas, no lo son sus aportaciones Matemáticas.

Lucas Pereira, viajando en el tiempo a través de las matemáticas

Ciencias

Lucas Pereira, alumno de cuarto del grado de Física de la Universidad de la Laguna, fue el protagonista del último fisquito. En él, nos planteó la pregunta Do you speak Mathematics?  Título de su exposición presentada el miércoles 18 de octubre, en el Aula Magna de las Secciones de Física y  de Matemáticas. En diez minutos dio una charla sobre los diferentes sistemas de enumeración que existen.

Pereira comenzó con las diferencias existentes entre las numeraciones utilizadas en China, Mesoamérica, la antigua Mesopotamia y Europa, hasta llegar a exponer la evolución producida en los dígitos. Esta empezó a partir de los utilizados por los árabes en España, tras la conquista musulmana, y extendiéndose por todo el antiguo continente mientras sufrían numerosos cambios.

Para explicarlo, el ponente utilizó la metáfora de una máquina del tiempo. Con esto situó al público en los diferentes lugares y épocas que fue nombrando. Además, asignó a cada diapositiva los dígitos de los diferentes sistemas numéricos que explicaba en ellas.

De este modo empezó desde la Dinastía Shang. Con una pequeña historia mostró que incluso «la forma en la que se cuenta con los dedos en China es diferente a la que estamos acostumbrados». A continuación, expuso el sistema mesoamericano, el cual se trata de una numeración vigesimal, a diferencia del mesopotámico que utiliza el método sexagesimal basado en la astronomía.

A pesar de las grandes diferencias que existen entre los sistemas numéricos, Pereira terminó su exposición planteando que estos pueden ser clasificados según diferentes factores como «los numerales que se utilizan, la base o si son posicionales o no». Concluyendo con que «los sistemas de enumeración no son iguales ni para todos, ni para siempre».

Regresan los ‘fisquitos’

Ciencias

La Facultad de Ciencias de la Universidad de La Laguna vuelve a acoger los fisquitos, las pequeñas charlas de diez minutos relacionadas con la Ciencia de los números. Más que consolidados, y ya en su quinta temporada, regresaron al Aula Magna de las Secciones de Física y Matemáticas ayer, jueves 28 de Septiembre, con mucho ritmo y musicalidad de la mano de Judit Mendoza.

En una exposición titulada Hilando al infinito: videodanza y Matemáticas la profesora del Departamendo de Economía, Contabilidad y Finanzas mostró la relación entre el baile y las Matemáticas. Mendoza comenzó lanzando dos preguntas al público «¿Es posible crear arte utilizando las Matemáticas como herramienta? Y, ¿se puede enseñar esta Ciencia en el contexto del arte, teniendo la creación de una obra como fin?».

A pesar de la presión del reloj, la ponente se ajustó a la perfección al tiempo establecido y demostró que la respuesta a ambos interrogantes es afirmativa. Así, expuso cómo dirigió en  2016 la  creación de la videodanza  que «baila el infinito para la cámara», Resquuintad zar Puitsimarchuit. En 2017 volvió a abordar el infinito con otro nuevo baile, Reploftid zap Pumsollablue. En él encripta mediante un algoritmo su poema al infinito, creando un nuevo idioma. Además utiliza los números primos y figuras geométricas para crear la coreografía.

Los próximos fisquitos de la temporada no se quedarán atrás y continuarán planteando muchas otras cuestiones interesantes. Edith Padrón, la coordinadora de esta actividad, revela algunos de los próximos: El Fisquito más interesante presentado por Gerardo Vargas, alumno del Grado de Matemáticas; Do you speak Mathematics? a cargo de Lucas Pereira estudiante del Grado de Física y Mediciones por un tubo narrado por Antonio EFF-Darwich, profesor de la Universidad.

La explicación matemática del ‘acorde imposible’ de Los Beatles

Ciencias

Sarai del Castillo y Airam Expósito presentaron ayer, jueves 20 de abril, un nuevo fisquito en el Aula Magna de las Secciones de Física y Matemáticas de la ULL. Esta ponencia, que lleva el nombre de una canción y película de Los Beatles A Hard Day’s Night, relaciona la música con la ciencia de los dígitos.

