Tag archive

Poesía

Sergio Hernández: «Mi estilo es una mezcla entre la poesía actual y el rap»

Literatura
El escritor Sergio Hernández considera que "últimamente ha habido un auge importante en el sector de la poesía moderna". Foto: L. de León

Sergio Hernández Oliva es un escritor de 23 años nacido en Santa Cruz de Tenerife. Ha participado y organizado micros abiertos para la creación y puesta en común del arte en la Isla. También ha colaborado en innumerables recitales por locales de Tenerife y Madrid y ha impartido talleres de escritura creativa. Tras finalizar el bachillerato, estudió el Ciclo Superior de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales y el de Iluminación, Captación y Tratamiento de la Imagen. Se considera una persona autodidacta, pues afirma que todo lo que hace lo ha aprendido por su cuenta. Además de la escritura, también se dedica a la fotografía, actúa, dibuja, y toca la guitarra.

¿Cómo fueron tus comienzos en la literatura? «Mis comienzos fueron imperceptibles para los demás, fue un movimiento más interno. Tan solo escribía para mí, sin ninguna necesidad de embellecer mis letras. Era algo desordenado y sucio sobre una libreta, pero bastaba para desahogarme y dejar por escrito lo que sentía. Desde muy pequeño ya tenía la necesidad de expresarme y así lo hacía».

¿Tienes referentes en lo que respecta a la poesía? «Por supuesto, desde que empecé a leer sus obras por primera vez, no pude evitar enamorarme de su manera de sentir: Elvira Sastre. También, con un gran respeto y admiración, he de nombrar a Sharif Fernández, rapero y domador de rimas. Cada una de sus letras se ha clavado en lo más hondo de mi ser. Por eso, hoy en día, creo que en cada texto que escribo hay un poco de él».

¿Cómo definirías tu estilo a la hora de escribir? «Libre. Mi estilo es una mezcla entre la poesía actual y el rap. No podría ponerle nombre, tan solo escribo lo que siento de la forma en la que mejor se me da».

«Solo escribo lo que siento, cuando lo siento y sin fecha límite de entrega»


¿Estás escribiendo un libro o tienes pensado hacerlo? «No puedo decir que esté trabajando en ello, pero sí que es una de mis metas no muy lejanas».

¿Tienes pensado dedicarte a esto profesionalmente o lo consideras un pasatiempo? «Ni una cosa, ni la otra. No tengo en mente dedicarme a escribir profesionalmente, aunque si se diera es algo que no me importaría en absoluto. De momento, solo escribo lo que siento, cuando lo siento y sin fecha límite de entrega».

¿Crees que se puede vivir de la escritura hoy en día? «De la escritura sí, de la poesía, en concreto, es más difícil».

¿Qué influencia han tenido las redes sociales a la hora de visibilizar lo que haces? «Muchísima. Gracias a ellas estoy haciendo esta entrevista. Es una forma rápida y sencilla de compartir con la gente tu contenido, tus creaciones, tu arte…»

«No creo que sea malo leer algo que le gusta a todo el mundo, lo malo es leerlo porque le gusta a todo el mundo»


¿Consideras que el público te ha acogido bien, que a la gente le gusta lo que escribes? «Creo que puedo sentirme orgulloso de la cantidad de mensajes y comentarios que he recibido hasta ahora. Es algo que nunca imaginé que me sucedería y que me cuesta asimilar. Habrá mucha gente a la que no le guste mi trabajo, pero también hay mucha a la que sí, con estas últimas son con las que me quedaré siempre».

¿Crees que los jóvenes cada vez se interesan menos por la poesía o que leen menos en general? «Todo lo contrario. De hecho, se podría decir que la poesía ahora está de moda. Últimamente ha habido un auge importante en el sector de la poesía moderna. Están saliendo muchos nombres que rompen los números en ventas y que, para sorpresa de muchos, se han vuelto realmente famosos, incluso fuera del mundillo».

¿Crees que vivir en Canarias es un obstáculo si te quieres dedicar a la escritura de manera profesional? «Escribir lo puedes hacer desde donde quieras, pero como todo en la vida, si quieres triunfar en algo, tienes que moverte, hacerte oír e ir más allá. Canarias es preciosa, sí, pero por desgracia, estamos muy lejos de donde transcurre la verdadera acción».

¿Qué es para ti la poesía?

«Camino, cuando estoy perdido.

El oasis de mis desiertos.

La que, cuando tengo el corazón dividido,

siempre espera con los brazos abiertos.

La chica guapa de los bares,

donde anclan soñadores y poetas.

La única que sabe hacer malabares

con estos sentimientos que florecen entre mis grietas.

El genio que brota de la lámpara cuando froto la inspiración en busca de compañía.

La única que me ampara.

Eso es y mucho más

para mí

la poesía».

«Hoy en día tienes un libro porque tienes seguidores, cuando deberías tener seguidores por haber escrito un libro»


¿De cuál de todos tus escritos te sientes más orgulloso?Llegará el día sin ninguna duda es el texto y el vídeo con el que más me he emocionado haciendo. Tiene una fuerza enorme y unos sentimientos muy grandes. La repercusión de su mensaje es asombrosa para mí, sus casi 50.000 reproducciones en Twitter me dejan sin habla. Sin contar las estadísticas de otras redes sociales».

Marwan, Elvira Sastre o Defreds se pueden considerar integrantes de la llamada “poesía millennial” o “nueva poesía”. ¿A qué crees que se debe el éxito de estos escritores? «Aunque no lo creas, hay una diferencia abismal entre esos autores que acabas de nombrar. Cada uno tiene su estilo y el camino hacia su éxito ha sido muy diferente. Marwan es reconocido por ser un gran cantautor y los cantautores, raperos y poetas hoy en día van de la mano acompañando a la poesía. Defreds creció como la espuma en Twitter gracias a sus frases simples, directas, pero con un mensaje muy claro y fácil de entender, algo decisivo en el auge de esta nueva poesía moderna de la que hablamos. Elvira, sin embargo, ha dedicado toda su vida a las letras y su pasión a la poesía ha hecho que gane numerosos premios y reconocimientos, el último de ellos fue La Encomienda de Número de la Orden del Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid. Se podría decir que ella debería ser el faro para todos aquellos marineros inexpertos que se adentran en los mares de la poesía actual».

En la actualidad, muchas personas a la hora de comprar un libro se guían por el número de ventas que ha conseguido o por cuan famoso es su autor, son los conocidos como “lectores de best-sellers”. ¿Qué les dirías? «No creo que sea malo leer algo que le gusta a todo el mundo, lo malo es leerlo porque le gusta a todo el mundo. Es decir, es muy importante tener personalidad y saber escoger por uno mismo dejando a un lado las preferencias de la gente. No dejarse llevar. Si tu camino termina en el mismo lugar, bueno, es tu camino, pero no vayas por senderos ajenos. Aplicable con todo en la vida, no solo con los libros».

¿Crees que se publican las obras que se sabe que van vender por quien las escribe, independientemente de que posean calidad literaria? «Tristemente. Sí, es cierto. Las editoriales no dejan de ser una empresa y como tal, buscan ganar dinero y obtener ingresos. Hoy en día tienes un libro porque tienes seguidores, cuando deberías tener seguidores por haber escrito un libro.  De ahí la cantidad de poesía barata y basura que nos venden como exclusiva y como arte. Muchísima gente, sobre todo jóvenes, que son a los que va dedicado principalmente la poesía actual, carecen de sentido común y de ojo crítico. Algo de lo que se aprovechan muchísimo a la hora de vender sus productos».

