Daily archive

abril 23, 2019

Expertos analizarán el español meridional en los medios de comunicación

Ciencias Sociales y Jurídicas
La Pirámide de Guajara acogerá las jornadas mañana miércoles, 24 de abril, y el jueves. Foto: PULL

Situación, causas y manifestaciones más destacadas del uso de las variedades meridionales del español serán analizadas por profesores de las universidades de Málaga, Sevilla y La Laguna a partir de mañana miércoles, 24 de abril, y el jueves, en las V Jornadas del Español en Canarias, las cuales abordarán, especialmente, los paralelismos y diferencias con el caso andaluz. La actividad, organizada por la Academia Canaria de la Lengua, se inserta en las actividades que organiza esta institución, con motivo de su vigésimo aniversario, gracias al patrocinio de la Fundación CajaCanarias. Colabora, además, la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad de La Laguna.

Serán inauguradas a las 09.00 horas por el vicerrector de Relaciones con la Sociedad de la ULL, Fran García; la decana accidental de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, Rosa Elena Rapp, y el catedrático de Lengua Española de la Universidad de La Laguna y presidente de la Academia Canaria de la Lengua, Humberto Hernández. A continuación,  la ponente Susana Guerrero, profesora titular de la Universidad de Málaga, abrirá las sesiones con Los medios de comunicación y las actitudes lingüísticas sobre las modalidades andaluzas y canarias. Luego, a las 10.35 horas, tomará la palabra José Luis Zurita, profesor de la Universidad de La Laguna y director de su Laboratorio de Comunicación, quien disertará sobre las influencias del ecosistema digital del español septentrional en la modalidad lingüística canaria.

Tras una pausa café, Elena Méndez, catedrática de Lengua Española de la Universidad de Sevilla, dirigirá, a las 12.oo horas, la ponencia Diacronía en la reivindicación de la dignidad del habla andaluza en la prensa. Momentos, razones e ideologías lingüísticas. Finalmente, el último en intervenir será Humberto Hernández, quien presentará la ponencia Hacia un estándar canario en los medios de comunicación.

Por su parte, el jueves participarán la profesora de la Universidad de Sevilla Elena Leal, con El andaluz en la publicidad: niveles de lengua y contenido del mensaje; Gonzalo Ortega catedrático de la Universidad de La Laguna y miembro numerario de la Academia Canaria de la Lengua, con Medios de comunicación y normalización lingüística en Canarias,  y Francisco Carriscondo, profesor titular de la Universidad de Málaga, que abordará el discurso del odio al andaluz desde los medios de comunicación.

Las jornadas finalizarán con la lectura de una declaración.

 

Benigno León: «Nunca han existido fórmulas sobre calidad literaria»

Artes y Humanidades
El profesor de Literatura de la ULL colaboró en 2015 con la editorial Diego Pun en una adaptación de 'Don Quijote de La Mancha'. Foto: A. R.

Son las vísperas. Las plazas se adornan con numerosas carpas blancas resguardando en su interior las últimas novedades literarias. Se erigen pequeños escenarios desde los que se alzan voces dispuestas a dejar escapar algún verso. Los colegios se unen a la marcha y convocan actividades relacionadas con las letras para así contagiar a los alumnos el espíritu aventurero y entusiasta que requiere un buen lector. El día 23 de abril, Día Internacional del Libro, va colándose por las angostas callejuelas de las grandes ciudades, por las aparentemente olvidadas entradas de las bibliotecas y por los orejas de cualquiera.

Ante esta invasión, pocos podemos contener las ansias de conversar sobre la «inutilidad» de la literatura, la situación actual de la novela, la herencia de Cervantes o las pistas para saber cuándo nos encontramos frente a una gran obra de arte.Así que, obedeciendo a los dictámenes de esta fecha, charlamos con Beningo León Felipe, profesor de Literatura Española de La Universidad de La Laguna y doctor en Filología Hispánica, para ir adentrándonos, poco a poco, en la atmósfera que nos deparará cualquier feria del libro.