La charla nos plantea un problema que tardó más de cuarenta años en resolverse: ¿de dónde viene el acorde misterioso de dicha composición? Este acertijo surge debido a que la combinación de notas no coincide con ningún sonido emitido por los instrumentos del famoso cuarteto.

El científico norteamericano Jason Brown fue quien logró responder a la incógnita en el año 2004. Tras más de cuarenta años de ardua investigación y después de que otras personas expertas fracasaran en el intento de adivinar el secreto, Brown lo descifró utilizando la transformada de Fourier. Este método le permitió descomponer el sonido y analizar su armonía para finalmente descubrir que era George Martin, conocido como el quinto Beatle, quien tocaba el piano en ese segundo enigmático.

Los alumnos también hicieron referencia a Pitágoras, pues ya él señaló que ‘todo está relacionado con los números’. No cabe duda de ello, las matemáticas están presentes tanto en el arte como en el día a día.

¿Cómo podemos saber si un número es primo?

Ciencias

Enrique J. Padrón, alumno de tercer curso del grado de Matemáticas de la Universidad de La Laguna, presentó el fisquito En busca de la primalidad. La charla, que se encuadra en la cuarta temporada de esta iniciativa, tuvo lugar el pasado jueves a las 10.45 en el Aula Magna de dicha Sección.

Padrón comenzó definiendo el concepto: «un número primo es un número entero, mayor o igual que dos, en el cual sus únicos divisores son el 1 y él mismo». Por lo tanto, si se diera el caso contrario, se trataría de una cantidad compuesta. Además, el ponente señaló que esta incógnita “es un problema que nos enseñan en el colegio, pero aun así tiene trabajando a matemáticos día y noche para resolverlo».

Asimismo explicó la historia de la búsqueda de estas cifras partiendo de la antigua Grecia. Eratóstenes de Cirene fue el primero en plantear mecanismos que ayudan a identificar la primalidad. Estos fueron perfeccionados por otros profesionales, entre los que destaca a Pierre de Fermat, que creó su propio test «El Pequeño Teorema de Fermat». Años después, Édouard Lucas, reconocido experto en cuestiones numéricas, refinó la prueba de su colega francés creando el juego de las Torres de Hanói, mediante el cual averiguar los factores primos de n-1 siendo n el valor a testar.

En la vida cotidiana también podemos encontrar estos guarismos. Uno de los ejemplos expuestos por el fisquitero fue el de los sistemas de criptográficos, indispensables para proteger nuestra privacidad. Así, sin darnos cuenta, estamos rodeados de números primos.

Un ‘fisquito’ de otros algoritmos para operaciones aritméticas

Ciencias

Antonio Martín, profesor del colegio Aguere de La Laguna, fue ayer jueves 30 de marzo el cuarto ponente de esta temporada de Un Fisquito de Matemáticas de la Facultad de Ciencias. El tema elegido fue Otros Algoritmos para Operaciones Aritméticas (OAOA), una nueva metodología en la enseñanza y aplicación de esta rama.

Según expuso el educador, esta táctica es más adecuada para el panorama de la formación porque es sencilla de explicar e intuitiva para los más jóvenes. Además,  resaltó que los Algoritmos Tradicionales para Operaciones Aritméticas (ATOA), técnicas de cálculo anticuadas” que sirven para preparar a los alumnos del siglo XIX, generan varios problemas.

El maestro insistió en que el antiguo procedimiento “está muerto” pero se sigue reproduciendo en el ámbito educativo en lugar de fomentarse el cálculo mental, con el que se obtendrían mejores resultados. Además, aseguró que debemos seguir esta filosofía, al igual que países como Singapur, Holanda y Finlandia, que se encuentran mejor posicionados en las pruebas PISA, para adaptarnos.

Martín animó en su fisquito a los estudiantes y docentes a seguir esta nueva corriente didáctica a través de su página web para, así, informarse más allá de los diez minutos de la exposición.