Sharif: «Nuestro nuevo disco está listo, saldrá para finales de este año»

Música
El artista urbano Sharif ha vuelto a los escenarios después de año y medio . Foto: R. Lomba

Por tercer año consecutivo se celebró en Arona el Encuentro de Poesía y Música, donde se dieron cita grandes personalidades de estos ámbitos, tanto isleños como de talla nacional. Entre ellos se encontraba el artista urbano Sharif, nacido en Zaragoza y conocido por su amplia carrera musical como rapero. Es el autor de algunas obras muy conocidas como el clásico Sobre los márgenes o su último álbum Acariciado mundo. Además, poseía el valor añadido de haber escrito dos poemarios, siendo el último Canciones de amor y de amor.

El poeta maño habla del parón que había hecho, tras más de un año y medio sin ofrecer nuevo material a sus seguidores donde «a veces yo también siento cierta presión debido a que en estos tiempos que corren, si no sacas algo con cierta frecuencia y estás muy parado la gente piensa que estás desaparecido y sin hacer cosas». La realidad es que ha estado trabajando en un disco a medias con el rapero Morgan de forma íntegra, afirma el autor, es decir, no es una obra de Sharif en solitario al uso, sino que es «completamente colaborativa».

Además, añade que en esta ocasión está más involucrado que nunca en la elaboración de las canciones: «Hemos compuesto muchos temas nosotros mismos, aunque vayamos a trabajar con productores mucho más serios en el estudio, queríamos ser nosotros quienes creásemos el germen de cada una. Todo eso nos ha llevado un tiempo, encontrar la manera de componerlos, buscar melodías y cantar un poquito».

El zaragozano quiere tranquilizar a su ansioso público ante la dilatada espera: «El disco está terminado ya, pero aún tardará un poco más en salir porque ahora toca la parte de meternos al estudio a grabarlo todo en condiciones». Afirma que fue un trabajo lento pero gratificante «el retocar y arreglar las pequeñas cosas de cada canción», pero espera tenerlo listo para finales de este año.

Por otra parte, no cierra puertas a la hora de explorar nuevas fronteras literarias: «Me lo he planteado mil veces, me encantaría escribir ese tipo de narrativa, en particular una novela negra. Pero me pasa que soy una persona con bastante rigor, por lo que no creo que lo hiciera bien, no me siento con la capacidad». Sharif no descarta la idea de que nunca es mal momento para aprender y aclara que «a lo mejor más adelante me embarco con más tranquilidad y sin presión en una novela y así me quitaría la espina de querer escribirla».

«Intento escuchar de todo y está muy bien ver cómo tu cultura crece»


También opina sobre el rumbo que está tomando la nueva escuela urbana con ejemplos como Cruz Cafuné o Don Patricio diciendo que le parece que es una muy buena noticia, que él no se rasga las vestiduras con los nuevos artistas que hacen música distinta al rap más canónico y clásico. «Me gusta mucho todo el rap nuevo, el trap cuando está bien hecho, toda la influencia que noto de Latinoamérica, el reggaetón, en resumen, todo a lo que ahora se le llama música urbana», subraya.

Mira, además, hacia el panorama nacional y elogia su capacidad de innovación: «Están ganando toda esa repercusión  y me parece que es fruto de su talento y trabajo por lo que me gusta que se les reconozca. Ya no solo en Canarias, también me pasa con C. Tangana o con Rosalía que también me gustan mucho». El artista aclara que él hace otra cosa, pero intenta escuchar de todo y está muy bien ver cómo la cultura crece, que la familia de la música urbana es cada vez más grande.

«El éxito estaba mal visto en el rap y entiendo que, poco a poco, nos hemos conseguido desprender de este tipo de cosas»


Ante la creencia de que en la música urbana hay muchos prejuicios y estigmas de épocas pasadas, Sharif defiende la adaptación de este género a los nuevos tiempos. Así, afirma que «este estigma lo hemos tenido mucho tiempo, el éxito estaba mal visto en el rap y entiendo que, poco a poco, nos hemos conseguido desprender de este tipo de cosas. Entiendo que Rosalía no hace rap, pero el éxito que está teniendo debería de ser aceptado por todos». Añade que le pasa igual con C. Tangana o con Natos y Waor. Estos últimos no tienen sello discográfico, pero tienen un éxito abrumador que «ya le gustaría a muchas discográficas». Concluye su análisis a la actualidad musical diciendo que además, la gente lo goza mucho con ellos por lo que creo que tienen el éxito que se merecen: «Creo que en general la música urbana está empezando a tener la repercusión y el respeto que se ha labrado durante años» .

El lado más rapero del artista sale a la luz y hace un análisis de su forma de crear durante su ya larga carrera. Lo tiene claro: intenta ser ser lo más honesto posible y siente que cuando era más joven, en su etapa por 3 Monos, era cuando mejor escribía. «Noto que antes era más imaginativo y tenía más frescura», dice. Por otra parte, piensa que atacaba las canciones de una forma más bruta e inexperta mientras que ahora crea que es capaz de coger las canciones de una forma mucho más bonita y seria. Sharif recapitula diciendo que «intento escribir mejor pero no se si he mejorado escribiendo, que lo decida la gente que me escucha».

 

«La poesía no es algo que aporte mucho dinero, pero sí da mucha vida»

Cultura / Ocio
Aljona con sus dos libros, 'Beso a verso' y 'Veintidós'. Foto: N. de Ara

La poesía está viviendo un renacimiento. Son muchísimos los nuevos poetas que han ido apareciendo a lo largo de estos últimos años y otros tantos los que se han aficionado a este género, que tanta historia tiene a su espalda. Bajo el seudónimo de Aljona, Johana N. Pérez es una de estos apasionados que se han embarcado en la magia de los versos. Con solo 24 años y una carrera de Derecho a punto de acabar, ha publicado dos poemarios: Beso a verso y Veintidós y está a la espera de sacar al mercado una tercera obra.

¿Cuándo y por qué empezó a escribir? «Hace dos años y medio. Me empujó a hacerlo el hecho de tener muchas ideas en la cabeza y no saber de qué manera poder sacarlas. Podría decir que inicialmente fue un mecanismo de prueba».

¿Qué temas tratan sus dos libros publicados? «Ambos son de poesía, pero no tratan nada en concreto. No tienen un orden. Veintidós está un poco más ordenado, pero Beso a verso siempre lo defino como un caos».

¿Han tenido una buena acogida por parte del público? «Muchísima. Más de la que yo esperaba. Además, me han brindado la posibilidad de dar charlas en colegios, institutos… Yo esperaba escribir y que se interesasen mis hermanos o mis padres, porque al fin y al cabo son mi familia. Pero la realidad es que la literatura me ha abierto un montón de puertas y me ha permitido conocer a mucha gente».

¿Escribe sobre otros géneros aparte de poesía? «En Veintidós hay un capítulo titulado “Versos no” en el que están plasmadas mis ideas sin utilizar el verso. Sin embargo, esto es lo más lejano a la poesía que he hecho, no me he atrevido a nada más por el momento».

