Tag archive

Pedro Guerra

Ya a la venta las entradas para el concierto que Malú ofrecerá en Tenerife

Música

La cantante Malú actuará el próximo  6  de abril en el Pabellón Santiago Martín de San Cristóbal de La Laguna.  El evento, que tendrá lugar a partir de las 21.00 horas, se desarrollará dentro del marco de su Tour Oxígeno, con el que presenta en directo su álbum homónimo publicado el pasado mes de septiembre. Las entradas se pueden adquirir en el portal Tomaticket.es por un precio que oscila entre los 25 y los 35 euros en la zona de gradas o por un coste de 45 euros en la pista (de pie).

La artista comenzó su carrera musical en el año 1998 con Aprendiz, su primer trabajo discográfico, el cual contó con la colaboración de consagrados intérpretes como Alejandro Sanz o Pedro Guerra. La producción vendió más de 600 000 copias, logrando de esta manera cinco discos de platino.

Su trayectoria evolucionó de forma progresiva hasta que en 2011 consiguió una doble nominación a los Premios Grammy Latinos por su álbum Guerra fría. Además, durante esta etapa se hizo con su primer 40 Music Awards, gracias a su éxito internacional Blanco y negro.

Su gran popularidad le sirvió para ocupar una silla de coach en el talent show La Voz, donde ganó en dos de las cinco ocasiones en las que participó, la primera con David Barrull y la segunda con Irene Caruncho.

El pasado mes septiembre Malú lanzó Oxígeno, un trabajo con el que se estrena como cantautora. Así, revela sentimientos que nunca antes se había atrevido a expresar con canciones como Invisible o Ciudad de papel. “Por una vez, después de tantos años, quiero contar quien soy, lo que me pasa y narrar mis propias historias”, explica la cantante.

Pedro Guerra contagia de nostalgia al Paraninfo de la ULL

Música

El Paraninfo de la Universidad de La Laguna acogió durante la noche de ayer viernes, 2 de noviembre, un concierto del cantautor tinerfeño Pedro Guerra, de la mano de Búho Club La Laguna. El artista volvió a la isla que lo vio nacer para presentar en directo la reedición de su primer trabajo discográfico en solitario Golosinas, que se lanzó el pasado mes de septiembre. Esta nueva versión remasterizada cuenta con muchas y diversas colaboraciones especiales como son las de Pablo López, Rozalén, Vanesa Martín o Juanes, entre otras estrellas del panorama musical nacional e internacional.

A las 20.30 horas los asistentes comenzaron a aglomerarse en la puerta del recinto. Una buena parte incidieron en que su aprecio por el cantante se remonta hasta los principios de su carrera, cuando era integrante del grupo Taller Canario de Canción. Asimismo, en una ronda de preguntas desvelaron sus temas favoritos: Dibujos animados, 2000 recuerdos y Deseo fueron algunas de las más repetidas. Por el lugar también estaban algunos de los familiares del compositor, entre ellos su sobrina Elena Guerra, quien se consideró su mayor fan, pues su música ha estado siempre en su vida.

Media hora más tarde, el público comenzó a tomar asiento con entusiasmo. A continuación, las luces se apagaron y entró al escenario el telonero Abraham Arvelo, cantante y poeta canario, que deleitó con varios de sus poemas y composiciones propias. Además, aprovechó la ocasión para anunciar que su disco debut, Cicatrices, verá la luz el próximo 6 de abril con una presentación en el Aguere Cultural de La Laguna.

Golosinas, una representación del tránsito que vivió cuando dejó Tenerife para irse a vivir a Madrid


Tras la breve actuación de Arvelo, accedió a las tablas Pedro Guerra, quien fue recibido con una enorme ovación. Después de los aplausos, el intérprete comenzó con una primera toma de contacto con Golosinas, una de sus canciones más míticas, con la que el auditorio conectó de una forma nostálgica emotiva e íntima. Acto seguido, explicó con afecto que el álbum homónimo, que grabó en directo en 1995, es una representación del tránsito que vivió cuando dejó Tenerife para irse a vivir a Madrid.

Posteriormente, realizó un amplio repaso por sus hitos musicales como Peter PanEl marido de la peluquera, Greta o Contamíname. Durante el espectáculo hubo momentos de silencio que enmudecieron la sala, minutos de exaltación donde el público coreó las letras, pero, también, instantes de conmoción y melancolía con el que más de uno soltó una lágrima. Una montaña rusa de emociones.

