Drago Díaz y Jorge de la Torre, en la puerta del FabLab de la ULL. Foto: PULL

Las máquinas 3D de la ULL ya fabrican válvulas para respiradores sanitarios

Sociedad

Jorge de la Torre, uno de los profesores de la ULL adheridos al proyecto nacional Coronavirus Maker, acaba de anunciar que el equipo de voluntarios de la Universidad ha logrado fabricar hasta el momento un total de trescientas máscaras de protección. Quince docentes y un nutrido grupo de estudiantes se han involucrado en los últimos días en esta acción solidaria contra el COVID-19, utilizando la tecnología 3D como línea productiva para la elaboración de viseras y pantallas transparentes para sanitarios y agentes de seguridad de toda la Isla.

De la Torre, miembro cofundador e investigador del Fab Lab de la Universidad de La Laguna, compagina sus clases a distancia como profesor del Grado de Diseño con la creación de los dispositivos descritos. «Me ayuda mi familia, implicada de lleno con la causa, porque somos conscientes de la importancia de esta labor para frenar la propagación del virus», afirma emocionado. Además, añade que «esta situación visibiliza la revolución silenciosa de los FabLab, poderosos órganos de acción capaces de asociarse y trabajar unidos en este tipo de luchas».

«Un escenario de solidaridad sin precedentes»


De igual manera gestiona la entrega de material a la plataforma isleña y, de forma directa, a los diferentes organismos sociales que lo solicitan. En su opinión, «estamos asistiendo a un escenario de solidaridad sin precedentes, donde los conocimientos y recursos de la universidad lagunera están jugando un papel fundamental».Varias empresas del sector de la electrónica suministran a coste cero la materia prima necesaria para la ejecución de las caretas protectoras.

Manuel Drago, Esteban Amador, Norena Martín y Jose Luis Saorín son otros docentes implicados. En estas jornadas de confinamiento también se afanan en el diseño y construcción de una nueva pieza solicitada por los profesionales de los dos hospitales del Área Metropolitana. Se trata de una válvula que, al parecer, puede servir de adaptador para los respiradores de las UCIS, utilizando para ello gafas de buceo.

Aunque esta línea de actuación se encuentra aún en fase de estudio, ya se han puesto manos a la obra para generar las primeras unidades. Se trata de una petición que permitirá garantizar la correcta asistencia a la totalidad de enfermos ingresados en el HUC y en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria.

Lo último sobre Sociedad

ApS: aprender haciendo

Las metodologías aplicadas en las aulas universitarias resultan cuestionables para parte del
Ir a Top