Daily archive

abril 19, 2019

La magia de Harry Potter en una exposición de 1500 metros cuadrados

Cultura / Ocio

Millones de vivencias distintas en cualquier lugar del Mundo y de todas las edades han surgido bajo la misma frase: yo crecí con Harry Potter. Gracias al universo creado por la escritora J. K. Rowling, muchos fans han experimentado una nueva forma de ver las cosas. Incontables han sido las veces que han esperado por cartas en el buzón deseando ser admitidos en la escuela Hogwarts de Magia y Hechicería, asistir a las clases de Defensa Contra las Artes Oscuras, jugar al Quidditch o adentrarse en el Bosque Prohibido.

Sería increíble poder realizar al menos uno de estos sueños, experimentar la magia y desenterrar emociones. El pasado 11 de abril se inauguró en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia la Harry Potter: The Exhibition, una exposición de 1500 metros cuadrados con los escenarios, vestuario, atrezo y objetos originales que se utilizaron en la saga del joven mago.

Vestuario, atrezo y objetos originales utilizados en la saga del joven mago. Foto: D. B.

Pero esta no es la primera vez que la muestra llega a España. Ya en noviembre de 2017 aterrizó en suelo español. En ese caso, la anfitriona fue Madrid y en tan solo cuatro meses casi superaron las quinientas mil personas. Los que perdieron la oportunidad de contemplar este regalo único pensaron que no volvería a presentarse. Hasta que en el pasado mes de febrero anunciaron el regreso de la presentación que a tantos potterheads ha congregado.

Este evento forma parte de un tour que tiene su origen en 2009 cuando en el Museo de la Ciencia y la Industria de Chicago iniciaron este proyecto. A partir de ahí, extendieron el radio de visita por Boston, Nueva York, Toronto, Seattle, Bruselas, Milán, París, Sidney, Singapur, Tokio, Colonia, Shanghai y Berlín.

Si no había ya bastante hype, Oliver y James Phelps, los actores que se encargaron de dar vida a los queridísimos gemelos Weasley, protagonizaron la inauguración en ambas ocasiones aunque en esta segunda ronda no estuvieron solos, la actriz Natalia Tena (Nymphadora Tonks) les acompañó en la jornada previa aunque no pudo asistir a la apertura para los fans. Justo antes de dar comienzo al periodo de visitas, los intérpretes se fotografiaron con los cientos de seguidores que allí esperaban.

Oliver y James Phelps, los actores que se encargaron de dar vida a los gemelos Weasley, no se perdieron la presentación. Foto: D. B.

Una enorme puerta separa el mundo real del universo de Harry Potter. La excitación no puede ser mayor. Junto a un taburete, el Sombrero Seleccionador espera asignar a nuevos alumnos. También, el expreso de Hogwarts está listo para partir.

El primero de los escenarios que se encuentra es la Sala Común de Gryffindor (¡cuidado con la señora gorda!), con los dormitorios de Harry y Ron junto con sus pertenencias y túnicas. Muchos de los objetos icónicos de los personajes protagonistas están en este espacio como el mapa del Merodeador, las famosas gafas de Harry, el giratiempo de Hermione o las varitas de cada uno.  

Otro de los inolvidables decorados es el despacho de la profesora Umbridge, tan pomposo como siempre, y la clase de Herbología, una de las mejores partes de la exposición junto con sus no menos impresionantes mandrágoras. Acto seguido, topas con dos de los espacios más aclamados por el público: la cabaña de Hagrid y la sección de Quidditch.

Los uniformes y las copas invitan a saltar al campo de juego. Foto: D. B.

La cabaña es simplemente espectacular. Se encuentra todo tal cual en las películas. Cautiva la vestimenta de Hagrid y el huevo de dragón con Norberto dentro deseando salir y saludar a los presentes. Además, sobresale el enorme sillón donde solo unos pocos privilegiados podrán tocar suelo una vez sentados.

La zona de Quidditch es de las más coloridas. Los uniformes y las copas invitan a saltar al campo de juego, volar con alguna de las Nimbus 2000 o 2001 y demostrar tus habilidades con la quaffle por los famosos aros. En el Bosque Prohibido asoman a algunas de las criaturas mágicas que aparecen en las cintas. La zona más siniestra pertenece a los malos, con las pertenencias de Lord Voldemort y compañía.

