La pintora Isabel González en su estudio de La Laguna. Foto: A. H.

«El concepto que se tiene de un pintor es anterior a la Revolución Industrial»

Sociedad

Isabel González pinta desde hace muchos años. Trabaja en un estudio ubicado en La Laguna, donde expone sus trabajos y da clases de pintura. Estudió Bellas Artes en la Universidad de La Laguna y para ella el arte es «una expresión que mueve todo lo demás». La inspiración la saca de su entorno cotidiano y traza sus sensaciones en el lienzo ya que, según sus propias palabras, si no pinta, sufre remordimientos. «Me pongo a trabajar y percibo que estoy realizando lo que debo», apunta la pintora al óleo.

«Lo que perdura no es lo que más promocionado, sino lo que mejor hecho está» 

La artista asegura que el arte es una maestría que precisa de conocimientos técnicos y muchas horas de práctica. Sin embargo, «tiene que ser algo que sea captado por todos, sea ignorante o conocedor de la materia». Además, González asegura que se debe buscar la belleza, dado que si la misma se deja de lado hay que adornar la obra con otros argumentos, pero esta debe hablar por sí misma. En la actualidad existe un marketing y un comercio globalizado, y el arte se subordina a la industria, pero lo ve «como una realización personal, porque si se acepta o no depende de las otras personas», añade la paisajista.

Isabel González mientras trabaja en su estudio de La Laguna. Foto: Pablo J. Suárez

Al hablar sobre el mundo del arte, González comenta que «el arte es un bien de lujo y ahora hay demasiados pintores para el número de personas que lo consumen». Asimismo, la artista apunta que, hoy en día, quienes compran un cuadro son las personas que desean poseer un museo en su casa. La paisajista opina que hoy en día nadie vive del arte, solo la gente que está en el mercado. La pintora no quiere formar parte del gran negocio artístico.

González aconseja a los estudiantes de Bellas Artes que sean sinceros con lo que quieren transmitir. La artista les recomienda que no deben pinta por moda. Cada persona se comunica de una manera y encuentra su sitio. «Dedicarse a esto requiere meterse en una especie de empresa que ya no depende ni del nivel local ni del nacional», remarca la pintora. Ante tantos condicionantes lo que podemos es «ser es uno mismo», concluye.

«Lo verdaderamente importante no lo puedes expresar con palabras»


La artista elige retratar lo que posee un valor plástico, estético y en su opinión «las cosas se hacen merecedoras de un lugar». Como ejemplo, alude a una botella de cristal, situada frente a una bandeja de plata: «esto que veo aquí delante me sugiere una composición, lo miro y me voy familiarizando y veo unas posibilidades artísticas», describe González. Nunca deja un obra sin terminar.

Como modelos de referencia menciona a Velázquez, Murillo, Madrazo y Tintoretto. Ella, como Monet, dispone de series de jardines y paisajes. Sostiene que las obras de estos grandes maestros llegan a todo tipo de público por ser  preciosas. De igual forma, piensa en «una interiorización, como si fuera una liturgia» del encanto pintoresco «que se ve en la cotidianeidad». Isabel González sabe que «lo verdaderamente importante no lo puedes expresar con palabras». El cariño por sus creaciones va más allá del «competitivo» nicho de mercado y explica que «cuando eres padre sientes la obligación de cuidar a tu hijo; yo tengo que cuidar de mis cuadros. Siento que si no lo hago es como el que peca por omisión».

Lo último sobre Sociedad

ApS: aprender haciendo

Las metodologías aplicadas en las aulas universitarias resultan cuestionables para parte del
Ir a Top