El filósofo Derrida llegó a decir que no hay literatura sin democracia, ni democracia sin literatura. ¿Está de acuerdo? “Habría que reconocer que como frase está genial y seguro que hay una larga y profunda reflexión sobre estos dos conceptos. Pero yo creo que para poder explicarla y justificarla debemos plantearnos algo que tampoco tiene una respuesta sencilla: ¿Qué es la literatura y para qué sirve? En principio, desde un punto de vista práctico no sirve para nada. Podríamos vivir perfectamente sin haber leído un poema, un cuento o una novela. Pero deberíamos resaltar que algo tan inútil exista desde los orígenes de los tiempos. ¿Qué conclusión extraemos de ello? No es sencillo de explicar cómo conjugamos esa dicotomía entre algo aparentemente tan inútil y por otro lado tan útil, ya que ha permanecido desde nuestros inicios».

Parece ser que es imprescindible la actividad artística. «Sí, se demuestra que es imposible prescindir de la actividad creativa e imaginativa, de la expresión artística. Podríamos afirmar que no habría democracia sin arte, ni arte sin democracia. De todas formas, eso requiere muchísimas matizaciones».

¿Considera que la literatura contemporánea está en crisis? “La crisis de la literatura y del arte lo estoy oyendo desde que tengo uso de razón. Desde que empecé en la facultad y empecé a plantearme estas cuestiones. Desde aquella época ha estado en quiebra. Por ejemplo, el teatro siempre ha estado en apuros. Ha sido el género literario al que más veces se le ha colgado el San Benito de estar en situación crítica permanente. Y ahí está, sigue vivo. Me acuerdo que cuando se generalizó la televisión, se activaron las alarmas para los teatros. Pero este género sigue funcionando perfectamente a pesar de que cada vez haya más dispositivos electrónicos. Por lo tanto, me parece que es una especie de tópico afirmar que el arte siempre está en crisis”.

¿Entonces, podríamos decir que las producciones literarias, en la actualidad, no afrontan una crisis? “Desde el punto de vista de la narrativa, de la novela, podemos hablar de que atravesamos una época en la que no abundan las grandes obras. Estamos en un momento de producción literaria muy acomodaticia. Se sigue escribiendo según los cánones de las generaciones anteriores y no ha irrumpido un movimiento de cierta renovación de la escritura general literaria, poética o narrativa. Habría que subrayar que la novela últimamente no nos está ofreciendo títulos que con el tiempo se puedan convertir en clásicos. Creo que lo mismo le sucede al cine. Ambas corrientes artísticas están llevando una evolución bastante paralela y proporcionando ejemplares de baja calidad”.

“La historia mundial de la edición está llena de grandes meteduras de pata”


¿Y qué requisito debería tener un buen texto literario? “Que esté bien escrito. Primero que haya acertado en el contenido. Y en segundo lugar, que ese relato esté narrado de la forma más adecuada para que llegue con más intensidad al lector. Nunca han existido fórmulas sobre calidad literaria. El punto de excelencia es el talento del escritor. Si se da el caso, de que hay una persona con esa habilidad y en un momento determinado decide volcarlo sobre el papel pues le saldrá una obra genial y posiblemente será un clásico con el tiempo. Pero no es fácil. Imagino que los editores tienen un papel muy complejo para ver si publican o no determinados libros. La historia mundial de la edición está llena de grandes meteduras de pata”.

¿Recuerda algún ejemplo? “García Márquez, sin ir más lejos, tuvo algunos problemas para publicar sus primeras novelas porque resultaban un tanto extrañas y algunos editores no supieron captar que ahí había un talento. Cabe mencionar que a lo largo de la historia hay muchísimos ejemplos de grandes autores que fueron rechazados. U obras que se publicaron, pero que después los lectores no las supieron apreciar. Y que con el transcurso del tiempo esas creaciones fueron recuperadas. Por ejemplo, La Lozana Andaluza de Francisco Delicado, una novela del siglo XVII, que en su momento se consideraba que rozaba la pornografía y recibió múltiples críticas. Y, sin embargo, fue descubierta durante el siglo XX y se reconoció que era un gran libro que había pasado muy desapercibido”.

