Los crudos de los teléfonos son la nueva esperanza del caso. Foto: PULL

Quince años sin Marta del Castillo

Opinión

El 24 de enero de 2024 hicieron quince años del asesinato de Marta del Castillo. La desaparición de la joven de tan solo 17 años en Sevilla aquella fría tarde del año 2009 aún sigue siendo un caso sin resolver. Con las siete versiones distintas del autor confeso y expareja, Miguel Carcaño, un acusado por encubrimiento, Javier García alias El Cuco y unos padres que solo quieren encontrar el cadáver de su hija, España sigue a la espera de descubrir los interrogantes que aún ensombrecen este crimen.

¿Dónde está Marta? es el documental de Netflix que cuenta de manera exhaustiva todo lo que pasó, tanto aquel día como las semanas posteriores a su desaparición. En tres episodios se pueden escuchar por primera vez llamadas telefónicas reales de los implicados, imágenes de la investigación y de la época en la que sucedió el acontecimiento, las declaraciones de los padres y hermanas y la implicación de los medios de comunicación y la sociedad.

Realmente a día de hoy aún no se sabe lo qué ocurrió. Aunque de las siete versiones, la última es la que más se podría acercar a los hechos. Así también lo cree Nacho Abad, uno de los periodistas implicados en el suceso y productor ejecutivo de la serie documental. Por lo que, si es así, Miguel Carcaño se pelea con su hermano mayor, Francisco Javier, en el piso donde vivía. ¿El motivo? Este se había pasado con las compras que hacía y había dejado la cuenta a cero. Algo que suponía no poder pagar la hipoteca. En teoría, durante la pelea ella interviene y el hermano la mata.

«El crimen escondía una estafa de más de cien mil euros»

Esta versión se comprueba consiguiendo la documentación que acredita esas compras. El problema surge cuando se descubre que el crimen escondía una estafa de más de cien mil euros. Para entender esto, hay que remontarnos al verano de 2008, cuando Francisco Javier necesitaba dinero de forma urgente. Él y su hermano pequeño habían heredado ese año la casa de su madre. La de la famosa calle León XIII. El domicilio tenía pendiente una hipoteca de 49 000 euros. La solución fue pedir un préstamo a nombre de Miguel Carcaño por un valor de 108 000.

Ese dinero sería destinado para pagar la deuda de la vivienda recibida. Además, le entregaría a su hermano unos 32 000 euros. A cambio de estos, Francisco Javier le vendía su parte de la casa para que pasara a ser el propietario del domicilio. En realidad, Miguel Carcaño no vivía allí, sino con su novia. No necesitaba la casa para nada. Por lo que, había sido estafado por su propio hermano: si esto salía a la luz habría un único culpable. La jugada maestra fue falsificar las nóminas y la vida laboral de junio, julio y agosto de 2008 del joven para que le concedieran la hipoteca.

Así ambos lograron su propósito. El jaque vino cuando el más pequeño de los hermanos se compró una moto y una PlayStation, entre otros objetos. «Cuando escuchó mi explicación comenzó a insultarme y a pegarme», cuenta en su declaración. Marta del Castillo al ver la paliza se abalanzó a la espalda de Francisco Javier para terminar la pelea. «En ese momento él se lleva la mano al cinturón, saca un revólver que lleva en la funda, me da a mí una vez y luego se gira la mete en la habitación y le golpea en varias ocasiones», explica.

«Estos datos servirían para poder reconstruir, con el máximo detalle, los movimientos de los implicados la noche del suceso»

Ya conociendo esta versión, Nacho Abad le traslada a su padre, Antonio del Castillo, la importancia que tienen los teléfonos móviles en la búsqueda del cuerpo. Terminan descubriendo que, a través de las antenas de telecomunicaciones a las que se van enganchando cada dispositivo, sin la necesidad de realizar llamadas, los sitúa físicamente. Esta línea de investigación sigue abierta actualmente y se encarga de ella el perito de la familia, Manuel Huerta. Los datos servirían para poder reconstruir, al máximo detalle, los movimientos de los implicados la noche del suceso.

Hace escasas semanas, Huerta ha presentado en el juzgado su informe pericial. En él se señalan hasta seis nuevos posicionamientos del teléfono móvil de Miguel Carcaño. Pero no es posible concretar ni la fecha ni la hora en las que se registraron las nuevas localizaciones. Algo que complica la zona de búsqueda. Dos Hermanas, en la autovía del Sur, entre San Jerónimo y Pino Montano, junto al parque del Higuerón Sur, entre otros lugares.

Por desgracia, el dosier tampoco ha podido determinar si los desplazamientos corresponden a la noche del 24 de enero de 2009 o a la madrugada siguiente, cuando la joven fue asesinada y su cadáver se enterró o abandonó en algunos de estos sitios aún por determinar. Es lo más cerca que han estado nunca de hallar los restos y ponerle punto final a esta historia. Aunque sin duda nunca será olvidada. Después de quince años, esta es la última esperanza de una familia que solo quiere encontrar y saber la verdad en torno a la muerte de Marta del Castillo.

Estudiante de tercero de Periodismo en la ULL. Amante de la investigación y los sucesos. "Para escribir solo hay que tener algo que decir" ;)

Lo último sobre Opinión

Ir a Top