«Escribo lo que me apetece, como me apetece y para quien me apetece»


¿Le gustaría dedicarse profesionalmente a la escritura o lo ve más como una afición? «Esta es una pregunta que siempre me hacen y en todas estas ocasiones respondo lo mismo: sí me gustaría dedicarme profesionalmente a la escritura. Aunque siendo realistas, si no eres alguien famoso, la poesía no es algo que aporte mucho dinero, pero sí da mucha vida. Por eso por el momento es una afición, y puede que los años lo vayan reconduciendo hacia algo más».

Para muchos, en lugar de dar mucha vida la dio. ¿Es un género desfasado? «No lo creo. La poesía es como todo en la vida, se va modernizando. Lo que sí pienso es que a aquella gente que leía obras de esta categoría antes, le cuesta un poco adaptarse a la “nueva” o más bien, a la consideración que tenemos los jóvenes sobre esta. La poesía de antes era, básicamente, un conjunto de versos que rimaba, habitualmente dirigido al romanticismo. Y yo ahora no lo veo así. Al menos en mi caso, escribo lo que me apetece, como me apetece y para quien me apetece».

¿Qué significa «poesía»? «Una expresión de libertad, en la que puedo ser totalmente yo misma. Además, me permite esconderme detrás de un papel o una pantalla sin que el resultado tenga que ser necesariamente bonito. Es decir, puedo decir algo que duela mucho, porque es lo que siento, sin que deje de ser poesía».

«No me gustaría que la poesía fuese una moda porque pasaría de largo»


Son muchas actualmente las personas que están sacando al mercado libros de este género. ¿Es una moda? «No me gustaría que la poesía fuese una moda porque pasaría de largo. Prefiero interpretar este hecho como que la gente se está dando cuenta de que este género puede mover y remover».

Ciertos detractores de la llamada «poesía millenial» (la realizada por poetas modernos, como Marwan, Irene X o Elvira Sastre) la califican, entre otras cosas, de banal. ¿Es menos válida esta frente a la clásica? «No puedo decir que sea menos válida ya que la mía propia se intenta parecer a esto. No tengo como referente a ninguno de estos autores, sólo me tengo a mí misma porque quiero hacer algo propio y diferente. Pero no es menos buena, simplemente por lo que comenté antes: la gente se ha acostumbrado a pensar que la poesía tiene que seguir una senda concreta, por eso algo que no esté escrito en verso y no rime, no puede ser tomado como tal. Sin embargo, hay que aceptar que existe un nuevo modo, una “poesía moderna” (aunque no me guste categorizarla como tal), que es diferente y debería ser respetada».

¿Se ven limitadas las oportunidades por escribir desde Canarias, una región ultraperiférica? «Te diría que no. Es cierto que es un poco más complicado, pero poniendo como ejemplo mi caso, la editorial que me contactó para publicar es de Madrid. Hoy en día, gracias a las redes sociales, puedes llegar hacia donde quizá tú sola no podrías. Básicamente, quien quiere puede, y refugiarnos en la idea de que desde Canarias todo cuesta más es una excusa».

Al hilo de las editoriales, ¿cómo ha sido su experiencia con ellas? «Solo he trabajado con una. Podría haber sido mejor ya que me he visto un poco limitada. Pero ahora voy a trabajar con una nueva y creo que va a ser mucho mejor».

«Tachar el trabajo de alguien que no sea escritor desde siempre de intrusismo laboral me parece egoísta»


Youtubers, participantes de programas de televisión, influencers… Muchas de estas caras son las que aparecen ahora en las listas de los libros más vendidos. ¿Se considera esto intrusismo laboral? «Partamos de la base de que yo no soy nadie para decir “esta persona no puede escribir” o “esta persona no debería sacar un libro”, porque ellos podrían pensar lo mismo de mí. Pero sí es verdad que no me gusta. Es decir, me parece que si lo que te gusta verdaderamente es ser cantante, te deberías centrar en esto. Ahora bien, no lo considero intrusismo laboral como tal. Por ejemplo, tú estudias periodismo pero en un momento determinado podrías interesarte por escribir. Y nadie te lo puede negar. Por ello tachar el trabajo de alguien que no sea escritor desde siempre de intrusismo laboral me parece egoísta. Y por lo menos a mí, no me gustaría que nadie egoísta mermara mis sueños. Pero sí hay casos concretos en los que no me parece bien».

¿Cómo cuales? «Las personas que pagan a otras para que les escriban un libro. No me parece lógico que remuneres a alguien para que saque tu nombre adelante en una portada cuando lo que está ahí escrito no ha salido de ti. Podría tacharlo incluso como una falta de respeto».

Hablando de esto, una idea bastante extendida es la de que estas publicaciones atienden más a la fama de sus autores que a la calidad literaria de las obras. ¿Cree que actualmente solo se publica aquello que se supone que va a vender, independientemente de que sea bueno o no? «Diría que 50 % sí y 50 % no. Objetivamente, una editorial es un negocio: no van a publicar un vídeo si no consideran que se va a vender, a no ser que lo costees tú mismo. Por esta parte, creo que si no inviertes en tu obra, tampoco tienes derecho de exigir porque, al fin y al cabo, te están subvencionando. Pero sé que con esta pregunta te refieres más a personas famosas que publican libros porque las empresas tienen la constancia de que se van a vender bien. Repito lo que dije: la literatura también es un negocio. Hay que entender que al igual que yo escribo porque gano vida haciéndolo, hay otra gente que lo hace por ganar dinero. Y editoriales que lo hacen por crecer».

Retornare

Literatura
Giré y volví, regresé. Foto: Deborah Barroso

 

Desde el origen hasta el presente,

pasando por el intermedio más incoherente,

subiendo y bajando escaleras inexistentes

y cayendo una vez, otra y hasta veinte.

 

Así mismo sería según aquella vidente,

así mismo ocurrió según esta viviente.

Y yo me mostraba reticente

y no me proclamaba creyente,

pero sucedió y se cumplió la predicción.

 

Caí, me levanté y, de nuevo, tropecé.

Me sangró la piel,

me curaron las heridas

y estas se volvieron a abrir.

 

Caí, me levanté y, de repente, tambaleé.

Me pregunté mil cosas que no se pueden responder

y en otras tantas ocasiones dudé.

Medité, mentí, amé, soñé.

 

Pensé en volver,

en girar, dar marcha atrás y regresar.

Y no, no fui capaz.

 

Con el tiempo hablé con la adivina.

Me dijo que mis decisiones ya no eran evidentes

y acabaría en algún lugar, a escondidas.

Esta vez se equivocó.

 

Giré y volví,

regresé,

retorné.

A todo cuerdo le llega su botín

Literatura

Reloj de aguja en la mesa
Tic tac, tic tac, marca la hora de cada promesa
Incumplida o no, me alimenta
Me nutre de desazón, tristeza o una esperada sorpresa

El tiempo no cesa
Pasan los segundos, minutos, horas, días y meses
Diseñado para el dolor, pero nada me estremece

Famélico en un mar de dudas
De proa a popa sin rumbo
Un bicho raro entre tantas barracudas

Siembro preguntas
¿Un último aliento o intento seguir el latir del viento?
Al final, las promesas no siempre las cata el hombre hambriento

Ya en firme con los pies en la tierra
Calculo el peaje de dejar huella
Demasiado caro para una nueva cicatriz Demasiado barato para hacerme mella

Me cuesta pensar que todo llega
Que los deseos emanan de estrellas
Y que quien espera no desespera

No sé si es cuestión de paciencia
No sé si es cuestión de justicia
O si es que no ha llegado el momento de destapar el tarro de las esencias

Pero, llámenme iluso, me gusta creer
Creer en mí
En que a todo cuerdo le llega su botín

La Escuela Literaria oferta diez cursos de invierno

Cultura / Ocio

La Escuela Literaria oferta diez nuevos talleres de invierno para este 2019. Con cerca de mil quinientos número de alumnos,  propone un nuevo ciclo para todos aquellos interesados en la escritura. Entre ellos, destacan los cursos del escritor Antonio López Ortega, ganador del Premio de Narrativa de la Bienal Literaria, o los del autor Mariano Picón Salas con su libro Lunar, que se encargará de enseñar el arte de los relatos breves. Desde su fundación en el año 2004 por Rafael Arozarena, la principal finalidad de la Escuela es encontrar y formar a nuevos talentos mediante el seguimiento de nuevos autores y consolidar la enseñanza a personas con inquietudes literarias.