¿Al Quijote no le ocurrió algo similar?  “Sí, es una anécdota que suelo comentar y que a su vez me la dijo a mí un catedrático de crítica literaria en la carrera. Se cuenta la historia de que un miembro de la realeza francesa vino a Madrid a hacer gestiones propias de su cargo y desde que llegó a la capital lo primero que hizo fue preguntar dónde estaba Miguel de Cervantes, el autor de Don Quijote de la Mancha. Y en España le dijeron que por qué él y no otros autores que eran más reconocidos, como Lope De Vega o Calderón de La Barca. Pero el extranjero quería conocer a Cervantes, que en aquella época era un autor del que se sabía que había publicado algunas obras de teatro y novelas. E incluso una, con ciertos tintes de entretenimiento, llamada: El Quijote. Que no fue leída ni interpretada adecuadamente por sus coetáneos. Y que significó el origen de la novela moderna».

Don Quijote de La Mancha en un libro álbum


En relación con Don Quijote de la Mancha, en 2015 colaboró en la elaboración de un libro álbum para Diego Pun Ediciones, junto al escritor Ernesto Rodríguez Abad y el ilustrador mexicano Luis San Vicente. Y que ha sido de las producciones más aclamadas de esta editorial. ¿Por qué se embaucaron en este proyecto? “Fue algo curioso y extraño. Diego Pun Ediciones es una editorial situada en Gran Canaria, muy cercana al Festival Internacional del Cuento de Los Silos y creada por Cayetano Cordobés y Ernesto Rodríguez Abad. Al primero se le ocurrió la idea de elaborar un libro álbum sobre este clásico, ya que el Festival de Cuentos de ese año, estaba dedicado a la figura de Cervantes. Y tuvo la idea, como buen editor, de aprovechar esa oportunidad. Sin pensarlo mucho, decidimos intentarlo».

¿Y no les resultó difícil? «Hacer un libro álbum del Quijote no es fácil. No es que sea una gran novela, es la novela. Es amplia, compleja y polivalente. Tan solo teniendo en cuenta la figura de un personaje que se vuelve loco por leer…, desde ahí surgen interrogantes”.

¿Cuánto tiempo le dedicaron a la elaboración?  “Le dedicamos mucho tiempo al asunto. Lo releímos por enésima vez y pensábamos en cómo ese texto podía trasladarse a las tres docenas de frases en que se apoya un libro álbum. Así que le dimos muchas vueltas. Además, hay que reseñar que enfrentarte a un clásico de la talla del Quijote, te acojonaba todavía más. Porque cómo vamos a resumir en tan poco todo lo que supone esta historia. De entrada partimos de un respeto máximo hacia el autor y a su obra. Y de repente, se nos ocurrió que podríamos hacer el libro álbum realizando previamente una selección de las frases más significativas del texto cervantino. Pero cuando ya habíamos avanzado en el trabajo nos dimos cuenta de que por ahí no íbamos a ningún lado. El resultado final eran frases bien seleccionadas pero que unidas carecían de una lógica narrativa”.

¿Y qué hicieron? “Optamos por hacer nuestra particular lectura del Quijote. Es decir, escribir con nuestro propio discurso la visión que nosotros queríamos que tuviera. Aunque alejarnos de Cervantes podría parecer una herejía para dos cervantistas, como somos Ernesto y yo. Incluso, había que ser conscientes de que Alfonso Quijano es una figura referencial, que cualquier lector conoce. Así que no podíamos darle un giro total. Y así fue cómo iniciamos la redacción de esas frases que además de tener coherencia, debían contar una historia. En definitiva, resolvimos la cuestión”.