Llegando a la parte final, tenemos el Gran Comedor y el Gran Salón del Baile de Navidad. Dentro encontramos los artilugios más icónicos como la espada de Godric Gryffindor, el Cáliz de fuego o  las Reliquias de la Muerte. El vestido rosa de Hermione y sus pendientes es una de las paradas obligatorias del público al llegar y la antigualla que llevaba puesta Ron no pasa desapercibida.

El vestido rosa de Hermione y sus pendientes, una de las paradas obligatorias. Foto: D. B.

Por último, las tiendas. Todas ellas simulan los famosos puestos mágicos donde comprar todo lo referido al universo creado por la escritora británica.

En definitiva, la magia sí que existe. No la de las películas ni los efectos especiales, sino una que cuesta a veces observar. El amor. El amor que un niño preparado para entrar desprendía en su interior a punto de cumplir su sueño, el de una madre al ver a su familia emocionada con ese gran día, el amor que todos sienten por un universo ficticio que, para ellos, es más real que la vida misma. Un acto que deja marca y que no es visible, se encuentra debajo de la piel como bien decía el querido profesor Dumbledore. Una magia que a día de hoy se ilumina en Valencia.

 

 

 

Nos queremos vivas y libres

Opinión
Solo avanzaremos cuando aprendamos que el feminismo es la solución. Foto: PULL

Estoy harta. Estoy cansada de tener miedo de todos a todas horas, de mirar hacia atrás cada diez segundos cuando ando sola por la calle y de observar con pavor a quien me mira. Pero también temo conocer a alguien y enamorarme, me da un miedo horrible tener una pareja machista que al principio me engatuse para más tarde menospreciarme, infravalorarme, intimidarme, agredirme y matarme. Y no, no estoy siendo exagerada como me califican muchísimos hombres al escucharme hablar así. Es imposible que exagere cuando ya son 16 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de año en España, el doble que en el mismo periodo de 2018.

Cada día que me siento a ver los informativos en la televisión me das ganas de llorar de la impotencia tan grande que siento al escuchar nuevos casos de violencia machista y no poder hacer nada por frenarlos. El día que no han asesinado a una mujer, se ha producido una nueva violación, o si no han absuelto a violadores y maltratadores. Esa es la información que recibimos día tras día en un país que, aunque para muchas cosas resulta ser muy adelantado respecto a otros, parece que en cuestiones de educación y respeto no hace más que retroceder ¿Cómo es posible que un juez tras ver un vídeo de una violación grupal a una chica anuncie que no ha sido en contra de su voluntad porque en las imágenes se le ve disfrutar y no opone resistencia? Es de locos.

¿Hasta cuándo?


No paro de preguntarme cuándo llegará el día en que esto cese, que no tengamos que vivir sufriendo solo por el hecho de haber nacido mujer. Tengo ganas de vivir en un mundo en el que nosotras, las mujeres, podamos ser libres de verdad, sin ataduras. Sin que nadie cuestione si nuestra ropa está bien o mal, si vamos ebrias o no, si opusimos resistencia y dijimos “no” o simplemente nos dejamos violar porque nos gusta. No dejo de soñar con ese mundo idílico que, con la poca esperanza que me queda, diré que lo veo muy lejos. Ojalá me equivoque, pero me remito a los hechos y creo que aún nos queda mucho que sufrir.

La única arma que creo capaz de poder combatir contra este machismo tan atroz es la educación, la base de todo. Ya que esto en casa no siempre funciona bien, mi propuesta es implantarlo en las escuelas. Que de alguna manera se enseñe a respetar a todo el mundo, incluidas las mujeres; a valorarnos como nos merecemos, sin ser nadie mejor que nadie. Se necesita aprender educación sexual desde niños para poder arreglar y transformar la sociedad en la que vivimos. Tenemos que dejar de darle más importancia a las asignaturas troncales como Matemáticas o Inglés que a esta, ya que, si no, en el futuro seguiremos teniendo una sociedad de matemáticos y bilingües machistas y sin educación ninguna. Y eso es demasiado triste para el siglo XXI.

En el Día Internacional de la Bicicleta

Videomóvil

El Día Internacional de la Bicicleta se celebra el 19 de abril. Se trata de promocionar este medio de transporte, inventado por el herrero escocés Kirkpatrick Macmillan en 1839. Su uso es cada vez mayor y muchas son las personas que deciden moverse con ella, ya sea para ir al trabajo, a dar un paseo, ir a comprar el pan o, simplemente, por satisfacción personal. Esta conmemoración se desarrolla en gran parte de los países del Mundo desde 1985.

 

 

 

Ir a Top