Tag archive

Facultad de Biología

Nayra González: «El sello ecológico encarece mucho los productos»

Sociedad

Nayra González es estudiante del grado de Biología y, hace unos meses, realizó el curso de agricultura ecológica ofertado por la Fundación General de la ULL. Estuvo organizado por el Vicerrectorado de Relaciones con la Sociedad, la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de La Laguna y el Seminario Permanente de este sector de la ULL. La alumna, muy interesada en el desarrollo sostenible, considera que la ecología debería estar más presente en el día a día. Ahora cuenta cuál ha sido su experiencia y porqué lo recomienda a cualquier persona.

¿Cómo conociste la existencia de este curso? ¿En qué consiste? «Me informé de todo a través de la web de la Fundación. Es un ciclo de seis meses especializado en la iniciación a la agricultura ecológica con un total de 30 plazas disponibles. La mayoría de los alumnos no eran estudiantes de la Universidad. Teníamos clase los viernes de cuatro a siete de la tarde, y se dividían en dos partes: una hora de explicación teórica y el resto práctica en el terreno».

¿Lo consideras útil para tu formación? «Sí. Creo que son conocimientos complementarios que pueden abrir puertas fuera del laboratorio y así dejar de encasillar a la biología. Pero, en general, creo que todo el mundo debería saber lo mínimo sobre esta práctica porque proporciona trabajo y es positiva para la salud».

«La agricultura ecológica es una actividad muy dura y poco valorada»


¿Cuál es tu opinión personal sobre la agricultura ecológica? «Pienso que durante muchos años se ha abusado de los productos químicos en los cultivos industriales, cosa que ha repercutido mucho en la salud humana. Por esta razón creo que es necesario fomentar más la agricultura para paliar daños, tanto en las personas como en el medio ambiente».

¿Te ves en un futuro trabajando en algo relacionado con esto? «La verdad es que no me importaría trabajar en esta rama o utilizarla como complemento a la biología. Es una actividad muy dura y que ahora no está muy valorada, por lo que creo que es difícil desarrollarlo como un empleo. En el taller tuve la suerte de conocer a gente que está intentando trabajar en este mundo por su cuenta y, hasta el momento, son muchas las restricciones y normas que deben cumplirse frente al sector convencional. En definitiva, hay mucho control para garantizar el sello ecológico, lo que provoca que los productos sean más caros y se vendan en un mercado poco conocido».

«Las instalaciones de la ULL podrían mejorar para adecuarse más a la sostenibilidad»


¿Animarías a la gente a conocer cómo se lleva a cabo la agricultura ecológica?¿Recomendarías el curso? «Pues la verdad que me ha gustado mucho. He recordado cosas que ya sabía y he aprendido otras nuevas que he llevado a la práctica en casa. Es algo que requiere esfuerzo y paciencia, pero sin duda alguna se lo recomiendo a cualquiera. No hace falta que trabajen como agricultores, pero sí deben darle una oportunidad al curso y experimentar con la tierra teniendo sus propios cultivos. Es una experiencia muy gratificante porque el resultado es algo hecho por tus manos y tu esfuerzo».

¿Consideras que la ULL está implicada en el desarrollo sostenible? «Opino que sí. La Universidad cuenta con una Cátedra de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, y me consta que en los últimos años se han realizado diversos talleres y debates sobre el tema con la finalidad de sensibilizar a la comunidad universitaria. Sin embargo, en las instalaciones todavía queda mucho por mejorar».

“La productividad está estancada pero la población sigue creciendo”

Ciencias
Francisco Valdés González (izquierda) y David Jiménez Arias (derecha), doctores en Biología.
Francisco Valdés González (izquierda) y David Jiménez Arias (derecha), doctores en Biología.

David Jiménez Arias y Francisco Valdés González, doctores en Biología, colaboran en el grupo de investigación “activadores químicos de las defensas naturales de la planta”, perteneciente a la Universidad de La Laguna y al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Su último trabajo consiste en encontrar la manera de que las plantas afronten el estrés de tipo abiótico. Es decir, que el vegetal supere condiciones como salinidad, sequía o temperaturas extremas.