El recital llegaba a su fin y Guerra reafirmó la gran importancia que tenía pisar de nuevo el escenario del Paraninfo, ya que fue el último en el que actuó tras marcharse de Canarias para emprender su trayectoria profesional en la Península. “Sin duda, volver aquí me resulta muy emotivo, porque uno de mis primeros grandes conciertos también lo llevé a cabo dentro de estas cuatro paredes”, concluyó el artista.

Pedro Guerra completa aforo para su concierto de hoy en el Paraninfo

Música
El cantautor güimarero encanta con sus golosinas. Foto: PULL

El cantautor Pedro Guerra iniciará hoy viernes, 2 de noviembre, su gira Golosinas 2018 con un concierto en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna, para el que ya no quedan entradas. Será el primer recital que ofrezca en Canarias tras la publicación hace poco más de un mes de una nueva edición de su mítico álbum Golosinas, uno de los trabajos más escuchados de los noventa en España y que alcanzó el disco de platino con más de cien mil copias vendidas en nuestro país. Tras una década en el grupo Taller Canario, esta grabación fue su debut en solitario en 1995. Creado en directo en Madrid, supuso la confirmación del artista en el panorama nacional.

Justo el año anterior, en 1994, había conseguido que Contamíname, uno de los temas incluidos y versionado en directo por Ana Belén y Víctor Manuel, fuese galardonada con el Premio Ondas a la mejor canción del año.

Golosinas está lleno de letras intimistas que hablan de infancia, recuerdos, lugares, primeras veces, amor, desamor y nostalgia. También desnuda las referencias musicales y cinematográficas atesoradas en el primer tercio de una vida. BiografíaDos mil recuerdosDeseo o El marido de la peluquera se han convertido en clásicos dentro y fuera de las Islas. El concierto, que ha supuesto un lleno absoluto, hará un repaso de las 16 composiciones que forman parte del álbum.

En palabras de Pedro Guerra, la gira supone “limpiar el polvo al vinilo de mis Golosinas del 95”. Es “la placita donde jugué todos los cromos de mi infancia, la venta de Rosa y una vieja máquina de flippers, La Laguna y el Paraninfo de una Universidad a la que solo fui para cantar y para ver a Mario Benedetti abarrotar de poesía ese mismo la sala. El Taller y la música que se vuelve Archipiélago”.

Gira por Canarias


Pedro Guerra lanzó el mes pasado una nueva edición de Golosinas con el sobrenombre #golosinas2018. Además del original cuidadosamente remasterizado, contiene cuatro nuevas colaboraciones con Juanes (Peter Pan), Pablo López (Deseo), Rozalén (Las gafas de Lennon) y Vanesa Martín (Contamíname).

Después de su paso por el Paraninfo, estará durante el mes de noviembre en el Teatro Salinero de Arrecife, en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, en el Auditorio Teobaldo Power de La Orotava y en el Pabellón Camilo León de Los Llanos de Aridane.

Laboratorios de Gobierno de diferentes países exponen sus trabajos en Adeje

ULL

La Factoría de Innovación Turística de Adeje acogió hoy jueves 7 de junio el I Encuentro de Laboratorios de Gobierno para la Innovación Pública, un evento organizado por la Universidad de La Laguna y su Fundación General con el apoyo del Cabildo de Tenerife, el ayuntamiento adejero y NovaGob.Lab. El propósito principal de la cita fue dar a conocer algunas de las principales experiencias internacionales de espacios donde se están aplicando lógicas de trabajo experimentales y colaborativas para transformar la manera de gestionar las políticas y los servicios públicos.

En la apertura de estas jornadas participaron Julio Brito, gerente de la FGULL; Andrés Pérez Ramos, concejal de Recursos Humanos del consistorio sureño; y Francisco Rojas, director de Novagob. La conferencia principal corrió a cargo de Juan Felipe López, ex director ejecutivo del Laboratorio de Gobierno de Chile, primero de estas características creado en Latinoamérica en 2014.

