El prototipo cuenta con 700 pequeñas baterías, más de 1400 soldaduras y miles de pequeños elementos construidos y montados uno a uno. Foto: E. S.

La ULL, lista para correr en MotoStudent con su prototipo de moto eléctrica

Ingeniería y Arquitectura

Un grupo de estudiantes de la Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología de la Universidad de La Laguna lleva años trabajando en la creación de una moto de carreras eléctrica para cumplir un fin: participar en el Concurso Internacional MotoStudent que se desarrollará dentro de cinco días en Zaragoza. La idea de este certamen es poner a prueba los conocimientos teóricos logrados en la Universidad mediante la creación de un prototipo real, que será evaluado y probado en el Circuito FIM de Motorland Aragón. Existen dos categorías, MotoStudent Petrol para motores de combustión interna, y MotoStudent Electric, para sistemas de propulsión cien por cien eléctricos, que es la modalidad en la que participará la Universidad de La Laguna.

Al frente de todo ello figura el catedrático e ingeniero Carmelo Militello, quien ha acompañado y tutorizado al alumnado en todo este proceso, ayudado también de colegas docentes. La moto de la Universidad de La Laguna será conducida por un piloto profesional, quien la ha probado estos últimos días para tenerlo todo a punto.

Rumbo a la Península


El alumnado participante partirá este fin de semana rumbo a la Península, con un coche prestado por la Institución académica en la que trasladarán su creación. Militello se ha mostrado muy emocionado por este gran logro, no sin reconocer que han tenido que salvar miles de obstáculos para poder llevarlo a término.

La idea para participar en este evento surgió del Colegio de Ingenieros Industriales con el apoyo de Metropolitano de Tenerife y el Cabildo de Tenerife. El prototipo cuenta con 700 pequeñas baterías, más de 1400 soldaduras y miles de pequeños elementos que han debido de construirse y montarse uno a uno, muchas veces sin contar con las herramientas adecuadas, que han debido de construirse también.

Los meses de confinamiento sirvieron para tener más tiempo para prepararlo, pero también dificultó enormemente conseguir el material especializado que requerían.

La rectora de la ULL, Rosa Aguilar, también se ha sentido muy satisfecha por este gran logro, apuntando que «lo importante no es solo el resultado final, sino el camino transcurrido».

Lo último sobre Ingeniería y Arquitectura

Ir a Top