En el ámbito poético, Coriolano González Montañez, el cual sus obran han sido traducidas al rumano, gallego, amasik y griego, impartirá clases de este género. Por otra parte, la directora Antonia Molinero conducirá los cursos de Escritura de Memorias, Jóvenes Escritores (desde los doce hasta los diecisiete años) y un taller de cuento. Para los amantes del cine la Escuela también ofrece un curso impartido por Iván López, que cuenta con una amplia trayectoria en la que, solo en el ámbito de la ficción, cuenta con más de veinte cortometrajes y numerosos de ellos galardonados.

La Escuela Literaria se convierte en un espacio único para desarrollar la habilidad de crear y de contar historias fantásticas de gran calidad, donde las letras, la pasión, la lectura y la enseñanza se erigen como los principales pilares.

 

 

Pecado capital

Literatura
Un ave diminuta pero hogareña que me invitaba a pecar... a abrir las alas como antaño. Foto: PULL

En el turbio y espeso manto de mi alma se posó un dulce pajarillo. Un ave diminuta pero hogareña que me invitaba a pecar.

Sobrevolando cada noche mi tejado, me anunciaba la llegada de la madrugada.

En su canto, una oscuridad tentadora se apreciaba. No sabía si era la muerte o el nacimiento de un ignoto verso de mi yema magullada.

El ave no era rapaz, sino doméstica. Y es que ya era costumbre su visita a la misma hora y minuto.

Cada luna llena, se perpetuaba más su canto en mi oído. Tanto que despertaba tarareando su melodía pegadiza.

Quizás todo era producto de mi imaginación o, quizás, una invitación a desplegar de nuevo mis alas.

Credo

Literatura
Playa de Las Canteras. Foto: Jorge Martín Reyes

Tengo céntimos en la cartera,

frío perpetuado en los huesos,

agujeros en los bolsillos,

y un amor por coser.

 

Tengo miel en los labios,

cicatrices invisibles,

la cara llena de granos,

y una vida que perder.

 

Tengo miedo en la mochila,

un corazón vagabundo,

segundos que duran un mundo,

y un camino que emprender.

 

Tengo terror en las mejillas,

sangre en mis huellas,

deseo en las entrañas,

y mil pétalos que romper.

 

Tengo oscuridad en mis bombillas,

lágrimas en las pestañas,

mapas en mis laberintos,

pero siempre algo en lo que creer.

Metáfora

Literatura
Por la noche, los pensamientos se desatan y vuelan. Foto: Deborah Barroso

 

Un suspiro que se escapa,

una mirada que se pierde,

un corazón que se lamenta.

 

Una puerta que se cierra,

una ventana que no se abre

y se esconde, se mantiene secreta.

 

Un pedazo de infierno en el suelo,

fuego que quema una, dos y cinco veces;

llamaradas de inconsciencia que suben

y crecen, pero no se adormecen.

 

No es una metáfora,

por desgracia no lo es.

 

Un laberinto sin sentido,

sin principio ni final,

sin razón de ser ni de permanecer,

mas ahí sigue y ahí seguirá.

 

Una interrogación constante

que se mantiene despierta incluso de noche;

una respuesta que duele

y vive, siempre vive en las cicatrices del alma.

 

Ahora duele incluso respirar,

escuecen los secretos y los tormentos;

es momento de que reine el silencio

y no, no es una metáfora.

Inspira, expira

Literatura
La inspiración no tiene horarios ni calendarios, pero cuando llega aporrea la puerta. Foto: Jorge Martín Reyes

 

Has vuelto.

Sí, has vuelto envuelta de colores inefables.

Dejando ventanas y puertas abiertas,

a contracorriente, insaciable.

Has vuelto en forma de domingo,

maquillada de insomnio y vestida de madrugada.

El reloj marca las 6,

pero si no fuera por ella otro gallo cantaría.

Saluda cálida tras el fulgor de un viento

huracanado que golpea mi ventana.

Sabe que se ha hecho derrogar…

En plena fiesta pagana ha vuelto al hogar.

Lágrimas

Literatura
Las calles se inundan de tristezas eternas. Foto: Deborah Barroso

 

Llora, el cielo llora y se estremece

inundando de tristeza las calles,

las plazas y los albergues.

Llega para quedarse, no tiene prisa;

maldita sea, de nuevo llueve.

 

Corazones de hielo renacen

y al mismo tiempo mueren:

con el frío y los lamentos

no sobreviven ni los que quieren.

 

Por eso el gran rey azul sigue llorando,

rompiendo cada pedazo de sí,

rociando con agua color carmesí

aquellos lugares recónditos

que están enamorados del frenesí.

 

El ambiente se baña de nostalgia,

caen lágrimas por mejillas sonrosadas,

resuenan las gotas en los cristales de las casas

y llora, el cielo sigue llorando.

 

No encuentra motivos para abstenerse

y susurrarnos que lo que viene,

siempre,

será mejor de lo que es.

 

Ahora nadie comprende los dichosos porqués,

no se entiende que las personas de siempre

se vayan y vengan sin avisar,

sin preguntar siquiera si esas despedidas importarán.

Y claro, claro que dolerán.

 

Pero, cielo, querido cielo, no llores más.

Crepúsculo de verano

Literatura
"A veces, por no decir siempre, solo hace falta observar". Foto: Álvaro Tortú

 

El viento desnuda las olas. La orilla se convierte en un astillero

de espuma.

Las gaviotas no tienen arena por la que buscar espigas.

El muelle es transparente y taciturno.

Las barcas soltaron amarre a las nubes.

Todo desaparece y aparece,

como el viento que vive enredándose en tu pelo

e inflando tu camisa roja…

 

El temporal envuelve un suculento ocaso sobre

nuestras cabezas,

que permite amarnos reluciente y tendido,

sobre la raya solar.

 

Tu piel es por ejemplo, un cardumen de besos

que parte desde mi boca.

Tu piel de estaciones, tu piel de esta hora tardía

que sobrevuelan pájaros…

Por tu vientre emigran hasta el norte,

hasta las casas frías y sin humo, en aquella parte

tuya por recorrer…

 

Ah, déjame recordarte que el verano es nuestro…

Mimos y letras

Literatura

Queríamos romper las barreras del sonido

y dejar atrás el récord de la velocidad de la luz;

queríamos improvisar con los ojos abiertos

para tener las manos entre folios de color.

 

Pasaron los meses, los años, y nada cambió,

hasta que un buen día la vida nos sonrió.

 

Encontramos la llave perfecta para abrir la puerta

que nos daría pie a vivir una imaginación en la Tierra.