¿Les ha sorprendido el reconocimiento de su particular visión del Quijote? “Sí, sobre todo la aceptación que ha tenido en todas las ferias y la buena acogida por parte de críticos y editores de libro álbum. Ha sido una pequeña sorpresa porque, en principio, nuestra intención no era que se convirtiera en el libro estrella de la editorial. Pero así ha sido. Tengo que destacar, que en la Feria del Libro de Bolonia, hace tres o cuatro años, a un editor le gustó y la editó en lengua croata. Y también están vendidos los derechos para editarlo en China. Aunque, no sabemos exactamente en qué fase está. Además, hay algunas ofertas para traducir nuestra adaptación a algún otro idioma”.

¿Podría resumirme su visión personal del Quijote? “El personaje del Quijote es tan rico, posee tantos perfiles y es tan interesante.  Yo como lector, cada vez que lo leo, descubro a un nuevo Alfonso Quijano. Así que no tengo una única visión, tengo muchas. Y eso es uno de los secretos y posiblemente de los criterios más interesantes que tiene que aplicarse un lector”.

«¿Por qué una obra destaca de las demás? Porque siempre que la lees descubres rasgos nuevos»


¿Qué criterio? “¿Por qué una obra destaca de las demás? Porque siempre que la lees descubres rasgos nuevos. Si tú lees una novela y la agotas en una primera lectura podrá ser más o menos interesante, pero si la terminas y la relees sin que te diga absolutamente nada nuevo, entonces pertenece al montón. Sin embargo, cada vez que cojo el Quijote y lo abro por la página que me apetezca sigo encontrando aspectos que continúan entusiasmándome. Es el criterio fundamental para decir que estás ante una gran libro, que sobresale del resto. Si tú vas a ver una película y sales del cine con ganas de verla de nuevo es porque consideras que no la has descifrado en su totalidad, posiblemente estés ante una gran creación. Ahí estamos hablando del verdadero arte, de la excelencia».

Gran parte de sus estudios se han centrado en la poesía en prosa. ¿Podría explicarla? “Se trata de un género autónomo, que tiene la misma consideración que la poesía, pero que en vez de escribirse en verso, que suele ser lo habitual, se escribe en prosa. Aunque este parte con la dificultad de que los lectores asociamos siempre el concepto de poesía con el verso. Establecemos inconscientemente que siempre va escrita de esta forma. Por lo tanto, se parte con esa complejidad desde el punto de vista de la consideración del lector. La gente se preguntaría: ¿La poesía se puede escribir en prosa? Pues sí”.

“La poesía por definición es intraducible”


¿Y el poema en prosa tuvo inspiración del desarrollo de las traducciones? “Como género moderno y contradictorio en su propia definición es un oxímoron. Suele ir asociado a ámbitos urbanos y ha tenido bastante influencia en su origen y desarrollo de las traducciones de poetas de otros idiomas”.

Recuerdo un fragmento de la película Nostalgia, de Andrei Tarkovski, en la que uno de sus personajes explicaba de forma elocuente que la poesía es intraducible. ¿Está de acuerdo con esa afirmación? “La poesía por definición es intraducible. Como traduces de un idioma a otra la rima o el número de sílabas. No puedes. Por lo tanto, cuando se traduce a otra lengua lo que sucede es que traducimos el contenido y tratamos de imitar la forma. Las pautas isosilábicas que tiene el verso en español no son las que tiene el verso en francés, inglés o italiano. Pero el valor de lo que supone la sílaba y la rima, que son los recursos básicos, son distintas. Por lo tanto es intraducible”.

“No pienso que la bondad vaya asociada a la cultura”


En la actualidad se registran altos índices de consumo en plataformas, de contenido audiovisual, como Netflix o HBO. ¿Considera que el cine y las series han solapado a la literatura? “Creo que son dos códigos de comunicación, que desde que se inventó el cine han convivido apaciblemente. Incluso, se han retroalimentado. Es más hay un porcentaje muy alto de películas cuyos guiones son adaptaciones de novelas. O bien hay una crisis de guionistas o resulta más cómodo trasladar un texto literario a la gran pantalla. Por lo tanto, son dos lenguajes que desde que coexisten se han complementado. Así que no creo que una solape a la otra, sino que son maneras distintas de narrar una historia”.