Las grandes pérdidas de cultivo, tal y como explica Jiménez Arias, son por estos tres factores, que representan el 70 % de las pérdidas. “Aunque cada vez sepamos más de agricultura, estemos más tecnificados y controlemos mejor las plagas, no hay un control total de los estreses abióticos”, argumenta. Por su parte, Francisco Valdés resalta la gravedad de la situación. “Mientras la productividad sigue estancada, la población mundial no para de crecer”, destaca. Como prueba de ello, comenta la existencia del movimiento Plantas para el siglo XXI, en el que están implicadas la mayoría de universidades del mundo.

Tradicionalmente, se ha intentado eliminar la salinidad de diferentes formas. Las enmiendas químicas, el traspaso de tierra no salinizada al lugar afectado o los trasvases de agua son algunas de ellas. Sin embargo, todas estas opciones tienen una característica común: dan resultados a largo plazo y son muy costosas. “Además, no dependen únicamente del agricultor, porque no solo compete a una finca, también afectan a organismos como el Consejo de Aguas o El Cabildo”, añade Jiménez Arias.

Es por eso que el grupo estudia las posibilidades de la activación de defensas, una técnica que se basa en someter a la planta a posibles condiciones adversas a las que se pueda enfrentar con posterioridad. Así, ya está preparada para un futuro ataque, ya que muchas veces el vegetal muere durante el tiempo que pasa entre que recibe el estímulo y reacciona a él. “Nuestro objetivo es tener un producto que podamos aplicarlo en semilla o raíz, que tenga un abanico grande de defensas y que no perjudique a la plantación”, expresa. También, el biólogo expone que está trabajando en ahorro hídrico, con el cual intenta tener el mismo nivel de producción regando menos. Con este fin, prueba diferentes modelos que le permitan experimentar de forma rápida gran variedad de compuestos en diferentes condiciones.

Para llegar a aplicar todos estos avances, manifiestan ambos, es imprescindible que el Estado invierta mucho más en ciencia básica, que es la que aportará ventajas para el futuro. “Necesitamos una política científica, porque emplear fondos económicos a las investigaciones actuales significará el progreso del mañana”, sentencian.

 

El estudio de los cromosomas ayuda en el diagnóstico clínico de enfermedades de causa genética

ULL

El Colegio Oficial de Biólogos de Canarias ha organizado este jueves 28 de abril el Seminario sobre Genética Molecular Aplicada al Diagnóstico Clínico, en colaboración con BIOSIGMA.SL, el banco Sabadell y la ULL. La jornada fue presidida por el Dr. Mariano N. Hernández Ferrer.

La Dra. Sandra Afonso Hernández, doctora en biología y citogenética en el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Canarias, fue la encargada de inaugurar el seminario. La ponente explicó las técnicas citogenéticas, el campo de la genética que estudia la estructura, función y comportamiento de los cromosomas.

Durante su conferencia, Afonso comentó los seis pasos previos para la preparación de los cromosomas y su ordenación tras los pasos previos con el fin de detectar anomalías . Además, explicó la técnica más utilizada en su equipo: la hibridación in situ con fluorescencia, la cual consiste en utilizar sondas marcadas por fluorescencia para hibridar preparaciones citogenéticas de células.

Posteriormente, presentó las ventajas e inconvenientes de esta técnica, comparándola con la citogenética convencional y, para terminar, dio a conocer dos casos clínicos reales, en los que observa que existe un riesgo de padecer Síndrome de Down a partir de los cromosomas.

El seminario continuó a lo largo del día con las ponencias de Ramón Giné y del Dr. Alfredo Santana Rodríguez sobre las competencias de los biólogos en Sanidad y las técnicas moleculares, tras las cuales se dio por finalizada la jornada con una mesa redonda.

 

Ir a Top