Parecía mentira, ¡y tanto que lo parecía!

Mas, contra todo pronóstico, sucedió:

un sueño se convirtió en realidad.

 

Tal día como hoy,

a esta precisa hora,

una fantasía se cumplió.

 

Ahora es el momento de cuidar lo que tenemos

como si fuera una planta, un verde brote,

aunque, en vez de mimarla con agua,

lo haremos con letras y palabras,

con amor y constancia.

“Escribir es algo natural, como respirar”

Cultura / Ocio

Covadonga García Fierro es escritora y antigua alumna de la Universidad de La Laguna. Cursó el grado de Filología y ahora es becaria de inserción laboral en Canarias Cultura en Red en un puesto de gestión cultural. Sin embargo, su verdadera pasión es la poesía. “Para mí, escribir es algo natural, es como respirar”, afirma. Su próximo proyecto sale en octubre de este año bajo el título Genética del llanto: “Colaboro con Ediciones La Palma.  Estoy encantada con el libro”.

Covadonga asegura que desde muy pequeña se dejaba ver esa tendencia hacia las letras. “En el colegio destacaba por mi comprensión lectora; sin embargo, en los números siempre me fue fatal”. La filóloga señala que fue en Bachillerato cuando se dio cuenta de que su carrera se orientaría hacia las humanidades. Sobresale el papel que tuvieron dos profesores en su decisión: el de Literatura Universal y la docente de la asignatura de Latín. “En mi casa nadie había pisado la universidad. No teníamos libros, nadie leía, ni escribía”, añade. Para ella la escritura era un elemento ajeno que, mediante la educación, consiguió incluir en su vida.

Este género se acabó convirtiendo en una vía de escape en su día a día. “En un mundo en el que todo está absolutamente tecnificado, donde vemos todo tipo de violencia y nada nos conmueve, los poemas son los que me salvan de esta locura”. Así, la joven declara que el hecho de que una obra escrita en otra época y por alguien en la otra punta del mundo la emocionara, era algo mágico. “Ser capaz de conectar con otro ser humano en otro espacio y tiempo es como una religión, por así decirlo”, concluye.

«Cuando recogí mi primer premio supe que tenía que presentarme a más concursos»


“Mi poesía ha cambiado”, continúa. La escritora dice que al ver sus escritos de hace tres años apenas parece la misma persona. García Fierro no se lo toma como algo malo, ya que indica que “es bonito reconocerme y pensar que la ingenuidad de ese momento se ha convertido en un poco más de escepticismo ante muchas cosas”.

Ahora sus creaciones se centran en el amor, el desamor, el paso del tiempo y la soledad; mucho de esto se relaciona con la pérdida de su madre a una edad temprana. Cuenta que, desde muy pequeña, tuvo que aprender a vivir con su ausencia. “En el día a día no está, ha sido una especie de luto. Me ha dejado huella”, recuerda.

Abrirse paso en el mundo de las letras no le ha resultado difícil hasta ahora: “He tenido suerte. Mi primer libro se publicó en 2015 porque una editora me escribió al ver que gané un premio”. Sin embargo, no duda al decir que lo importante no era publicar, sino el hecho de escribir. «Puede estar guardado en un cajón de mi cuarto y no pasaría nada”, remarca.

El primer concurso al que se presentó fue en 2010, porque su profesor de Literatura Universal la animó. En ese momento, era bastante tímida y nunca se le hubiera ocurrido presentarse. El certamen consistía en crear una historia que se relacionara con el cielo. La autora, al no tener conocimientos sobre astronomía, unió el sentido de la vida con el tema central que pedían en las bases. “Cuando gané y fui a recoger el premio se lo dediqué a mi padre. Ambos nos emocionamos. Entonces decidí que tenía que presentarme a más”, recuerda.

«Alguien que no se ha formado en nada, se cree que por tener tres líneas en Twitter o un blog ya es Cervantes»


La escritora establece que el secreto para una buena escritura se basa en la lectura: “En esta época, a los niños se les dice que tienen un talento inmenso y que solo con soñarlo podrán conseguir lo que se propongan, y no es así”. Según García Fierro, la clave está en la formación y reseña que “alguien que no se ha formado en nada, se cree que por tener tres líneas en Twitter o un blog ya es Cervantes”. A futuros escritores les aconseja leer, aprender, estudiar y, solo cuando hayan desarrollado una sensibilidad y unos conocimientos, es el momento de empezar a labrar una carrera.

“Lo importante siempre será escribir poesía, ir al teatro, emocionarnos con una obra de arte, comprender lo que otros seres humanos han querido expresar con su creatividad, eso es lo esencial”, concluye.

Música y versos unidos por una noche

Cultura / Ocio

La Sala de Arte de Los Lavaderos, situada en pleno Santa Cruz de Tenerife, se convirtió en el escenario para un evento donde poesía y música se fundieron en uno. Bajo el nombre de Palabra x palabra, el acto fue coordinado por Experiencia Poemus y organizado por el Ayuntamiento de Santa Cruz, junto con la Concejalía de Distrito Centro-Ifara. Las sillas comenzaron a llenarse entre cuadros e instrumentos. Se notaba un ambiente cálido, donde los visitantes sonreían y se saludaban entre ellos: llegaban individuos de todas las edades y estilos.

Al comenzar, se apagaron las luces y, a través de los altavoces, empezó a sonar un extracto de José Luis Morales, periodista y cronista de la revista Interviú. Se reprodujeron tres audios más como parte del proyecto de divulgación de autores canarios. El organizador dijo que «estas jornadas comenzaron el pasado febrero con el título de Crónica en llamas a modo de concierto».

La primera actuación fue protagonizada por el cantante Abraham Arvelo, que contó con la ayuda de Bianca Pérez y Mel. Mediante una combinación entre guitarra, percusión y poemas, presentó tres temas de su nuevo disco Cicatrices. Versos y notas musicales se entrelazaron en temas como el amor, el desamor o el hecho de aprender a volar en la vida. “Me gustas como para volar cerca del suelo”, recitó Mel, mientras Arvelo lo acompañó con un par de acordes. Pidieron ayuda al público, animando a cantar a los allí presentes. Quisieron cerrar agradeciendo la oportunidad de participar en el evento: “Esperamos que se repita el año que viene porque es necesario”.

Rimas al son de un compás


Le siguió el escritor Fernando Senante, quién explicó el nombre de esta edición: “Se llama Libertarios por Ediciones Libertarias”. Comentó que él y Cecilia Domínguez, junto con el fallecido José Juan Delgado, pertenecían a esta editorial en los años 80. Leyó alguno de los poemas que publicó, tratando temas como el autismo, los recuerdos y el paso del tiempo. El acto fue completado con la actuación de José Luis León, deleitando a todo el público con la música que transmitía su arpa. Finalmente, la otra protagonista de la noche, Cecilia Domínguez, mostró también algunos de sus productos literarios.

Se trata de la clausura de unas jornadas creadas con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro entre cantautores, escritores y actores. Desde el 25 de febrero al 10 de mayo se reunieron diversos artistas mostrando sus obras y talentos. Este programa cierra con su décima edición, después de celebrar estas actividades todos los jueves a las 20.00 horas.

