El lazo dorado es el símbolo del cáncer infantil. Foto: PULL

Cáncer infantil, cuarenta casos al año en las Islas Canarias

Opinión

Hoy miércoles, 15 de febrero, y como se viene conmemorando desde hace 22 años, se celebra el Día Internacional del Cáncer Infantil. Un día que recuerda la importancia de encontrar un tratamiento para esta sufrida enfermedad. El objetivo de este señalado día es concienciar a la población de la gravedad de esta enfermedad y apoyar a los infantes y adolescentes afectados a la vez que a sus familiares. Fue creado por la Confederación Internacional de Organizaciones de Padres de niños con Cáncer e instituido en Luxemburgo en 2001. Se trata de una de las principales causas de mortalidad en el colectivo comprendido entre cero y 19 años.

Cada año se diagnostican aproximadamente 280 000 casos de cáncer infantil en el mundo, un número devastador. En España, se detectan casi mil casos anualmente, pero tal y como refleja la Organización Mundial de la Salud (OMS), la supervivencia supera el 80 %. Por el contrario, este índice disminuye en los países poco desarrollados, apenas llegando al 30 %.

La posibilidad de que una persona afectada sobreviva a un diagnóstico de cáncer depende del lugar en el que viva. Resulta inimaginable que una persona no pueda acceder a recursos médicos, simplemente por el lugar en el que reside, un lugar subdesarrollado. La sanidad debería de llegar a todas partes, pues todo ser humano merece un diagnóstico y un tratamiento correcto. A su vez, la OMS refleja que esta enfermedad afecta más a los niños que a las niñas.

«Necesitamos que se invierta más dinero en investigación para poder lograr una cura a esta terrible enfermedad»

Tal y como se refleja en los datos recogidos por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), en el año 2022 surgieron 951 nuevos casos de cáncer infantil en menores entre cero y catorce años. Andalucía fue la comunidad autónoma con mayor número de casos, mientras que la Comunidad Autónoma de La Rioja contó con el menor, seguido de las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta. En el año 2021 se diagnosticaron 972 casos nuevos, entre los que vuelve a destacar Andalucía con el mayor número de personas enfermas.

En el caso de Canarias, en 2021 fueron un total de cuarenta pacientes, 21 en la provincia de Las Palmas y 19 en Santa Cruz de Tenerife. Los datos no variaron mucho para el pasado año, pues se diagnosticaron 38 pacientes nuevos, veinte en la provincia de Las Palmas y 18 en Santa Cruz de Tenerife.

Estos datos nos abren un debate social, pues en el transcurso de un año los datos no varían en gran medida. Si realizamos una comparativa de los datos de Canarias de hace cinco años con los actuales, el número de pacientes pediátricos ha disminuido en dos personas. Por tanto, necesitamos que se invierta más dinero en investigación para poder lograr una cura a esta terrible enfermedad.

Actualmente se encuentra en desarrollo una medicina personalizada para el cáncer de hígado infantil, que afecta principalmente a menores de tres años, desconociéndose las causas por las que surge este tumor. A su vez, se están investigando una serie de nuevas terapias de precisión para el neuroblastoma infantil de alto riesgo. El Sarcoma de Edwing también está siendo estudiado para lograr identificar los genes asociados a la agresividad del mismo con el fin de hallar nuevos diagnósticos.

El cáncer infantil requiere una investigación personalizada y específica pues, a diferencia del cáncer en personas adultas, cuenta con una repercusión mucho más baja, ya que no se puede prevenir y responde a los tratamientos de una manera distinta. Por tanto, los estudios de la enfermedad en personas adultas no son aplicables ni adaptables para la enfermedad de pacientes pediátricos.

En el Hospital de Sant Joan de Déu, epicentro de la investigación del cáncer infantil, llevan a cabo numerosas investigaciones para ofrecer el mejor cuidado y tratamiento a personas afectadas, logrando que los índices de supervivencia de los pacientes sean cada vez más elevados y en los supuestos donde la curación no es posible, vivan más tiempo y con una mejor calidad de vida. En los últimos diez años han desarrollado modelos animales de diversos tumores los cuales han servido para poder testar nuevos fármacos y tratamientos. También han logrado poner en marcha ensayos clínicos pioneros.

«La quimio jugando se pasa volando»

Las asociaciones juegan un papel muy importante, pues gracias a ellas se puede acceder a ciertas mejoras en la calidad de vida e, incluso, invertir el dinero recaudado en investigaciones para encontrar nuevos tratamientos.

Juegaterapia, una de las fundaciones de cáncer infantil más conocidas, llevó a cabo junto con el Hospital La Paz de Madrid un estudio que demuestra que, los pacientes oncológicos de pediatría con mucositis post-quimioterapia, una inflamación en el interior de la garganta y boca que puede dar origen a llagas dolorosas, sienten menos dolor cuando juegan con videojuegos; lo han bautizado bajo el lema: «La quimio jugando se pasa volando». A su vez, junto al Grupo Español de Investigación de Sarcomas (GEIS) han creado la beca Elena Huelva con el fin de encontrar una cura al Sarcoma de Edwing.

La Fundación Aladina, del mismo modo, realiza importantes acciones con la finalidad de mejorar la estancia en el hospital de los menores para que de alguna manera logren sentirse como en casa.

El cáncer, ya sea infantil o no, es una enfermedad que llega y pone patas arriba la vida de la persona que lo padece, la de sus familiares y amistades. Arrasa con todo lo que encuentre a su paso. Nos roba algo que es irrecuperable para el ser humano, la propia vida.

Lo último sobre Opinión

Reyes de Europa

Con una mezcla de veteranía, como Jesús Navas, y juventud, con el
Ir a Top