El cuadrado de la sociedad

Opinión

Keaton Jones, Marta, Diego, Yaiza, Edgar, Joel, Alex Estivill, Daniel Zamudio… Todos víctimas de algún tipo de bullying, algunos de ellos incluso muertos por asesinato o suicidio. Durante el 2016, según un estudio del Ministerio de Interior, se produjeron 1272 casos registrados de delito de odio: 230 fueron por acoso relacionado con la orientación sexual, 416 referentes al racismo, 262 hacia personas discapacitadas, 47 por causas religiosas, 7 debido a actitudes antisemitas, 10 por aporofobia, 259 debido a la ideología y 41 fuente de discriminación de género. En total, el 9,3 % de la población fue protagonista de acoso, conforme mostró una investigación de El País.

El motivo por el cual alguien experimenta estos casos es debido, principalmente, a ser diferente o débil. Vivimos en un mundo donde ser distinto parece ser malo. ¿Por qué no podemos salir del cuadrado de la sociedad y destacar en algo?

Pedimos libertad, pero somos los primeros que a la hora de ver algo nuevo ya estamos buscando el punto bueno o malo. Continuamente se está criticando al resto por cualquier cosa. A la mínima estamos ahí, para mostrar que no estamos de acuerdo con algo sin conocer, en la mayoría de los casos, a la otra persona, solo por cómo se ve. Hablamos sin saber, sin pensar que ese puede ser el punto débil del otro y causarle un gran daño.

¿Por qué hay seres humanos que se sienten bien lastimando a los demás?


Cada vez son más los comentarios despectivos, sobre todo en Internet. Está bien que mostremos nuestra opinión, pero con respeto y de forma constructiva sin llegar a los insultos y sin ofender a la otra persona.

Incluso, se ha llegado al extremo de no atrevernos a hacer ciertas actividades por pensar en el qué dirán los demás, si nos reprocharán, pero “quien no arriesga no gana”, lucha por tus sueños y por lo que te gusta, además sé como eres realmente. Aceptemos lo que no es igual, hagamos una civilización donde cada uno sea independiente, donde se pueda ser y hacer lo que uno quiera. ¿Dónde está la autonomía a la hora de que cada uno sea peculiar? Aprobemos la divergencia. Abre los ojos y deja que cada uno tenga su propia chispa.

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Laguna. Tinerfeña. Si algo debes saber de mí es que adoro leer. Me apasiona el mundo del cine, de las series y la moda. También me gusta pasar tiempo en las redes sociales, admito que me encanta cotillear. No puedo estar más de un día sin escuchar música y siempre es un buen momento para sacar alguna foto.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top