El barómetro de hábitos de lectura y compra de libros de 2018 indica que un 32,8 % de los españoles no lee nunca. ¿Qué le sugiere esta información? ¿Le parece que hacen bien? “Quién soy yo para decir si hacen bien o hacen mal. Siempre la lectura se ha asociado a algo positivo. Se suele entender que alguien que lee mucho es lógicamente más culto y mejor persona. Yo he conocido a gente muy culta y sin embargo han sido unos grandes bichos. Así que no pienso que la bondad vaya asociada a la cultura. Creo que algunas veces se sobrevalora el concepto de lectura, en general. Pero habría que discernir de qué hablamos cuando hablamos de ella. Podría ser la del periódico deportivo o la de poesía, teatro, novela, ensayo… Habría que matizar exactamente de qué tipo».

“Siempre que se obligue a leer estamos haciendo un flaco favor al alumno y al libro”


¿Qué opina de esa pedagogía que defiende la obligación de la lectura? “Los que somos lectores adictos, lo somos porque disfrutamos leyendo. Si no es así, no leas. Lo que no puede ser la lectura es un acto desagradable, que hagas por obligación. Por eso algunas veces los profesores de literatura cometemos el error de obligar a leer. Nunca se debe obrar de tal manera”.

¿Y que debería hacerse? “Tú debes contagiar el placer de la lectura. Que sea el alumno el que por propia iniciativa acuda a los libros y descubra lo que ellos le pueden contar. Siempre que se obligue a leer estamos haciendo un flaco favor al alumno y al libro. Sin embargo, yo sí les hablaría de la obra e incluso, con mala leche, les diría que no lean una determinada. Cuando prohíbes algo, despiertas el interés. Algunas veces funciona. Es mucho mejor que narres tu experiencia como lector de una novela, que descubras algunos detalles, pero dejarlo ahí. No terminar la clase mandando un resumen para dentro de tres meses. El que quiera y comience a entusiasmarse al leerlo, al final del curso hablamos. Si obligas, ya entras a regañadientes. En vez de sembrar la semilla para transformar a un alumno en lector, estás haciendo lo contrario. Estás desarrollando un antilector”.

 

El eufemismo de las modelos ‘curvy’

Opinión
Primeras fotos de la modelo 'plus size' española con Victoria’s Secret. Foto: PULL

Recientemente la tienda de lencería Victoria’s Secret anunció el regreso a la marca de la modelo Barbara Palvin. La empresa la catalogaba como modelo curvy o plus size. Palvin mide 1’75 metros y tiene unas medidas de 87-58-89. Este hecho produjo un enorme revuelo en las redes sociales que tachaban a la multinacional de padecer una increíble gordofobia. Para enmendar su error, la compañía contrató como nuevo Ángel a la española Lorena Durán. Esta chica mide también 1’75, cuenta con unas medidas de 95-70-115 y utiliza una 42.

En la firma una modelo puede alcanzar un pecho, cintura y cadera de máximo 86-61-86, respectivamente. Es este el motivo por el que Lorena y Barbara, con 55 kilogramos de peso ambas, son consideradas curvy. Pero, ¿hay que celebrar que dos mujeres delgadas sean etiquetadas como talla grande? ¿Es una 42 una talla fuera de lo “normal’’?

Vivimos en una sociedad que, desde siempre, ha estado marcada por unos cánones normativos de belleza. Históricamente este concepto se relaciona en su mayoría a la mujer, es decir, es a nosotras a las que se nos exige seguir unas determinadas pautas. Actualmente, estos cánones buscan a chicas delgadas y guapas. Personas que cumplan con lo que las multinacionales piden. Todas tenemos que estar cortadas por un mismo patrón, encajar en una 36 para que no se nos tache de gordas o bueno, plus size o curvy.

La belleza por encima de la persona


Está claro que las empresas son unas de las principales culpables de los problemas que las mujeres tenemos para entrar dentro de lo que se cree normal. Si no conseguimos un cuerpo de modelo no estaremos felices. Es así cómo se relaciona la felicidad con la estética, con alcanzar lo que otros nos imponen. Pero, no solo son los negocios los causantes de este problema.

