Adrián Hernández junto a su entrenador Jorge Martínez en uno de los entrenamientos del equipo. Foto: PULL

Adrianmán: una historia de superación

Deportes

Jorge Martínez es el entrenador del Infantil B en el Club Deportivo Marino. Club de fútbol que se situa en el municipio de Arona. Fue fundado en 1933 y es el segundo equipo más antiguo de la isla de Tenerife. Martínez entrena a niños tanto de primer año como de segundo, pero posee una peculiaridad que le convierte en un entrenador especial dentro de esta categoría: un jóven con Síndrome de Down, un trastorno genético causado por la presencia de tres cromosomas 21 en el par 21 en vez de dos.

El protagonista se llama Adrián Hernández, a quien ya lle llaman Adrianmán. Tiene 14 años y le apasiona el fútbol. Juega de delantero centro y su entrenador apunta que lleva toda la vida jugando a fútbol. Es un guerrero y un luchador. Martínez, comenta que «si ha llegado hasta aquí es porque ha tenido mucho apoyo de su madre».  Además, él mismo ha insistido en seguir jugando a este deporte.

Su historia comienza en el Guía de Isora, equipo donde estuvo hasta este año. Llegó al Marino, club que colabora con la Asociación Down Libre 21 desde hace cuatro años, y su entrenador lo recibió con los brazos abiertos. Se enteró que lo iba a tener en su plantilla por el coordinador del club. «En un principio me sorprendió mucho, pero la misma noche le escribí al responsable para que supiera que no había ningún problema», subraya el monitor.

Antes de comenzar los entrenos conoció a Guaci, madre de Adrián, la cual le dijo que fuera exigente con él y lo tratara igual que a los demás. Así fue como Jorge Martínez conoció a Adrián, un adolescente que le haría aprender más sobre la vida.

Empiezan los entrenos para la pretemporada y Martínez entiende que hay que explicarle las cosas varias veces, más despacio y con más calma. «Incluso mostrarle el ejercicio, cuando lo realiza, le tengo que corregir si hay algo que no ha hecho bien, pero ya la siguiente vez lo hace perfecto», afirma el técnico.

Y llegó el primer gol


Comienzan los partidos de la preliga y su entrenador explica que «no hay partido que Adrián no juegue menos de treinta minutos, tiene las oportunidades que tienen los demás». En un encuentro contra el Ibarra, llegó el primer gol de Adrián con la camisa del Marino. Se emocionó tanto que salió corriendo y se tiró al suelo como Benzema, su ídolo. Luego fue hasta la grada para dedicárselo a su madre. «Para mí fue una alegría muy grande, pero no el gol solo. Cuando empezamos a jugar partidos, yo veía que el dentro de la alineación se identificaba, sabía dónde estaba», cuenta el técnico.

Después de este tanto, Adrián consiguió un doblete en otro partido oficial contra el Valle San Lorenzo. El delantero centro tiene un rasgo de su personalidad que lo caracteriza y que a su entrenador le encanta: le pone más ganas, más entrega y más atención que la mitad de su equipo.

«Las ganas que tiene de hacer cosas y de ser como los demás. Yo sigo pensando que él cree perfectamente que es como los demás, él no se ve cómo lo vemos nosotros», apunta Hernández. Además, deja claro que es un chico muy trabajador e implicado. La posición de delantero ya venía definida, y como explica su entrenador, «a día de hoy, es la mejor posición para él».

Adrián en la celebración de su primer gol con la camisa del Marino. Foto: PULL

«El equipo está encantado»


«Al principio también le sorprendió al equipo la noticia y les costó, pero jamás han tenido un problemas con el», señala el entrenador. Además, comenta que Adrián se ha integrado de tal manera en el equipo que todos están contentos de tenerlo con ellos y señala que «es un niño que te da alegría».

«Luego hay veces que estás entrenando y hay una pelota que la tiene que dar de cara no la da. Hace un regate y se va. Otras en las que tira y mete un golazo», subraya. Martínez también afirma que todos sus compañeros se quedan alucinados cuando el joven Adrián realiza estas cosas, y siempre lo animan y lo aplauden.

El equipo del Infantil Marino B entrenando en el campo Municipal de Fútbol Anexo Antonio Domínguez. Foto: PULL

«Ojalá en el futuro un niño con Síndrome de Down no sea noticia porque juega con los niños de su edad en un equipo de fútbol»


Jorge Martínez lanza un mensaje para todas esas personas que aún en pleno siglo XXI no ven adecuado que personas con Síndrome de Down jueguen al fútbol como todos: «Que se acerquen un poco a esta afección, si tienen un vecino, un conocido, a alguien en el colegio de sus hijos, que se acerquen, investiguen y pregunten. Ahí es donde se darán cuenta que son personas exactamente igual que los demás».

«Yo lo que he aprendido de Adrián no lo he aprendido de mis otros jugadores», confiesa el técnico. Además, apunta que debemos normalizar esto y espera que dentro de poco tiempo un niño con Síndrome de Down pueda jugar con los niños de su edad en las categorías base de cualquier disciplina deportiva.

 

Estudiante de primer año de Periodismo en la ULL. "La motivación te ayuda a empezar pero solo la constancia te permite llegar al final" ;)