Los agujeros de guión son frecuentes en esta obra. Foto: PULL

‘Dr. Strange 2’

Opinión

Tras el estreno de The Batman, de Matt Reeves, el siniestro genio del terror y la acción Sam Raimi ha sacado a la luz su último y desafortunado proyecto: Dr. Strange 2. Si bien nunca me he considerado un gran fan del cine de Marvel, y por lo que no tenía muchas expectativas al visualizar esta película, he de reconocer que aún así, me ha recordado, con una fuerte bofetada llena de diálogos sin trasfondo y un CGI excesivo, que nunca debería haber esperado tanto.

En mi opinión, esta última película quería demostrar, en vano, que su compañía tenía todavía algo nuevo e innovador que mostrar al público. El problema con esta obra no reside en sí en sus agujeros de guión, sí en cambio en la falta de pensamiento que hay tras cada palabra, tras cada actuación, tras cada momento.

«La fotografía es el punto fuerte de esta película, visualmente interesantísima»

El único punto que ha logrado alcanzar es demostrar como la gente que va al cine se fija más en la cantidad de batallas increíbles y en las rutilantes estrellas de cine que haya, que en su propia calidad. Un buen ejemplo de ello radica en el hecho de que Dr. Strange haya derrotado en taquilla a The Batman tras tan solo su primer día de taquilla, lo cual fue algo que provocó en mí no tanto un sentimiento de ira, sino de pena. Y eso es lo que me da esta película.

En contrapartida, he de reconocer lo positivo que alberga esta entrega: todos y cada uno de sus exquisitos (en ocasiones divertidos, en otros melancólicos) y meditados planos. Todo lo que sus personajes no son capaces de decir con un diálogo que podría haber sido perfectamente el despertar de una nueva era para el mundo cinematográfico de los superhéroes, lo dice su fotografía. Ese es el punto fuerte de esta película, visualmente interesantísima: cada objeto y movimiento está donde está porque, de un modo u otro, acabará importando para esa escena en particular.

Lo último sobre Opinión

El arte de conversar

Conocer, comprender, escuchar y atender son las claves indispensables para tener una

El amor que no duele

Las relaciones de pareja pueden aportar grandes beneficios para el desarrollo individual
Ir a Top