Todos somos responsables de lo que le hacemos al resto de personas, de cómo los miramos o qué decimos. A cada una de nosotras nos han dicho en algún momento: “Estás más rellenita”, “Tienes que empezar a cuidarte”, “Así no vas a conseguir pareja nunca”. Simples frases que nos puede decir nuestra abuela, nuestra pareja o nuestro vecino pero que con el tiempo, van causando un daño psicológico que hace que no te veas igual a los demás. Que comiences a tener prejuicios y que creas que vales menos por tener unos kilos de más.

Y es ahí donde todos tenemos que actuar, dejar de pensar que una persona gorda es infeliz o que no vale lo mismo que el resto. Dejar de asociar automáticamente la falta de autoestima, las dificultades para vivir una sexualidad de manera satisfactoria o la necesidad de esforzarse más para ser tratado de igual manera a las personas con sobrepeso. No. Estas personas no valen menos por ser diferentes al resto, por no utilizar ropa del Zara o del Bershka solo porque no fabrican tallas reales o por no sentirse identificadas con las modelos plus size.

Una tienda que tolera todo tipo de cuerpos


Además, las marcas deberían de seguir el ejemplo de Rihanna. No solo lanzó una línea de maquillaje, que cuenta con tonos para todo tipo de pieles sino que, sacó al mercado una cadena de lencería para todos los tamaños. Todo el mundo puede comprar en su tienda sin necesidad de tener un cuerpo que entre en determinados números.

Sinceramente, creo que todos podríamos aportar nuestro granito de arena y empezar a erradicar esa gordofobia que se nos inculca desde que nacemos. Enseñar a los más pequeños que todos somo iguales pesemos 50 o 90 kilos y que el físico no compra la felicidad.

«Cuando sufres un trastorno alimenticio, es de valiente pedir ayuda»

Literatura
La escritora Beatriz Esteban también es estudiante de Psicología en la Universidad de Valencia. Foto: PULL

Calles repletas de mesas con libros. Cientos de personas entrando a librerías. Escritores y escritoras firmando. Así se festeja el Día Internacional del Libro, cada 23 de abril. Una celebración que conecta a los amantes de la lectura con la literatura. Entre tantas opciones a elegir se encuentran los libros de Beatriz Esteban, una joven escritora de 22 años y estudiante de Psicología en la Universidad de Valencia (VIU), que ha publicado ya tres novelas. La más reciente, Presas, relata la experiencia de la autora en una cárcel, tras haber sido voluntaria durante dos veranos.

Beatriz Esteban quiso mostrar en su nueva publicación la cara oculta de las prisiones: las condiciones y dificultades con las que se encuentran las presas. “Quería dejar atrás los prejuicios y poner la humanidad por delante de la violencia. Creer en la persona más allá de su pasado”, comenta. También es autora de Aunque llueva fuego, publicado el año pasado, que habla sobre el perdón y la resiliencia ambientada en la Francia de los años 50.

Sin embargo, el éxito lo cosechó con su primera novela Seré frágil, finalista en el X Premio Internacional para Jóvenes Jordi Sierra i Fabra 2015. Esta gira en torno al problema de la protagonista: la anorexia. En ella, Beatriz Esteban relata su vivencia con este trastorno alimenticio, con el objetivo de mostrar cómo es realmente la enfermedad y de hacerle ver a las personas que la sufren que tiene solución. Así, quiere transmitir “que es de valiente pedir ayuda y que es un asunto que va más allá de comer o no”.

Libros de la autora Beatriz Esteban. Foto: PULL

A los 15 años, fue diagnosticada con anorexia nerviosa. “Es tan gradual que en las primeras fases se puede confundir con una dieta”, asegura la escritora. Además, cree que es difícil de entender cuando creces rodeada de prejuicios y estigmas: “Algunas personas de mi entorno no lo comprendían, otras lo veían como un tema tabú o no me creían porque no entraba dentro del perfil que ellos tenían de un trastorno alimenticio”. Con esto, la estudiante quiere resaltar que los niños y niñas no están debidamente informados. Según ella, gran culpa de esto lo tienen las escuelas y los medios de comunicación. Así, plantea que las primeras deben trabajar en el aprendizaje de la inteligencia emocional desde temprana edad, y los segundos mostrar la complejidad del caso sin fijarse solo en la tragedia.