Micrófonos abiertos por y para el feminismo

Cultura / Ocio

Ecléctico Café celebró el día de ayer una nueva edición de sus famosos micrófonos abiertos. Son numerosos los artistas que ya han pasado por este rincón del local tanto con poesía como con música. En esta ocasión, el evento bajo el nombre de Palabras Desordenadas se centró, sobretodo, en la temática feminista. A pesar de que todo se retrasó un poco, antes de las seis y media de la tarde bastantes personas llenaban la acogedora sala. Entre risas, olor a café recién hecho y un par de cervezas que iban y venían, llegaban para la ocasión más y más espectadores.

Entonces, cuando el reloj marcó las siete, Marcelo, el jefe de ceremonias, dio el pistoletazo de salida. Después de recitar unos cuantos textos para poner al público en situación, subieron al humilde escenario distintos poetas de la isla. Se habló de tristeza, enfermedades, amores con un toque erótico, pero sobretodo, de la mujer.

Una de las primeras en recitar fue Eva Fabelo, más conocida como Fabelo de León. Es la autora del poemario X Maneras de Amar, libro que presentó el pasado viernes 27 de abril en la Facultad de Filología de la Universidad de La Laguna

Ambiente violeta


El papel femenino no solo tuvo mucha importancia durante las dos horas y media que duró el evento porque la mayoría de sus participantes eran mujeres sino porque, a través de las palabras, todos, de una forma u otra, mostraron su descontento por el tema de La Manada. Todo esto acompañado de intensos aplausos y algún que otro grito de fuerza que retumbaba en el fondo de la habitación.

La luz se empezó a volver tenue, pero el brillo y la chispa se mantenía a través de la emoción. Un momento que fue sinónimo de esto pudo ser, sin duda, cuando una aspirante a cantante, Acorán, interpretó algunos temas propios y tanto ella como su madre rompieron a llorar, lo que provocó la entrega de la expectación a nivel sentimental. Y así es como la poesía y la música siguieron bailando al mismo compás provocando tanto risas como lágrimas.

Ecléctico Café invitó a Alejandro Santana para ponerle el punto final a esta cita mensual. Acompañado de su fiel compañero, Alejandro Lemus, interpretaron diversos temas tanto conocidos como originales que lograron mantener la atención de público durante la actuación. Con los aplausos generosos de todos los presentes, la intensidad fue bajando y la sala se fue vaciando lentamente entre carcajadas y conversaciones varias.

Poesía somos todos

Opinión

Me despierto por la mañana, suspiro y pienso. Coloco el reloj en mi muñeca y sé que hoy volverá a suceder. Escribiré versos nunca antes imaginados, soñaré todo aquello que no consigo visualizar con los ojos cerrados y haré el amor con mis propias manos. Me importa muy poco si se piensa más de la cuenta: solo quiero llevarte de la mano a dar una vuelta. Deseo con todas mis fuerzas romper las fronteras y, la primera, la de la vergüenza que sienten las letras al compararse con aquello que llamamos ciencia.

Si decimos buenos días o te quiero, las usamos, sí, empleamos varias palabras que tienen el súper poder de transmitir pensamientos o sentimientos: de estos últimos podemos gritar uno, diez o cientos de ellos. ¿Qué sería de ti, de mí y de nosotros si no conociéramos la infinidad de series de caracteres que conforman nuestros nombres? ¿Qué sería del día a día si no existiera la poesía?

La poesía es un arte nada fácil


“¿Y tú me lo preguntas?”, poesía somos todos. Poesía es un arte nada fácil y que, sin comprenderlo, se camufla entre ordinarieces. Poesía es el reflejo de… ¿Cuántos sentires? ¿Dos? ¿Ocho? ¿Miles? Poesía es un suspiro, una mirada, un llanto y un lamento. También una sonrisa pícara entre abedules cerca del río y de la montaña más alta. Y un obsequio para la mente, el corazón y las nuevas ilusiones. Y chispa. Y alegría. Y tristeza. Y odio. Y arte.

El laboratorio de la literatura en verso es cualquier rincón del universo. Las probetas y los minerales son hojas en blanco y bolígrafos de colores. Nada más es necesario, o bueno… En realidad sí. Hace falta empeño, esfuerzo y tesón. No se escribe por escribir sin un rumbo fijo ni un mensaje que transmitir. No se trata de juntar una letra con otra y dejarlo así. La complejidad va hasta el infinito y más allá: tal vez algún día se valorará de verdad.

«La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura»


Por muchas investigaciones y avances que vayan de la mano de la ciencia, difícilmente lo que dijo Adolfo Bioy Casares podrá superarse: “La eternidad es una de las raras virtudes de la literatura”. No hacen falta medicinas ni operaciones, solo imaginación y ganas de hacer las cosas cada vez mejor. Ante todo, debe apreciarse el valor de lo que hasta ahora ha estado en un segundo plano: la poesía y la maestría de todos aquellos que saben manejar el abecedario.

Paseando de la A a la Z y viceversa, pueden encontrarse metáforas y rimas a mano derecha, sonetos y baladas habladas a la izquierda y, de frente, una tormenta perfecta de buenas intenciones. Al igual que muchos granos de arena forman una playa paradisiaca en medio de la nada, una letra puede cambiar la perspectiva de una situación determinada. Un cuadro de Van Gogh, es arte; una ópera de Verdi, es arte; un poema de Antonio Machado, también es arte. Y no olvidemos que si preguntas qué es la poesía, la respuesta adecuada sería que poesía somos todos.

«No hay nada de malo en exponerse, te hace más fuerte»

Cultura / Ocio

Victoria Carbonell es estudiante de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna, tiene 19 años y confiesa que escribe desde que tiene uso de razón y, últimamente, cuando carece de ella. Nacida en Gran Canaria comenta que siempre ha escrito muchísimo como afición, como vía de escape, hasta que empezó a subir sus creaciones a las redes sociales y a la gente le gustó lo que hacía. En la actualidad, posee una cuenta en la red social Instagram en la que muestra sus poemas.

“Hace alrededor de uno o dos meses contactó conmigo una editorial para publicar un libro propio”, expone. Carbonell explica que el mayor problema con la publicación del texto es que poseía más de 200 escritos en su anterior teléfono, el cual vendió y borro todas las notas sin querer, por lo que tendrá que escribir el libro desde cero. Por ahora quiere terminar su primer año de carrera bien, «porque este trabajo supondría estar escribiendo 8 horas al día y no puedo. En verano me pondré a redactar mucho, para en septiembre u octubre poder lanzar el libro o enviarlo a las editoriales”.

Estilos como el de Marwan y Elvira Sastre son sus referentes


Existen dos opciones para publicar en las editoriales. La publicación del documento por parte del escritor, que consiste en pagar a la editorial entre unos 500 y 1000 euros por unos 200 ejemplares. En este caso, las ventas serían casi íntegras para el autor, y la editorial se quedaría solo con un pequeño porcentaje de lo conseguido. Y el envío del manuscrito, si les gusta, lo publicarían y el dinero se repartiría entre ambos. “Todavía no sé qué opción escogeré, voy a intentar enviarlo a varias editoriales y, si a mi padre le parece bueno, sería una inversión por su parte”

La obra no será narrativa sino prosa-poética, por la línea de la poesía. Estilos como el de Marwan y Elvira Sastre son sus referentes, afirma. Respecto al contenido, habrán poemas que tendrán tres páginas de extensión y otros media. Además, no presentará una línea narrativa concreta sino que tendrá distintos temas como el amor, el desamor, algo más personal y el feminismo, entre otros.