Esta cuarta etapa de los fisquitos continúa el próximo jueves día 6 a las 10.45. Las tres charlas anteriores se pueden ver en el canal de YouTube de ULLmedia, donde se publicará la ponencia de Martín y las próximas cuatro con las que concluirá esta temporada.

García Barroso: “Es sorprendente lo que dan de sí diez minutos”

Ciencias

Evelia García Barroso es profesora de Álgebra en la Universidad de La Laguna. El pasado jueves 23 de marzo expuso su fisquito titulado Y de repente… Fibonacci. Se trata de breves charlas de diez minutos destinadas a difundir conceptos relacionados con las Matemáticas. Son exposiciones dinámicas, abiertas a todo el público, promovidas por Edith Padrón Fernández.

¿Considera que la divulgación matemática debe ser de interés para todos? “Sí, no solo de las Matemáticas sino de la Ciencia en general, pues forma parte de nuestra cultura como las Artes o las Humanidades. En los últimos años hemos asistido a un incremento en los medios de comunicación de espacios dedicados a la Ciencia, estando eso en relación con una toma de conciencia del papel que juega en nuestro modo de vida y también de cara al futuro”.

¿Cómo se podría influir más en aquellos que estudian en otras áreas fuera de las Ciencias formales? “La divulgación puede hacerse a diferentes niveles de profundidad. El contenido y la exposición de cada actividad divulgativa debe adaptarse al público al que va destinada. No es lo mismo dirigirse a estudiantes de Matemáticas que a estudiantes de otras disciplinas o al público en general. Siempre es posible encontrar temas que susciten interés y que, especialmente en el caso de personas sin formación matemática, pueden favorecer a un cambio de percepción sobre esta disciplina”.

¿Cree que estas pequeñas charlas de 10 minutos contribuyen a esa difusión de conocimientos?  “El fisquito proporciona un punto de encuentro entre los miembros de la Facultad para tratar temas relacionados con las Matemáticas, pero con una dinámica diferente a las clases diarias. Tiene la ventaja de exigir al ponente un alto grado de concreción a la vez que claridad en la exposición. Creo que tras asistir a uno todos podemos sorprendernos por lo que pueden dar de sí diez minutos.  Además, las conversaciones y los cambios de impresiones sobre el tema tratado pueden resultar también muy enriquecedores para todos y, de alguna manera, prolongar el efecto fisquito”.

¿Qué es lo que hace los hace especiales? “Tienen un formato cerrado y estricto. El ponente, ya sea profesor o estudiante, dispone de 10 minutos cronometrados, lo que le impone cierto estrés, pero, por otra parte, también hace que el mismo deba ser conciso, con capacidad de síntesis. La exposición tiene que ser lo más clara posible de forma que permita al público seguirla con facilidad, pero al mismo tiempo hay que proponer un tema de interés sin perder rigor. Creo que es un formato exportable a otras disciplinas”.

 

Vuelven los ‘fisquitos’ matemáticos

Ciencias

El catedrático de la Universidad de Málaga, Aniceto Murillo, ha sido el primer invitado a participar en las sesiones de Un fisquito de matemáticas, presentaciones de no más de diez minutos sobre algún ámbito específico de la disciplina. Las charlas de esta  cuarta temporada tienen lugar en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias cada jueves a las 10.45, hasta el día 4 de mayo.

Estas ponencias, tal y como cuenta la organizadora del evento, Edith Padrón, no solo funcionan como divulgación, sino que son una herramienta para que los estudiantes “aprendan a contar”. Cada uno de los trabajos lleva detrás la supervisión de los profesores y constituyen una “muy buena experiencia para los alumnos”. De hecho, la doctora ha insistido en los buenos resultados que se han logrado y anima a que la idea trascienda a otros grados.

En este sentido, la profesora ha desvelado que en esta ocasión hay programados un total de 8 fisquitos de los cuales 3 serán realizados por universitarios. Por ejemplo, el próximo jueves 16 de mayo, Roberto Vega expondrá Átate a la teoría de cuerdas, un discurso sobre la teoría de cuerdas.