“Hay que romper esos estereotipos. Ir al psicólogo no es cosa de locos”, afirma Esteban. Para conseguirlo, cree que hay que hablar más de la salud mental y sembrar la idea de que pedir ayuda no es de débil, sino de humano. Ella tuvo la suerte de contar con el apoyo de su madre y actual pareja y con ayuda profesional, razones por las que consiguió salir adelante, pero sabe que no siempre es así: “Hay muchos padres obsesionados con adelgazar, que critican el físico de su hijo o hija, en vez de enseñarle a querer su cuerpo”, por lo que el ámbito familiar se convierte, muchas veces, en un predisponente para el desarrollo del trastorno alimenticio.

“Es increíble que haya que esperar meses para que un psicólogo de la sanidad pública te vea cuando tienes pensamientos suicidas”


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas sufre un trastorno mental a lo largo de su vida y se prevé que la cifra aumente considerablemente los próximos años. Sin embargo, “se le da poca importancia. Es increíble que haya que esperar meses para que un psicólogo de la sanidad pública te vea cuando tienes pensamientos suicidas”, asevera la joven. La tardanza de la atención sanitaria se convierte en otro factor que propia la aparición de la enfermedad o que la agrava.

Por esto y para combatir la desinformación que existe en el mundo al respecto, Esteban se lanzó a escribir Seré Frágil: “la única manera que tenía de cambiar la visión de la ciudadanía era escribiendo la mía”. Desde entonces, compagina su escritura y sus estudios con la participación en ponencias y conferencias, para ayudar a las jóvenes que estén pasando por situaciones similares a aceptar el problema y superarlo. “No se rindan nunca. El miedo se pasa pasando miedo. Un día le sonreirás al espejo, un día repetirás el postre, un día reirás de verdad”, es el consejo que les da la persona que un día se dio cuenta de que o terminaba con la enfermedad o esta acabaría con ella. Beatriz Esteban ha alcanzado una meta: la superación y ahora lucha por otra: el triunfo en el mundo de la literatura.

A fuerza de subrayado

Literatura
Hoy sobrevuelan historias sobre nuestras cabezas. Foto: PULL

Por fin. Las semanas pasan volando, parece que fue ayer, ¿no? No, es verdad, me lo diste cuando nos conocimos, sí, ¿no te acuerdas? Hace ya… Casi un mes, ¿dos, tanto? Me ha encantado. Tengo que decírtelo, estuve arrastrando las palabras bajo un rodillo de pan de millo. Y lo abrí, al principio, cuando llegué a casa aquel día, y de él se escaparon cientos de pétalos, casi vibran ventosos, apenas pude atraparlos y ya me pedían volver al interior de sus páginas. Pocos quedaron en su sitio, lo siento, debí tener más cuidado. Lo solía hacer, secar alguna flor y así guardar su olor, debió de ser especial esa copa deshojada.

Tampoco sabía que eras de los que garabatearas y subrayaras, qué poco respeto…

Me hacía gracia sentirte entre líneas, con esa letra tuya pegadita, como con frío de viernes noche sin paraguas ni prisas. Las sombras trepaban entre mis manos y apenas podía vislumbrar qué me decías, “y entonces comprendí que él todavía no se había acostumbrado”, leí. Un pétalo aún rosado se desprendía, y recordé que sueles contar los números de tres en tres, separar los hexágonos en diez y mirar hacia los espejos simétricamente para que tu mundo no se vuelva del revés.

Cada mañana me asomo a la terraza y te soplo besos”, marcaste en negrita. Me acuerdo porque desde tu ventana no hay vistas, apenas unas calles, unas celosías que sirven para tender la ropa y que se llene el cuarto de olor a lavanda y estambres tostados de azafrán, dime, ¿llegarían sobre las olas del Pacífico o del Atlántico, del agua turquesa o de los turbulentos remolinos, qué crees?

