Playa Grande, Lanzarote. Foto: PULL

Canarias, el destino perfecto

Opinión

El mundo ha cambiado por completo desde que se apoderara de él la pandemia del coronavirus y seguramente seguirá cambiando después de que el encierro llegue a su fin. Cuando el COVID-19 paralizó la vida ya había quienes habían planificado las vacaciones de verano, buscando el destino más lejano y exótico. La mayoría no pensaba en quedarse en Canarias, a pesar de que haciéndolo podríamos contribuir a sanar el duro golpe que recibía recientemente la industria turística de las Islas, tras la quiebra de Thomas Cook, el cierre de las bases de Ryanair en Canarias y la incertidumbre que generaba el Brexit.

Ante tantas malas noticias crece la incertidumbre de cómo resurgirá la industria más importante del Archipiélago. El modelo turístico canario se está ajustando desde ya a las nuevas normas higiénicas que han venido para quedarse, haciendo un esfuerzo de adaptación en toda la cadena que implica un viaje o unas vacaciones (aeropuerto, avión, barco, hoteles, apartamentos, playas…). Desde que sea posible y se normalice la situación se abrirán las puertas para que puedan volver los turistas. Sin embargo, con la información que se tiene y tomando en cuenta la dependencia al transporte aéreo, no se espera que esto ocurra antes de los últimos meses del año. Así que todo apunta a que la población canaria será la que ayude a reactivar la economía, porque cuando llegue el verano, que llegará, y el cuerpo nos pida vacaciones, no nos quedará otra opción que elegir destinos locales. Y esto será la salvación de nuestro turismo.

«Todo lo que se le ha ofrecido al turista del continente europeo, se nos brinda ahora a manos llenas»

La llamada nueva normalidad, indica que no volveremos a relacionarnos como antes, incluso, hasta seremos mejores personas. Sea como sea la nueva vida, las Islas nos siguen esperando tal y como eran ayer, con la medalla que se han ganado por tener una incidencia relativamente menor de contagio de coronavirus y por haber sabido gestionar la crisis sanitaria desde que el primer contagiado descansaba en La Gomera.

Ahora, todo lo que se le ha ofrecido al turista del continente europeo, se nos brinda ahora a manos llenas. Canarias ofrece unas condiciones climáticas inmejorables, una oferta variada de alojamientos para todos los gustos, calidad y mil rincones que conocer para vivir unas vacaciones soñadas. No echaremos de menos ningún destino lejano.

Hay donde elegir: playas de brillante arena negra, otras doradas y finas y también charcos de agua cristalina entre piedras de lava. Miradores al Atlántico infinito que, de vez en cuando, muestran la silueta de alguna otra isla para recordarnos que no estamos solos. Fondos marinos donde la lava petrificada acoge a una flora y fauna marina muy diversa. Caletas, bosques, barrancos, acantilados, calles empedradas o callejones. Restaurantes y terrazas con sabores conocidos y sensaciones nuevas. Todo lo que nos gusta lo tenemos aquí y disfrutándolo ayudaremos a que la industria turística vuelva a ser un pilar fuerte. Sólo tenemos que dejarnos maravillar por sus tesoros.

No sabemos cómo será la nueva normalidad. No sabemos cómo serán las nuevas vacaciones, pero podemos tener la seguridad de que serán en el mejor destino: en Canarias, en casa.

Lo último sobre Opinión

Las redes sociales han cambiado y la forma de usarlas también. Foto: PULL.

Una ola negativa

Las redes repercuten en muchas ocasiones de forma negativa sobre los deportistas,
Ir a Top