Sus poemas están dirigidos principalmente a los jóvenes. Asimismo, asevera que no tiene miedo a cómo influirá su libro, pues todos sus escritos incitan al amor, propio o con otras personas, y siempre intenta hacer algo muy positivo para los demás.

Desde pequeña su padre, profesor del Grado en Ingeniería Civil y Agraria,  le ha metido en la cabeza la pasión por la escritura. “Nadie vive de esta, del cine o de la pintura, solo unos pocos son los que triunfan. Yo lo que quiero es asegurarme un futuro con lo que me encanta que es ser psicóloga, y aparte, si esto triunfa, será una gran alegría”, declara.

La joven comenta que antes de enviar cualquier manuscrito a ninguna editorial se debe registrar en la Sociedad General de Autores y Escritores (SGAE), “porque hay mucha gente que no lo hace y es muy importante”. Ahora sus obras las tiene registradas en Creative Commons para que no se difundan sin derechos de autor.

“La poesía la tomo como algo secundario hasta que tenga mi vida hecha, mi carrera completada. Para sentirme llena necesito ayudar a otras personas, me encantaría tener mi consulta y escribir. Mitad y mitad, nunca podría decir: lo dejo todo y me dedico solo a la escritura”, cuenta.

“No quiero que afecten mis valores a mi profesión como psicóloga”. La estudiante siente que sus ideales en redes sociales están un poco confundidos. Se considera una enamorada de los animales, pero no animalista, sí feminista liberal y comparte que lo principal que hay que cambiar es la educación. “Se debe defender la igualdad, hay feministas que opinan que tú no lo eres por depilarte, yo pienso que para ser feministas tenemos que ser libres. Hoy me voy a la playa y me voy a depilar porque quiero y ya está”. Esta visión de la vida se refleja en sus poesías donde quiere incitar al amor, no al odio.

Finalmente, anima a todo el mundo que tenga una pasión a que la muestre al público, “porque siempre va a haber personas a las que les guste, sean dibujos, poemas, vídeos”. Además, fomenta que lo enseñen al mundo ya que lo tienen facilísimo con las redes sociales. “Tener confianza para hacerlo es lo más importante, mi problema y mi virtud son que soy muy pública, pero me reconforta porque siendo así he podido ayudar a muchas personas. No hay nada de malo en exponerse, te hace más fuerte, si vives con miedo a exponerte te vas a quedar en tu zona de confort y no vas a avanzar nada”.

 

La Gala de Premios Literarios de la ULL, este jueves en el Paraninfo

Cultura / Ocio

El Paraninfo universitario, un espacio para el arte y la cultura, será el escenario para una nueva edición de la  Gala de Premios Literarios de la Universidad de La Laguna. El acto se celebrará este jueves, 15 de marzo, a las 20.30 horas, pero las puertas se abrirán al público media hora antes del comienzo. El evento viene de la mano del Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad y la entrada será gratuita para los asistentes hasta completar el aforo del recinto.

Beatriz Martín de la Rosa, gestora cultural de la ULL, afirma que “somos una de las pocas universidades que siguen convocando estas galas durante tantos años”. Asimismo, destaca que estos incentivan la creatividad literaria, suponen una apuesta por los nuevos talentos y acerca la Universidad a la sociedad. Los triunfadores recibirán una cuantía económica, definida en función de la categoría de la que se trate, y una escultura de bronce de San Fernando, patrón de la institución. Además de esto, se les otorgará un diploma, así como la publicación oficial de sus obras en un libro que será presentado en la propia ceremonia.

Una nueva convocatoria de los Premios Culturales


La literatura estará iluminada por los focos en esta celebración. Se dividirá en cinco categorías como el XIX Premio Internacional de Poesía Luis Feria, en honor al escritor tinerfeño de la Generación del 50. También destacará el XX Premio Internacional Julio Cortázar al Relato Breve, entre los que se encuentran nominados Más de veinte peldaños de Juan Manuel Sainz o Cordepetra de María Maite García.

Por otra parte, se dará el XX Premio Internacional de Teatro Pérez Minik y el II Premio de Relato Breve Amadou Ndoye, el cual es exclusivo para universidades africanas. También, se hará entrega del XIV Premio de Relato Breve día del Libro, que cuenta con siete finalistas, entre ellos Aida González Rossi o Agustina Bugin. Por último, se pasará del papel a la pantalla, oficiando el XXII Certamen Internacional de Guiones Cinematográficos de Cortometraje.

Concursantes de todo el mundo


Los galardones son de carácter internacional, excepto en el área del XIV Premio de Relato Breve día del Libro, que se limita a los estudiantes y profesores pertenecientes a la ULL. El resto de participantes “pueden ser dentistas o profesores: mientras cumplan los requisitos y les guste escribir, puede formar parte del concurso quien quiera”, señala Martín de la Rosa.

Para terminar el acto, Santiago Rocangliolo llevará a cabo una conferencia. Se trata de un escritor de novelas negras que ha sido condecorado por obras como Abril Rojo. También se le ha nombrado como «uno de los próximos García Márquez» por el periódico Wall Street Journal.

La jornada se cerrará con una actuación de Ida Susal, un proyecto musical iniciado en 2010.

El ‘Poetry Slam’, más que una competición

Cultura / Ocio

La Asociación Cultural Equipo Para se convirtió ayer, viernes 9 de marzo, en el escenario del segundo Poetry Slam. A las 22.00 horas dio comienzo el concurso de poesía, donde principiantes y veteranos pusieron al juicio del público sus obras. Nada más entrar, predominó un ambiente bohemio, en consonancia con cuadros y libros. Todo estaba iluminado por luces tenues que acabaron creando una atmósfera cercana y hogareña.

Situado en Santa Cruz de Tenerife y al son de una música suave, los asientos se comenzaron a llenar de individuos variopintos. Personas de todas las edades se aglomeraban en la sala hasta que quedó prácticamente llena. Quince minutos antes de que comenzara el evento, ya no quedaban sillas vacías, lo que provocó que varias personas se  quedaran de pie.

Los Poetry Slam surgieron en los años ochenta en Chicago. La historia cuenta que una escritora estaba en un bar y, cuando fue al baño, un músico se sobrepasó con ella. La mujer, en vez de enfrentarlo, le retó a un concurso de poesía. Y la chica ganó. Sin embargo, un señor vio toda la disputa y así fue como el poeta Marc Smith creó estos certámenes. Actualmente, se organizan en todo el mundo.

El arte de los versos iluminado por los focos


Las Islas Canarias se han unido recientemente a este movimiento, siendo partícipes Tenerife, Gran Canaria y La Palma. En los dos que se han celebrado en nuestra Isla, el mecanismo es el mismo. Se divide en dos rondas: en la primera, los participantes exponen sus obras y el público da una votación del uno al diez. En una segunda parte, cinco finalistas recitan otros poemas. El ganador se decide por el ruido, es decir, la intensidad y duración de los aplausos.

En esta ocasión se reunieron diez concursantes. Desde los más ancianos hasta los más jóvenes, pudieron expresar, a través de la literatura, sus más profundos versos. Eran textos originales, donde no existían límites en cuanto a los temas. Amor, racismo o nuestra tierra fueron algunos de los tópicos protagonistas de la noche. Había quienes dedicaban sus palabras a familiares, a amantes perdidos, a las apariencias o para lanzar un mensaje reivindicativo.

Saray Salce recitando su poema.