López centró su intervención en aclarar las lógicas de la innovación que se trabajan en estos lugares, sugiriendo que “no solo se trata de crear nuevas ideas, sino esencialmente de que estas sean buenas, útiles y aplicables”. Bajo la presidencia de Michelle Bachelet, surge para “resolver problemas públicos complejos con una lógica de co-creación, conectando y movilizando a diferentes actores como funcionarios y ciudadanía”. Esta forma de trabajar buscar dar respuesta a necesidades diversas dentro de la sociedad, generando la confianza necesaria. Por su parte, estas iniciativas son también fruto de la obligación de “hacer más con menos”, ser más eficientes en un contexto de crecientes demandas sociales y presupuestos públicos a la baja.

Involucrar el talento para mejorar la Administración


Esta experiencia consolidada dio paso a otros modelos como son los casos de Behavioural Insights Team (Reino Unido), LabHacker (Brasil) y NovaGob.Lab (España). Todos ellos de estilos diferentes, pero asociados a instituciones y el poder político, pero comparten el objetivo incoporar la inteligencia colectiva y metodologías experimentales.

Así, Antonio Silva (Behavioural Insights Team) enfatizó la idea defendida desde el sector británico en torno a unos servicios públicos más rentables y fáciles de usar para la ciudadanía utilizando para ello un análisis realista del comportamiento humano. Por su parte, Pedro Guerra (LabHacker) destacó que el modelo de la Cámara de Diputados de Brasil se centra en “generar sintonía, transparencia e interacción con la población”.

Mientras, Rojas (NovaGob.Lab) explicó el origen del primer Lab creado España con el fin de “constituirse en un instrumento útil para mejorar la Administración, involucrando el talento que rodea a esta”. Rojas es también director de la Red de laboratorios iberoamericana Innolabs, apoyada por el Programa CYTED para los próximos cuatro años, y que incorpora a socios de Argentina, Chile, México y Colombia.

Laboratorio de Innovación Social sobre Envejecimiento


El acto contó también con la presencia de Esteban Romero, director de Medialab de la Universidad de Granada, Raúl Olivan, director del recientemente creado Laboratorio de Gobierno Abierto de Aragón, así como de Vicente Zapata, profesor de la ULL y director de Obiten, y Mónica Dios, coordinadora de la Unidad de Innovación Social de la FGULL. Estos últimos explicaron el proyecto de Laboratorio de Innovación Social sobre Envejecimiento que está en fase avanzada de creación en institución académica lagunera con una meta: abordar todo aquello que afecta al bienestar y a la calidad de vida de las personas en Canarias desde marcos más creativos, interdisciplinares y transversales.

El Encuentro concluyó con la celebración de un taller de co-creación para definir un Decálogo de definición de un GobLab en el que participaron también, virtualmente, representantes de centros de Argentina Chile y Colombia.

«El público inspira a los artistas»

Cultura / Ocio

Thalía Bello es una joven tinerfeña que se adentró desde muy joven en el mundo de la música. Va siempre acompañada de su fiel compañero Iván Machín, su guitarra y su ukelele. Con la ilusión muy alta y algunos proyectos entre manos, ahora es estudiante de Periodismo en la Universidad de La Laguna y componente del grupo de folclore Mararía.

¿Cómo y cuándo empezaste en este mundo? “Recuerdo que desde niña siempre me gustaba el canto y, después de mucha insistencia, me compraron mi primera guitarra cuando, apenas, tenía nueve años. A raíz de ahí, la música fue mi hobby. Con doce o trece años, aproximadamente, empecé a escribir canciones. La primera que compuse fue Papá debido a situaciones críticas que tuvimos con él, ya que estuvo muy enfermo. Me di cuenta de que me gustaba la música y que quería compartirla con los demás”.

«Quería que ellos sintieran lo que yo había sentido»


¿Qué fue lo que te llamó la atención de la música y no de otra rama del arte? “Sé que puede sonar a tópico, pero fue y es como una vía de escape. Además, el contacto con la gente me gusta mucho y ver que ciertas personas se identificaban con aquella canción, como familiares, amigos… Me encantaba. La primera vez que la toqué fue cuando mi padre volvió a casa después de estar mucho tiempo ingresado. En una reunión familiar empecé a tocar y, cuando levanté la mirada, vi que media familia estaba llorando. Eso me hizo darme cuenta de que quería compartirlo con la gente. Quería que ellos sintieran lo que yo había sentido y ellos me transmitieran otras cosas”.

