La tortura de comprar ‘online’ desde Canarias

Opinión

Tras la entrada en vigor, el 29 de junio de 2017, de la supresión de la obligación de declarar mediante el Documento Único Administrativo (DUA) la importación en los envíos de escaso valor, están ocurriendo dos fenómenos que hacen pensar que casi ha sido peor el remedio que la enfermedad. Por una parte, los consumidores canarios se han encontrado que lo que debería haber acabado con estos cobros para el comprador simplemente se ha rebautizado, transformándose de cobro de impuestos a cobro de “trámites”. Por otro lado, aún más alarmante si cabe, es que buena parte de las tiendas online no están haciendo envíos a Canarias, compañías como la estadounidense AMAZON, en las que se podía comprar de todo cuando se cobraba trámite aduanero, ahora, que no hay obligación de cobrarlo, han reducido notablemente los envíos a las Islas.

En cuanto a los gastos que supone comprar fuera del Archipiélago, se entiende que el objetivo del Gobierno de Canarias era simplificar los trámites de comercio electrónico y contar con un procedimiento más sencillo eliminando las obligaciones a cargo del comprador. Sin embargo, la gran mayoría de los canarios se queja de que ahora las empresas de mensajería privadas y también Correos están cobrando una suma de dinero sobre el precio final.

Las sorpresas de los canarios son diarias, algunos se cuidan de que su compra no exceda los 150 € de límite para estar libre del pago aduanero y se encuentran con que al llegar el repartidor a casa les dices que tiene que pagar un tanto más por la gestión, aunque el comprador no haya aceptado hacer la compra con ningún gasto de envío. En muchos casos, con el producto llega una carta que explica que actúan en nombre de United Parcel Service (UPS) y que deben cobrar la gestión.

«El cartero trae el paquete y pide 14 € más por la entrega. No lo pagas y pides explicaciones en Correos, donde te dan la opción del autodespacho»


La mayoría denuncian lo que consideran un abuso a través de las redes sociales. Hay cientos de ejemplos como pedir un artículo que no se encuentra en Canarias por valor de 45 €, en Amazon. El cartero trae el paquete a casa y pide 14 € más por la entrega. No lo pagas y al día siguiente pides explicaciones en Correos, donde te dicen que puedes poner la reclamación por escrito y si lo deseas tienes la opción del autodespacho.

Emprendes ese proceso: ir a aduanas en el aeropuerto de Los Rodeos, llevar factura, DNI, modelo 040 relleno, recibir un código de barras, ir a la oficina de La Caixa antes de las 10:30 horas , pagar el IGIC, llevar nuevamente el documento a aduanas y, si todo esto lo consigues hacer en un día, tendrás tu paquete. No es de extrañar que los usuarios se sientan indefensos como clientes. Si bien la mayoría de los compradores por internet toman en cuenta los precios y los gastos de envío, para los consumidores canarios la disponibilidad geográfica es el factor más importante.

Según el comparador IDEALO, solo 1 de cada 3 tiendas online realizan envíos al Archipiélago. Un 36 % de los comercios ofrece envíos tanto a la Península como a las Islas Baleares, a cambio de un recargo adicional (de tiempo y dinero) y solo un 6 % realiza envíos tanto a la Península como a Baleares y Canarias.

La Hacienda Canaria es complicada


Por su parte, algunas empresas están siendo tachadas de sinvergüenzas y ellas se defienden explicando que para ellos es una verdadera tortura enviar a Canarias porque existe una cantidad de problemas que realmente la gente ignora. No es que no quieran vender a un lugar concreto (ni que fueran tontos), es que es verdaderamente engorroso tratar con la Hacienda Canaria.

Y ante esto, como usuario cabe plantearse: si Canarias es España, debe ser España con todas las de la ley. Si traer productos a Canarias es más caro, el estado español debería sufragar ese gasto, no el comprador ni el vendedor. Si un malagueño puede comprarse unos tenis de una tienda alemana y se los ponen en su casa sin problemas, ¿por qué un tinerfeño no puede?.

Mientras el Gobierno de Canarias y Europa siguen estudiando la posible solución a este grave problema, los canarios han encontrado dos alternativas: por un lado están quienes directamente han renunciado a comprar online y por el otro, quienes compran poniendo direcciones de La Península (de familiares o amigos) , para luego recoger personalmente la compra en algún viaje. En cualquier caso, ambas pasan directamente por la resignación.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top