La IA, nueva revolución tecnológica. Foto: PULL

¿Qué sucederá con el desarrollo de la inteligencia artificial?

Opinión

La inteligencia artificial supone una revolución como fueron otros grandes inventos como la imprenta, las telecomunicaciones o Internet. Nos ofrece la capacidad de poder realizar tareas que, de normal, tardaríamos horas con tan solo escribir una frase o darle ciertas pautas a seguir. Las grandes tecnológicas llevan años invirtiendo dinero y tiempo para poder crear inteligencias cada vez más poderosas. ¿Y para qué querrán esto? ¿Para abaratar costes o ahorrar tiempo? ¿Se está usando realmente para buenos fines? Parecen todo ventajas pero en unos años puede suponer un gran problema para la economía mundial y para las personas.

OpenAI es una empresa que lleva años dedicándose a la creación de inteligencias artificiales. ChatGPT3 es su producto estrella. Salió al mercado el 30 de noviembre del 2022 y ya se espera una versión superior que, en términos computacionales, lo supera ampliamente. ChatGPT4 puede hacer lo que su anterior versión, pero multiplicado exponencialmente. El modelo antiguo solo podía responder a preguntas directas y sesgadas. Muchas veces divaga en su respuesta, dando opciones a errores o incoherencias. Además, el único tipo de información que podías ofrecerle a la inteligencia era texto, no podía interactuar con recursos audiovisuales: enlaces de YouTube, imágenes, archivos de audio…

ChatGPT4 es capaz de romper con estas barreras. De hecho, es capaz de esto y mucho más. Demasiado más. El estudio GPTs are GPTs: An Early Look at the Labor Market Impact Potential of Large Language Models publicado en la Universidad de Pensilvania en ArXiv.org  aborda diferentes aspectos relacionados con el impacto que tiene las IA en el mercado laboral de diferentes ámbitos: tecnología, economía, enseñanza, ciencias sociales, matemáticas… Los datos son alarmantes. Aquellos que trabajan en empresas tecnológicas podrían desaparecer. Al completo.

«El peligro que suponen estas herramientas es muy grande»

Italia, por ejemplo, es la pionera en el veto de esta herramienta. La Autoridad de Garantía de Protección de Datos señaló a OpenAI por hacer un mal uso de la recogida de datos, así como la falta de un sistema que verifique la edad . Todo guiándose por la normativa propuesta por la Unión Europea, el Reglamento General de Protección de Datos. Esto puede indicar que países como España o cualquiera que se encuentre en la UE puede prohibir de la misma manera ChatGPT.

La Agencia Española de Protección de Datos no ha recibido, por ahora, ninguna queja al respecto. Aún así, están abiertos a sugerencias. Y me parece lo correcto. La IA tiene tanto poder que cualquier persona, con un mínimo de conocimiento y ganas, puede hacer cosas que estén al margen de la ley y que hagan daño a nuestro sistema. No parece que España lo vete por ahora, pero entre las canciones generadas por estas herramientas con voces reales (tenemos el caso real de los artistas Drake y The Weeknd), los conocidos deep fakes y las imágenes creadas de cero, sin duda estaremos en un problema.

El peligro que suponen estas herramientas es muy grande. Si de aquí a unos meses no se regula puede generar un colapso y millones de desempleos. ¿Merece la pena cambiar la forma de trabajar con las consecuencias que puede suponer? No quiero pensar que este era el objetivo principal de estas tecnologías pero si con una inteligencia artificial menor ya se especula y se generan mercados ilegales, ¿que nos deparará la versión mejorada?

Lo último sobre Opinión

Aullemos

Hace ocho años en el primer día de los Sanfermines una chica
Ir a Top