Es decir, que se produce una retroalimentación entre tu público y tú como artista… “Sí, es como un feedback de sentimientos. Parece que no, pero el público también inspira a los artistas, porque aprendes de alguna manera. Muchas veces cuando bajo del escenario, me paro a hablar con la gente. Algunos te dicen directamente qué les gustó de la canción o qué les hizo sentir y hay otras personas que simplemente con la mirada o con los gestos transmiten todo lo que te quieren decir. Y ves en cada uno una historia diferente. Es algo que reconforta”.

También tocas el ukelele, que es muy coqueto, pero la gente no lo suele incorporar. Lo normal es ir a por los clásicos. ¿Qué fue lo que te llevó a aprender a tocarlo? “El ukelele me parece muy económico y tiene mucho juego, en el sentido de que se pueden aprender muchas cosas de él rítmicamente. Incluso, hablando ya de temas de armonía, acordes y demás, también tiene su complejidad. Para una persona que quiera aprender música, el ukelele es ideal, más que un piano, por ejemplo, que es uno de los instrumentos más complejos. El ukelele es fácil de usar y de transportar. Además, tiene un sonido muy particular”.

Sin embargo, es muy poco usual encontrar a gente que lo toque… “Claro, porque mucha gente lo rechaza aquí en Canarias por creer que se introduce para reemplazar al timple. Desde mi punto de vista, lo que hace es enriquecer lo que ya hay en el Archipiélago y en la música del mundo en general. Este instrumento se lleva usando desde Dios sabe cuándo, ¡no solo en las películas de Elvis Presley! Ja, ja, ja…”.

Foto: Javier DGM Photography

«Suelo basarme en historias reales»


Haciendo referencia a tu faceta de cantautora, recientemente has publicado una canción que se llama A flor de piel. Tras escuchar su letra, se podría resumir una historia romántica del pasado que sigue latente… “Sí, es una historia personal. Por lo general, lo que suelo componer son historias reales que me han pasado o que he visto y he estado presente de forma muy cercana. Aun así, ha habido casos muy concretos en los que a lo mejor en mi mente se ha creado una imagen o me he inspirado en algún libro o película, y me he propuesto escribir una canción sobre esto o lo otro, o me he planteado cómo lo representaría yo”.

¡Y en cuanto a ídolos o referencias musicales, ¿hay algún artista que te inspire a la hora de componer tus canciones? “Para mí sí, en todos los sentidos, tanto en el ámbito rítmico como en letras. Y no me voy muy lejos: Pedro Guerra, de aquí de la Isla, es el ejemplo claro de una fusión entre el folclore canario y bossa nova, jazz y estilos muy exóticos. Da igual si lo escuchas en un concierto o en tu casa: sus letras transmiten una historia, un sentimiento, una idea. También es cierto que en mis inicios me basé mucho en el pop rock de España, sobre todo en Fito y Fitipaldis, que muchas veces tengo ese deje y se me deja ver”.

«Ahora queda la ilusión y no los nervios»


Y los nervios antes y durante la actuación, ¿ya están superados? “En las primeras actuaciones me jugaron muy malas pasadas porque tal vez me salía un gallo, se me iba el ritmo… Aunque es verdad que siempre he tenido las herramientas necesarias para no parar el espectáculo, sino que pase lo que pase sigo adelante. Las manos me temblaban y se me caían las cosas. Ahora lo que queda es la ilusión que vibra por dentro, pero nervios no. A veces me pongo muy eufórica y tengo que controlarme, eso sí”.

¿Recuerdas alguna actuación con especial cariño o alguna anécdota durante tu periodo de actividad musical? “Me han pasado tantas cosas que debería escribir un libro. Encima uno recuerda lo malo, lo bueno no. En ocasiones ha venido gente a pedirme una foto, lo que nunca, y era como: ‘pero si no soy nadie, yo simplemente estoy aquí para mostrar lo que hago’. Pero sí recuerdo una actuación que fue desastrosa, aquello no había por dónde cogerlo”.

«No podía parar la actuación y la gente se empezó a reír»


¿Por qué? «Estaba tocando y vi las caras de las personas con los ojos abiertos como platos, mirándonos fijamente y cuchicheando. Me preguntaba qué estaba pasando. Me fijé en el sonido a ver si se estaba escuchando algo mal y era que detrás mío había una cucaracha enorme subiendo por la pared. Y, claro, yo con la fobia que también les tengo, me quedé pálida. No podía parar la actuación, seguí tocando, la gente se empezó a reír y desde entonces dije: ‘¡más nunca!’. Ja, ja, ja…”.