Un espacio para que el público participe


Tras la primera ronda, se dio paso al artista invitado, Sergio Barreto, ganador del premio Benito Pérez Armas por su obra Vs. Recitó algunos de los versos que guardaba entre las páginas de su relato galardonado. Además, prometió regalarlo al ganador del concurso.

Y llegó el momento de la sesión libre para todos aquellos que quisieran participar y ponerse frente al micrófono a recitar sus propias creaciones. Asimismo, se realizó un sorteo de cuatro libros cedidos por la librería Lemus a todos los que compraron las entradas.

Sergio Barreto, autor invitado.

En la segunda mitad, los finalistas volvieron a mostrar otros poemas, algunos incluso rapeando. Después de una ronda de aplausos por parte del público, el final quedó tremendamente reñido. Se tuvo que hacer un desempate entre los dos favoritos: Adolfo Perdomo y Saray Salce. Finalmente, fue el primero el que se coronó como ganador y recibió una obra de Bukowski ilustrada por Robert Crumb.

La sede del Equipo Para es un espacio donde el arte es protagonista. Anoche, las rimas fluyeron con mucha intensidad y los asistentes no se quedaron atrás: aclamaron con energía a sus favoritos y se emocionaron con ellos.

Música y Poesía, en el Búho Club

Cultura / Ocio
  • 20171125_212205.jpg
  • 20171125_210535.jpg

El Búho Club La Laguna acogió ayer el concierto de dos jóvenes artistas. Lucía Sweeran y Danhy Lobato fueron los protagonistas de una velada en la que se fusionó la música y la poesía. Ambos, estudiantes de la Universidad de La Laguna, hicieron estremecer al son de sus canciones y poemas a los espectadores que llenaron el local lagunero hasta las 22.30 horas.

A las 20.30 horas, daba comienzo el espectáculo con varios teloneros invitados. Canciones propias y otras más conocidas sonaron de la mano de Aythami Baute, Tori Ferrer y Eric Pérez. A continuación, subió al escenario Danhy Lobato acompañado de Fran Gutiérrez, el pianista. «No va a ser un concierto exactamente porque, como saben, llevo tanto tiempo en la música como en la poesía. Y por eso es que quiero dedicarlo a la poesía», e iniciaron la función recitando un pequeño poema con una dulce sintonía de piano que resonaba de fondo. “Mi objetivo es cambiar el panorama, salir de lo comercial e inculcar una forma de contar las cosas fuera de lo convencional”. Tras esta introducción, pronunció otros dos poemas: Oscura diafanía y Hemistiquio de un demente, antes de dar paso a la protagonista de la noche

Café frío, no quiero que vuelvas y mantra en verso, el postre de la velada


Entre ánimos y aplausos por parte de sus seres más queridos, Lucía Sweeran subió al escenario junto a su fiel compañera, la guitarra. Café frío y No quiero que vuelvas fueron dos de las canciones propias con las que comenzó su interpretación en el espacio del Búho Club. Seguidamente, entonó Nunca entendiste una melodía que, según explicó, «habla de amor plagado de misoginia”. Un tema que ella definió como su “grito de ayuda».

La noche siguió. Paula, la ganadora del concurso creado por los jóvenes artistas a través de las redes sociales, se dispuso a subir para hacer sonar, junto al pianista, un pequeño fragmento de una canción. Al finalizar, Lobato, que se encontraba entre bastidores, salió en pijama y con un peluche para representar el siguiente verso que recitó, Poema para un niño que ha crecido, seguido de Aún te quiero y Esperanza.

La última intervención de Lucía estuvo marcada por lo que ella consideró “la parte feliz” de su actuación. Así, versionó Jesucristo García, del grupo español Extremoduro, y continuó con Primavera, Si no eres tú y, para finalizar, el éxito de Jarabe de Palo La flaca, junto a una de sus mejores amigas al bajo.

«A quienes valoran la cultura musical les quiero dar las gracias», fueron las últimas palabras, acompañadas de unas estrofas del poema Mantra en verso, de Danhy Lobato. Con ellas, se puso fin a una noche donde la poesía y la música fueron uno.

Una coincidencia que les llevó a compartir escenario


Lucía y Danhy, se conocieron hace dos años, y la casualidad les hizo coincidir en la noche de ayer. Él, estudiante de Administración y Dirección de Empresa de la Universidad de La Laguna, confesó que en realidad, se llamaba Julio y que su nombre artístico estaba marcado por su parte oscura y sus sentimientos. Asimismo, confirmó en una pequeña entrevista para PERIODISMO ULL que lleva 9 años en la música pero que “lo que realmente le gustó a la gente era la poesía con la que empecé hace dos años. Comencé a escribir por desahogo, y en esa época había sufrido la pérdida física de mi pareja sumado a otras cosas”, aseveró.

Lucía Sweeran, también estudiante de la ULL en el Grado de Psicología, complementa sus estudios con los de Conservatorio, donde lleva ya cinco años. Su nombre artístico es la mezcla de los apellidos de dos cantantes famosos: Ed Sheeran y Taylor Swift. Además, reveló a nuestro periódico que “escribir es quitarme todo lo que llevo dentro y poder enseñárselo a los demás y, cuando los demás lo sienten, eso me llena y me hace feliz. Por eso seguí y pretendo continuar en esto”, explicó.

‘El Escondite’ anuncia más ediciones de OpenMic

Cultura / Ocio

Los interesados en difundir y mostrar su arte, así como expresarse a través de sus diferentes ramas, tienen una nueva cita este jueves 28 de abril a las 21:30, con la segunda edición de Noches de bohemia. La entrada y la participación a este evento es gratuita y libre. Música y poesía de diferentes géneros, interpretaciones, cuentacuentos, entre otros se reunirán una vez más en la tarima de El Escondite.

La iniciativa está apoyada por la taberna, Cándido Pérez de Armas, director de cine, relaciones públicas y uno de los encargados de la parte artística de El Escondite, y organizada por el grupo y movimiento artístico Soxclock, que siempre fomenta y apoya los eventos que implican expresión artística, sobre todo si tienen que ver con el teatro, la poesía, la escritura y la narración de historias.

La pasada edición fue inaugural y se celebró el 21 de abril. Tuvo un gran éxito, llenando el local y contando con más de 20 participantes en la tarima, algunos de ellos músicos, poetas, actores, cantantes, etc. Una de las participantes de esa noche, Sofía Gil Lemos, manifestó que le encantó formar parte de Noches de Bohemia porque «el micro abierto engloba todo: poesía, música, rap… no se dedica a una única cosa, es muy amplio». La joven, que también es fotógrafa a parte de poeta, leyó varios poemas suyos y de otros autores. El jueves, desea leer poemas de Gustavo Adolfo Becquer.

Cabe destacar que Noches de bohemia es uno de los primeros actos de la agenda cultural de El Escondite y que planean incorporar más eventos de este tipo. Uno de ellos tendrá lugar el día siguiente a las 21:00. También será un micro abierto, pero centrado en el humor. Carlos Castillo estará en el local actuando, dirigiendo y animando a los asistentes, que lo deseen, a subir al escenario de El Escondite para hacer reír al público.

Castillo es un habitual participante e impulsor de los OpenMics generales y aquellos centrados en la comedia, así como de sesiones privadas de humor. Ha apoyado varios micros abiertos en otros bares y locales de La Laguna y Santa Cruz como EliRomm Café, Atelier&Co o CafeSiete.

 

Ir a Top