Picas palabras con la lengua y trastabillas con el lápiz cuando escribes. “Dolor”, dices cuando grita “¿Se ha creído que soy una autómata, una máquina sin sentimientos?”. Y te vi caer y chapotear en la playa, resfriado como un copo de nieve en verano, apenas podías taparte y ya me pedías que corriera para una toalla, ¿dónde?, te gritaba, y no lograbas señalarla de cuánto titiritabas.

Que cómo me acuerdo de todo, no sé, los detalles, como una mañana que “caminaba  por el bosque lácteo y debajo de cada helecho había un cuaderno escrito cuyas hojas el tiempo había podrido”; y se me cayó la taza, prendió la cocina y un lago blanco entumeció mis pies que encharcados bebían. Recordé los bosques de los que me hablabas, reinaban en tus sueños aquellos en donde las copas de los árboles ascendían y tu piel se confundía con su tronco y tus dedos absorbían luz, solo luz.

Y llegué a la última palabra, la última frase, y mis lágrimas se confundieron con las letras que ya habías emborronado. Rodeaste “fin”. ¿Qué significó para ti? ¿Por qué lo rodeaste? A mí se me partía el alma, te lo confieso, parecía que me la estuvieras contando, te sentí a golpe de subrayado.

Parecía que apenas sabía nada de ti, y míranos, ahora, aquí hablando del tiempo y de cómo se posan las nubes sobre las farolas, de estas historias, y… Traigo esto. Es para ti. Pensé que podrías leerlo en voz alta mientras te escucho, podría leerlo luego yo mientras tú escuchas, así, leerlo, poquito a poquito, quién sabe, por pasar el tiempo.

La Universidad de La Laguna organiza la XXXIV Semana de la Empresa

Ciencias Sociales y Jurídicas
Estas jornadas se centrarán en la participación de las mujeres en el liderazgo de negocios. Foto: PULL

La XXXIV Semana de la Empresa, organizada por la Universidad de La Laguna, tendrá lugar en la Facultad de Economía, Empresa y Turismo. El evento se celebrará desde mañana miércoles, 24 de abril, hasta el jueves 26. El comité organizador de las jornadas está integrado por la decana de la facultad que acoge la convocatoria, María Victoria Pérez, así como por otros profesionales de la ULL y representación estudiantil. La Institución organizadora considera esencial implantar jornadas anuales que conecten a los futuros egresados en nuestro entorno empresarial.

En esta nueva edición, la idea principal que se tratará es la participación de las mujeres en el liderazgo empresarial. Así, el programa contará con numerosas actividades y ponencias a lo largo de los tres días que dura la jornada, orientadas a diferentes temas según el día que sea, pero centradas en la mujer. Estas giraran sobre diversos aspectos, como las mujeres como motor de cambio, las mujeres y la gestión de las empresas de economía social… Asimismo, contará con dos coloquios entre invitados del evento, siendo una el jueves y otra el viernes.

Sofía Ramos: «Estas jornadas son absolutamente necesarias»


La moderadora de la segunda ponencia, Sofía Ramos González, estudiante de Posgrado en Investigación Social de la Comunicación Científica, señala que «nuestra universidad, por suerte, trabaja la igualdad y la perspectiva de género, pero también es importante que ofrezca la oportunidad de celebrar encuentros como este donde se contará con unas ponentes brillantes. Son expertas en sus áreas de las que podemos aprender mucho y que, además, son profesionales referentes para la comunidad universitaria y en el plano laboral.»

Por otro lado, concluye con que «estas iniciativas son un paso en pro de todos esos aspectos necesarios para ir en la dirección correcta y para mí será un honor, como alumna recién graduada de esta casa, moderar una mesa de tal nivel». Estas jornadas estarán patrocinadas por la Cátedra Cajasiete de Economía Social y Cooperativa, o la Cátedra Fundación DISA de Jóvenes Emprendedores, entre otros.

Ir a Top