La sociedad, en general, tiene una opinión negativa del periodismo. Foto: PULL

El periodismo sí es importante

Opinión

El 76 % de las personas que se dedican al periodismo creen que la sociedad opina negativamente acerca del periodismo, frente al 10 % que tiene una percepción positiva, según el informe sobre la profesión periodística que saca todos los años la Asociación de la Prensa de Madrid. Tres cuartas partes de las personas encuestadas consideran que esta profesión proyecta una mala imagen. El amarillismo y el sensacionalismo no ayuda a conseguir una buena impresión. Sin embargo, el periodismo es ahora más importante que nunca.

Desde que estalló la pandemia del coronavirus el poder acceder a contenido preciso y confiable es prácticamente un asunto de vida o muerte. La gente necesita tener el derecho a saber de las medidas de prevención, las decisiones que toman las autoridades, los casos diarios que hay…

Al comienzo de este virus, China restringió el libre flujo de datos, por lo que no contribuyó a proteger a la población. Una sociedad desinformada es frágil. Necesitamos estar más y no menos informados de todo tipo de periódicos y de todas las fuentes posibles. En estos tiempos jugamos un papel clave. Proporcionar información veraz en relación a la salud, transformar la jerga científica en un lenguaje que las personas puedan entender y combatir el virus de la desinformación son funciones esenciales.

Las noticias falsas se han utilizado durante muchos siglos, no solo en entornos electorales sino también en períodos bélicos o para justificar decisiones difíciles. Desde el origen de los tiempos la difusión de información falsa ha sido un recurso útil para cualquier esfera de poder que tuviera un objetivo concreto.

«Este oficio no salva vidas, pero procura mantener a la población informada con conciencia»

La empresa Buzzfeed, que se encarga de hacer un seguimiento del contenido virtual en Internet, analizó que durante la campaña electoral de Estados Unidos, las fake news tuvieron más interacciones (reacciones y comentarios) en Facebook que las verdaderas. De los 22 millones de interacciones que se generaron en 2016, la mitad tenía que ver con Donald Trump y Hillary Clinton.

Es verdad que este oficio no salva vidas, pero procura mantener a la población informada con conciencia. Intenta que el rigor, la calidad y cómo se cuentan los hechos no se empobrezcan. Combate en primera línea, con escasas herramientas, no solo la Covid-19, sino también las fake news. Los bulos que se propagan en las redes no se evitan con mascarillas ni lavándose las manos. Cuando las mentiras entran en contacto con alguien, muy pocos son capaces de lavárselas.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top