Por su parte, Murillo presentó ayer jueves 9 de marzo El dictador y el matemático, un monólogo centrado en el humor. Las disertaciones, como se aprecia, tratan diferentes asuntos centrados en la ciencia y con multitud de enfoques.

Para las siguientes sesiones están invitados profesores, maestros de colegios y también Guido Santos, finalista del concurso Famelab, que será el último ponente de esta cuarta temporada.

La iniciativa Un fisquito de matemáticas ha crecido en estos últimos dos años, como afirma Edith Padrón, y ya se está planificando la siguiente etapa que comenzará el próximo curso. La entrada es libre y pueden asistir alumnos de cualquier grado y, además, están disponibles los fisquitos de anteriores ediciones en el canal de YouTube de ULLmedia.

Un «fisquito» de matemáticas para todos

ULL

Los «Fisquitos» o pequeñas charlas de diez minutos se imparten en la Facultad de Matemáticas los jueves. Se trata de un proyecto impulsado por la profesora Edith Padrón que ha empezado a funcionar este curso. Puede asistir cualquier persona que esté interesada en el mundo del cálculoaunque no se trata de una charla específicamente matemática.

Durante el primer cuatrimestre tuvieron lugar diez «Fisquitos» , y se prevé que para este segundo se convoquen doce.

Los monólogos plantean cuestiones curiosas relacionadas, para terminar con una conclusión incluso más interesante y sorprendente. Por eso, cualquier estudiante puede asistir sin miedo a sentirse confuso por el tema del que se habla. Al respecto, Padrón asegura que ha sido un éxito entre alumnos del propio grado,  pero que también asisten otros universitarios.

El fin es la colaboración tanto de profesores como de estudiantes. Unos y otros pueden pertenecer al público o ser el propio protagonista del discurso. En el primer »Fisquito» de este cuatrimestre participó Luis Balbuena, ex profesor y medalla de oro de Canarias. El próximo jueves 14 de abril acudirá Eduardo Sáenz de Cabezón, ganador de FameLab, el principal certamen internacional de monólogos científicos.

Lo que se busca con estas colaboraciones, apunta la profesora, es despertar el interés de los que asisten para que busquen y se interesen, y que también les entren ganas de salir a exponer algo nuevo». Además, no solo destaca el éxito que ha tenido hasta ahora, sino que no vería mal la expansión hacia otras materias, ya que lo toma como «otra forma de aprender, más rápida y entretenida que el método convencional».

Divulgando afines

ULL

Los afines son aquellos datos que más se parecen entre sí de un conjunto respecto a ciertas variables. La profesora de estadística de la ULL, Beatriz Abdul-Jabar, dedicó a ellos el Fisquito del pasado jueves. De esta forma se convierte en la sexta participante de la segunda temporada del proyecto Un fisquito de matemáticas. El Fisquito es un formato de mini charla dinámica de 10 minutos que tiene lugar en la Sección de Matemáticas y Física cada jueves desde el comienzo del curso. A través de estas breves conferencias, se pretende divulgar, de forma sencilla y amena, un área de las matemáticas.

Edith Padrón, coordinadora de los Fisquitos y Beatriz Abdul-Jabar, ponente.
Edith Padrón, coordinadora de los Fisquitos y Beatriz Abdul-Jabar, ponente de En busca de los afines.

Este en concreto, titulado En busca de los afines, se justifica por la gran cantidad de información a la que nos tenemos que enfrentar cada día. En un mundo dónde a golpe de clic podemos recopilar cientos de datos, necesitamos poder agrupar y encontrar aquellos que se parezcan, explica la ponente. Así, la técnica del análisis cluster y el resultado de su uso, los afines, son una herramienta esencial para el trabajo de los investigadores de cualquier campo científico. Gracias a ellos pueden reducir la información con la que están trabajando mediante la agrupación de observaciones individuales con características comunes.

Beatriz, profesora de Computación Científica y Análisis de datos, confiesa estar encantada con el formato de los diez minutos. “Resumir es la clave del éxito”, afirma, y el Fisquito garantiza el triunfo: obliga a condensar la información para hacerla más atractiva.

 

Ir a Top