También participas en conciertos y proyectos diferentes, como el de GamoralArte. ¿Recuerdas alguno con especial cariño o alguna colaboración con alguien que te haya llenado más que otra? “Colaboraciones me gustaría hacer muchas más, pues hemos hecho muy pocas por malas experiencias. Sí es verdad que con Fran Gamora, GamoralArte, hubo una conexión muy especial y él es una persona muy cariñosa y amable, y nos brindó su casa desde el minuto uno. La verdad que lo pasamos genial en la grabación. Nos reímos mucho”.

«Pasamos muchas horas en el estudio, pero jamás me había sentido tan cómoda en una colaboración»


Es decir, que hubo un buen ambiente de trabajo, ¿no? “Evidentemente. Trabajamos muy duro y pasamos muchas horas metidos en el estudio para poder hacer la grabación correctamente, pero jamás me había sentido tan cómoda con un artista en una colaboración. Otras veces he podido compartir escenario con Lucía, Lu Sweeran. No he tenido todavía la oportunidad de sentarme con ella en un estudio. Con ella tengo un sentimiento y una conexión que llena sin apenas conocernos”.

Y sobre proyectos futuros… «Tengo muchas ideas y poco dinero. Nos estamos atreviendo a hacer cosas que antes no habíamos hecho, como tocar en las calles de La Laguna. Como adelanté, queremos hacer más colaboraciones con otros artistas o, incluso, dejar de ser yo sola como Thalía Bello. La idea es unirme a mi compañero como dúo porque llevamos ya tiempo con este proyecto y la verdad es que no me gusta llevarme el mérito sola. Él, obviamente, está haciendo un trabajo enorme que muchas veces no se aprecia. No solo musicalmente, sino también emocionalmente”.

Estudias Periodismo en la Universidad de La Laguna. ¿Cómo lo compaginas con un hobby tan serio? “Ya lo considero mi trabajo. Es complejo, en realidad. Tiene sus ensayos, hay que mirar todo con lupa, qué vas a hacer y qué no. Suele haber un guion pensado para tener un mínimo orden sobre cuándo hacer qué. Incluye el tema de papeleos, pensar en proyectos futuros y prever cosas para fechas concretas e intentar que todo eso salga…”.

«La Universidad te permite más libertad para la organización personal»


Muchas cosas a tener en cuenta, en resumen…“Por supuesto. Los estudios, en el poco tiempo que llevo, los estoy consiguiendo manejar bastante bien. Es cierto que por momentos me agobio porque no solo es la Universidad o mi proyecto, sino que también estoy en un grupo de folclore que se llama Mararía. Con organización se puede conseguir cualquier cosa. Además, el sistema universitario te permite un poco de libertad a la hora de organizarte individualmente”.

¿Cómo fue tu última actuación, la de la pasada semana en el Búho Club? “Sí, con Samuel Socas, GamoralArte y Fran Gutiérrez. A Samuel Socas lo conozco de hace tiempo. Y aunque sigue siendo un niñito para mí, ha evolucionado mucho. Compartir escenario con él y con Fran Gamora, con el que ya habíamos estado previamente, y con Fran, el violinista, fue maravilloso. Desde el primer momento me trataron muy bien, se notó el compañerismo y se podría haber disfrutado aún más, pero no me preocupa porque habrá más ocasiones”.

Carlos Salem: «La poesía debe ser una canción de Pedro Guerra»

Cultura / Ocio
  • IMG_20170721_202936.jpg
    Rayden recitando uno de sus poemas.
  • IMG_20170722_124019.png
    Pedro Guerra durante su actuación.
  • IMG_20170721_215115.jpg
    Carlos Salem y Diego Ojeda cantando juntos.
  • IMG_20170722_122734.jpg
    Los cinco artistas sobre el escenario.

El I Encuentro de Poesía y Música de Arona, ayer viernes 21 de julio, no tuvo como protagonistas a los poetas y cantautores invitados, sino a las decenas de personas que dedicaron una tarde de verano a escuchar los versos más sinceros de cinco personas que hablan en nombre de un pueblo enseñado a callar. Un público entregado a las mil historias que esconden cada composición de Pedro Guerra, Rayden, Elvira Sastre, Diego Ojeda y Carlos Salem. Relatos de personas acostumbradas a observar lo que ocurre a su alrededor.

