Pablo Castillo, alumno de la ULPGC, finalista en la XIV Bienal de Arquitectura

Sociedad

El Trabajo Fin de Grado (TFG) del estudiante de arquitectura de la ULPGC, Pablo Castillo, Entre Barrios. Intervención entre Triana y San Nicolás, ha sido señalado en la selección de Finalistas en la XIV edición de la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (BEAU). Esta prueba, organizada por el Ministerio de Fomento y el Consejo Superior de Arquitectos de España, se celebró en Santander durante la segunda quincena de julio. La temática se basó en el lema Más habitar, más humanizar.

El alumno, que finalizó sus estudios técnicos en septiembre de 2017,  elaboró su TFG bajo la tutorización del catedrático José Antonio Sosa obteniendo una nota de sobresaliente (10). Este fue presentado al reconocido certamen para competir junto a otros trabajos a nivel nacional por un  reconocimiento ante el jurado competente en la materia relacionada con los proyectos de construcción, edificación y urbanismo.

196 propuestas


El graduado de la ULPGC accedió a la oferta por la vía de Muestras de Proyectos Fin de Carrera que provienen de Escuelas de Arquitectura Españolas y que han sido acabados en el periodo 2016 / 2017. En este tipo, uno de los requisitos esenciales era haber obtenido una calificación de Notable o superior en el centro de origen. Entre los criterios de selección que son considerados por el jurado destacan: los valores innovadores, espaciales, culturales, técnicos y funcionales; también, el compromiso urbano y sus valores de cohesión social, viabilidad económica, eficiencia ambiental  y la propia relación con la temática propia de la XIV BEAU.

La Secretaría Permanente de la organización recibió un total de 196 propuestas, la cuales, después de haber sido revisadas por cada uno de los miembros del jurado, pasaron un primer filtro para quedar en la categoría de Seleccionados un total de 82 trabajos. Según consta en el acta de las reuniones, el jurado subrayó, por un lado, el gran número de proyectos presentados y, por otro, la heterogeneidad y calidad de los mismos.

Una segunda revisión de los paneles impresos, ahora por el pleno del jurado, dio paso a la obtención de 36 finalistas entre los que se encontraba Pablo Castillo. El equipo evaluador de este concurso señaló a los elegidos “por su modo de intervenir sobre la ciudad, el patrimonio y el paisaje y, también,  por ofrecer unos programas diversos, innovadores y de calidad.

Algunas simulaciones del estado final de la obra.

Es una oportunidad increíble para poder valorar el trabajo más allá de la propia escuela


Nunca pensó llegar tan lejos en la Bienal de Arquitectura, «por lo que para mí es una enorme alegría. Fue una gran sorpresa la noticia, no esperaba para nada llegar tan lejos en este concurso”. Este certamen le ha dado la opción de equipararse a otros proyectistas españoles.  “Es una oportunidad increíble para poder valorar el trabajo más allá de la propia escuela. Me ha parecido muy interesante poder medir los proyectos con universidades que uno siempre ha tenido de referencia como Madrid o Barcelona”, manifesta Castillo.

El trabajo no solo trata de abordar elementos arquitectónicos sino que se va más allá, se estudian aspectos sociológicos y urbanísticos por el cual el conjunto debe satisfacer más habitar y humanizar, temática de la XIV BEAU . Obtener un buen trabajo depende de la inspiración de una buena ocurrencia individual pero, muchas veces, surge del trabajo y análisis colectivo, como en esta ocasión: “La idea surge de un taller grupal realizado en mi último año de carrera. Tras un análisis de los principales déficits sociales y urbanos del barrio de San Nicolás, detectamos que presenta grandes carencias respecto a Triana. Estas se intentan solucionar desde este proyecto mediante una estrategia de diseño arquitectónico”.

Visión oblicua desde Triana al Risco de San Nicolas.

Para la decisión y puesta en marcha existen factores muy diversos que escapan de la arquitectura


El proyecto cumple con las condiciones de viabilidad y trata de dar solución a problemas actuales en el emplazamiento elegido mediante medidas innovadoras, y en este sentido, destaca el autor que “es un punto de partida interesante para una intervención real en el lugar, por lo que considero que puede ser atractivo si se quiere empezar a desarrollar actuaciones de ese tipo.  Hacer realidad este proyecto depende, en gran medida, de las instituciones públicas y las medidas políticas, no todo está en el campo técnico. 

Las realizaciones planteadas son enlazadas y, la zona de influencia, incluye las calles prolongación de San Bernardo (cota 0 metros), Domingo Guerra del Río y Madera (+24 metros). Destaca la resolución de la tara que supone la topología en  pendiente que existe entre barrios. También se edifica y urbaniza para cumplir todos los  objetivos. » Se resuelve la accesibilidad del barrio, especialmente debido a una población envejecida. También se le dota con una guardería, un cohousing (edificio de 16 viviendas colectivas para mayores) y  nuevos espacios de relación como son: una plaza y zona verde, muy escaso o inexistente en la actualidad», explica el protagonista.

Lo último sobre Sociedad

Si lo ves, actúa

La campaña de concienciación '¿Y si fueras tú?' creada para la asignatura
Ir a Top