«Todo el mundo tiene un fisquitero dentro de sí aunque no lo sepa»

Ciencias

Edith Padrón es profesora de la Sección de Matemáticas de la Universidad de La Laguna y la coordinadora del proyecto Un Fisquito de Matemáticas. Esta idea surgió con la intención de ofrecerle a los alumnos la oportunidad de disfrutar de charlas divulgativas sobre distintos temas relacionados con las Matemáticas en sólo 10  minutos. Las conferencias llevan organizándose cerca de tres años. Tras terminar la quinta temporada, valora su desarrollo, la evolución del proyecto y cuenta sus expectativas para la próxima edición.

¿Cómo valora el trascurso de la quinta temporada de fisquitos? “Muy bien. Ya son dos años y medio. Además, en esta temporada hemos tenido charlas magníficas; gente nueva que hemos descubierto, tanto alumnos como profesores… También he de decir que en el concurso Monólogos Científicos de Canarias participaron varios fisquiteros que han estado con nosotros. Presentaron sus monólogos con mucho éxito. Una antigua fisquitera nuestra ganó el segundo premio y otro chico estuvo entre los finalistas, así que ha ido muy bien, estoy muy contenta”.

¿El alumnado se muestra dispuesto a participar como ponente o prefiere dejarlo en manos del profesorado y especialistas? “Creo que todo el mundo tiene un fisquitero dentro de sí, aunque no lo sepa. Lo que pasa es que los científicos son bastante tímidos, les da un poco de vergüenza llamar la atención. Entonces, suelo animarlos y como a mí no me dicen que no, terminan haciéndolo. Creo que piensan que diez minutos no son algo tan difícil… Pero con el tiempo han aprendido que 10 minutos son más complicados que una hora. Además, hay otra cosa en la que suelo insistir. Nosotros ayudamos les ayudamos a preparar la charla. Ellos proponen el tema y hacemos ensayos previos. En realidad, esto es como una escuela de aprendizaje. Lo hacen bien porque practican”.

“Todos nos encontramos en el Aula Magna y en 10 minutos aprendemos juntos, unos de los otros”


¿Qué temas considera que suelen interesar más? “No lo sé, porque hay algunos muy aplicados, que gustan mucho; pero también hay otros que son más propiamente matemáticos, que también sorprenden. Por tanto, no te sabría decir. Puede haber temas muy variados. Intentamos que no sólo sean matemáticos. De hecho, este año hemos tenido un alumno de física y un astrofísico. Además, la última ponente fue una profesora de secundaria asociada a la Fundación La Orotava. Siempre procuramos tener diversidad de enfoques. Es importante que no solo seamos los matemáticos los que estemos hablando y que escuchemos a gente que trabaja con números en otros ámbitos”.

¿Qué le motiva a continuar temporada tras temporada organizando este proyecto? “Me gusta muchísimo, sobre todo la labor que se hace con los alumnos. Ves como crecen, se dan cuenta de las dificultades de contar y de llegar a un público general. Aunque muchos seamos matemáticos, siempre es enriquecedor dirigirse a gente que no sabe del asunto que quieres tratar. Está relacionado con la divulgación y es un trabajo colaborativo, cosas de las que soy fan. El trabajo es de los conferenciantes, del público que acude… Los asistentes tienen una labor y es estar allí en punto, escuchar y preguntar. Los fisquiteros buscan temáticas y ellos mismo animan a otros chicos a que envíen un correo para participar. Yo diría que es un divertimento más que un trabajo. Me lo paso pipa”.

«Más que aprender, despertamos la curiosidad porque muchas veces no da tiempo de profundizar»


¿Aconsejaría a las facultades vecinas promover un proyecto como este? “Sí. Es algo que se podría hacer en cualquier Facultad. Ahora estoy planificando la sexta temporada y no supone mucho trabajo. Lo que conlleva de más es quizás la supervisión de los alumnos. Es un proyecto precioso, pues todos nos reunimos voluntariamente. Esa es un poco la idea. Más que aprender, despertamos la curiosidad porque muchas veces no da tiempo de profundizar. Además, los fisquitos son grabados por con lo cual estamos creando un material a disposición de todos. Son una herramienta de trabajo para alumnos de secundaria y profesores. Gracias a estos vídeos damos visualización a lo que se lleva a cabo desde la universidad”.

¿Tiene algún método a la hora de decidir de qué tratará cada fisquito? “No. Lo importante son los fisquiteros, ellos deciden el tema. Los alumnos a veces quieren participar, pero no saben que contar. Entonces, les envío una lista de posibles ideas y ellos deciden tratar una. Buscan su propio material y nunca desecho una propuesta que hagan, evidentemente. Lo único que deben hacer es preparar algo serio. Serio no se refiere a que no puedan ser entretenidos y hacer teatrillo, que les encanta; sino en el sentido de que el contenido del que estén informando debe que tener una garantía científica. Siempre les digo lo mismo: ‘Hazlo como quieras, usa el método que desees, lo importante es que trasmitas algo que esté relacionado con las Matemáticas y que tenga un contenido fiable’”.

¿Qué espera de la siguiente temporada? “Las temporadas son como las series, los principios y los finales tienen que ser apoteósicos. Se encargará del inicio un alumno de máster y tengo la impresión de que será sorprendente. El final lo cubrirá un profesor de Secundaria que colaboraba en el Proyecto Estalmat, un programa para estimular el talento matemático. Contaremos con Antonio Pérez, que participaba en La 2 de Televisión Española. Aunque tenemos pocas mujeres, una alumna hablará de cuestiones relacionadas con la aplicación de las Matemáticas. Comenzará el 1 de marzo y terminará el 26 de abril, a no ser que haya algún retraso. Todos tendrán lugar los jueves, menos quizás el de Antonio Pérez que se adaptará al miércoles. Tengo la esperanza de que salga bastante bien”.

Lo último sobre Ciencias

Ir a Top