El espectáculo comenzó con la actuación en solitario de Rayden. El artista madrileño comenzó recitando estrofas de su segundo poemario, Terminamos y otros poemas sin terminar. Comenzó realizando juegos de palabras en los que trataba de explicar los fallos del propio lenguaje. De cómo predomina en el vocabulario el uso del “yo” y lo que provoca una actitud egoísta. Luego criticó la política, el día de la hispanidad en concreto. Explica que mientras se gastan un dineral en desfiles de las fuerzas armadas, España no gasta lo necesario en educación y se produce la llamada fuga de cerebros. Continuó la misma temática durante un par de poemas más, dejando al público impresionado con la soltura y desparpajo que siempre le ha caracterizado.

Tras casi media hora sobre el escenario, cedió el protagonismo a la escritora y poeta Elvira Sastre. La dulzura que transmitía en cada verso contagiaba a los asistentes, que se sentían identificados con cada historia que relataba la joven segoviana. Relatos de desamor, de cómo encontrarse a uno mismo y hasta de carácter social fueron los temas tratados por Sastre, que resaltó la importancia de esta última temática. “Pese a que tengo pocos poemas dedicados a la lucha social, me gusta leerlos por la importancia que tienen y el mensaje que transmiten”, explicó antes de recitar un poema en el que ataca a los políticos y la mafia que se esconde detrás. También, refiriéndose a la llamada Ley Mordaza, subrayó que “cada vez que leo este extracto en público y no me callan, es un triunfo nuestro sobre ellos”.

Elvira Sastre


Elvira Sastre terminó su actuación junto al cantautor grancanario Diego Ojeda. Juntos regalaron al público la canción Ahora. Un tema que grabaron hace ya más de dos años y ayer era la primera vez que la cantaban sobre las tablas. Sastre se despidió y dejó a Ojeda a solas con un público que se había quedado maravillado con las actuaciones de los dos artistas anteriores. Él lo sabía y no iba a bajar el listón. Comenzó recitando versos de su último libro, Compañera galáctica, el cual está dedicado a su hija Martina, por lo que era casi obligado que arrancara su actuación en solitario hablando de ella. Los asistentes abrazaron sus versos como si de su propia hija se tratara. Prosiguió tratando diferentes temáticas, entrelazando poemas y canciones de la mano de su inseparable guitarra.

Diego Ojeda quiso compartir sus últimos momentos con el público acompañado de un viejo amigo; Carlos Salem. “De todas las canciones que he hecho en estos más de diez años escribiendo, tres son alegres y cinco son divertidas. Esas cinco las hice con Carlos”, explicó entre risas el cantautor grancanario. Juntos cantaron El mejor experimento, un tema que sacaron hace ya tres años. Prosiguieron con La talla de tus vaqueros, una canción con la que comparten una historia graciosa ambos artistas.

Quiero escribir una canción


Ojeda se despidió cantando Quiero escribir una canción, y dejó a Salem con la intimidad que necesitaba para sacar sus libros y recitar sus versos más sinceros. Con una cerveza a su lado siguió la tónica de sus compañeros, tratando temas muy cercanos al día a día de los ciudadanos. Con su peculiar acento latino y su voz grave dejó encantado a un público a la vez entristecido porque poco a poco el evento llegaba a su fin. Pero faltaba el plato fuerte, y Carlos Salem lo sabía. No había mejor forma de presentar al último artista en actuar que hablando de cómo debe ser el género literario con el que trabajan. “La poesía debe ser una canción de Pedro Guerra”, afirmó el argentino.

Y llegó el momento del padrino, del anfitrión de este evento. Pedro Guerra entró con la ovación de un público entregado a él sin haber dicho ni una sola palabra. “La poesía fue lo primero”, arrancó el cantautor güimarero para dedicar su primer poema a este género. Prosiguió su actuación resaltando su principal característica: convertir en canción los sonetos más laureados de distintas generaciones. Rescató a grandes de la poesía como Rafael Alberti, Miguel Hernández, Lorca, Neruda, Sabina o Silvio Rodríguez. Por cómo hablaba de ellos se podía apreciar el amor que siente Guerra hacia la lírica. Por cómo brillaban sus ojos se podía apreciar lo agradecido que estaba de encontrarse a tantos locos atrevidos a asistir en una noche de verano a un recital de poesía.

El espectáculo finalizó con Pedro Guerra llamando al resto de artistas e invitándoles a pronunciar un poema más cada uno. El público no pudo hacer más que ponerse en pie ante el recital que acababan de ver. La poesía está en buenas manos, existe futuro para ella y será gracias a artistas como los que se subieron al escenario y gracias a personas como las que asistieron ayer al Auditorio Infanta Leonor.

I Encuentro de Poesía y Música en Arona

Cultura / Ocio
  • ElviraSastre.jpg
    Foto: Elvira Sastre
  • carlossalem2.jpg
    Carlos Salem. Foto: aviondepapel.tv
  • diego-ojeda.jpg
    Diego Ojeda. Foto: Noticias para Municipios.
  • PedroGuerra.jpg
    Pedro Guerra. Foto: Radio Universidad.
  • Rayden.jpg
    Rayden. Foto: 100% Pop Español.

El municipio de Arona tiene una cita con las letras. Este viernes 21, a partir de las 20.00 horas, el Auditorio Infanta Leonor acogerá el I Encuentro de Poesía y Música. Allí participarán varios de los poetas más cotizados de la actualidad. Artistas como Pedro Guerra, Rayden, Carlos Salem, Elvira Sastre y Diego Ojeda llegarán al sur de la Isla para deleitar al público con sus más profundos versos. Las entradas se pueden adquirir por cinco euros desde la página web del ayuntamiento anfitrión.

Es un hecho que la poesía ha vuelto a ocupar un puesto destacado en las estanterías de las librerías españolas. Una nueva generación de escritores, muchos de ellos músicos, han conseguido volúmenes de ventas en sus ejemplares que hasta hace unos años se creía improbable en este género. Han llenado salas y teatros. Sin ir más lejos, el pasado mes de diciembre, cinco artistas consiguieron llenar el Nuevo Apolo de Madrid. Fue fascinante ver cómo unos versos recitados ponían los pelos de punta a casi 1200 espectadores. De esos cinco protagonistas, dos estarán en el evento de este fin de semana: Rayden y Diego Ojeda.

Hay que hablar de los participantes. Empezaremos por el anfitrión; Pedro Guerra. Nació en el Valle de Güímar hace ya 51 años. Se trata de los cantautores más influyentes de las últimas décadas. En el evento recitará versos de su libro Hurgando en la caja negra, un poemario en el que reflexiona sobre la memoria y los recuerdos.

Elvira Sastre nace en 1992 en un pueblo de Segovia. Amante de la literatura desde una edad temprana, a los 12 años escribe su primer poema y a los 15 abre su blog de poesía, el cual aún sigue activo. Llega a Tenerife presentando su cuarto poemario, La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida. Sus obras destacan por el sentimiento intenso e irracional que transmite, dejando al lector con esa sensación de querer leer el siguiente extracto.

Carlos Salem, natural de Buenos Aires, lleva desde los años 80 residiendo en España. Periodista de profesión y poeta de oficio. Más de 30 libros a sus espaldas, de novelas y poemas, han protagonizado la vida de este escritor. En su último poemario, Follamantes, Salem busca ese equilibrio entre el amor y el deseo intenso. Trata de que el lector entienda que cualquier momento es ideal para amar con ansias.

Diego Ojeda es un poeta y cantautor grancanario. Autor de cuatro libros y siete discos, ha dedicado la mayor parte de su vida a encontrar esos versos que le paguen el alquiler. Cargando su inseparable guitarra en cada concierto, busca esa complicidad en el público transmitiendo buenas vibras, a pesar de que él mismo haya indicado en sus eventos que sus canciones «son para cortarse las venas».

El caso de Rayden es distinto. No ha dedicado tantos años a la poesía como el resto de participantes, pero sus dos libros han alcanzado tal admiración entre el público, que se ha ganado el respeto de los más grandes poetas del país. Nacido en 1985 en el barrio madrileño de Alcalá de Henares, comenzó su trayectoria musical con apenas 16 años. Fue el rap el género que acogió sus extravagantes rimas, llegando a ganar en 2006 el título nacional y luego el internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos. Su primer libro, Herido Diario, va por la undécima edición, teniendo vendidos actualmente más de 40 000 ejemplares.

Ir a Top