Tag archive

Adán Martín

El Auditorio Adán Martín recibe a una de las mejores óperas de Donizetti

Cultura / Ocio

El Auditorio de Tenerife Adán Martín recibe a una de las obras más importantes de Gaetano Donizetti, reputado compositor italiano del siglo XIX. Así, los próximos días 20, 22 y 24 de noviembre, Lucía de Lammermoor sonará en la Sala Sinfónica del recinto cultural santacrucero a partir de las 19.30 horas. El precio de las entradas oscila entre los 20 y 55 euros, dependiendo de la zona escogida. Además, la cuantía que deberán abonar los menores de 27 años, desempleados o miembros de familias numerosas será inferior, debido a un descuento.

Esta ópera, dividida en tres actos, es un drama trágico escrito en 1835 y ambientado en la novela The Bride of Lammermoor, de Sir Walter Scott. Con música original de Donizetti y libreto de Salvatore Cammarano, la pieza final conjuga varios elementos de la sociedad de aquella época, como la historia de amor imposible entre dos jóvenes, las adversidades del destino y los constantes problemas entre dos familias. El momento clave, sin embargo, surge en la noche de bodas de un matrimonio de conveniencia.

El camino que impulsó al autor italiano al éxito


Donizetti llegó a lo más alto de la composición operística de su época gracias a una serie de factores particulares. Cuando la escribió, grandes maestros de la cultura musical ya no estaban en activo, por lo que le dejaron el camino libre para poder brillar con plenitud: Gioachino Rossini se había retirado y Vincenzo Bellini falleció poco después del estreno de Lucía de Lammermoor.

En esta ocasión, la dirección musical estará a cargo del norteamericano Christopher Franklin, experto en lírica italiana. Tras una larga trayectoria internacional, ahora debutará de la mano de Ópera de Tenerife. Por su parte, el responsable de la escenografía será Nicola Berloffa, quien ha sido recientemente galardonado por Fórum Ópera como Mejor Director de Escena Novel. Gracias a él, los asistentes se verán inmersos en el ambiente de posguerra y desolación de finales de la década de los cuarenta del pasado siglo en Escocia, así como podrán sentir en sus propias carnes la tristeza propia de aquellos años.

Los jóvenes talentos del Opera (e)Studio actúan en el Paraninfo de la ULL

Música
El concierto tendrá lugar a las 20.00 horas. Foto: PULL

La nueva promoción de jóvenes talentos del Opera (e)Studio 2018, el proyecto de formación lírica integral de Ópera de Tenerife, ofrecerá hoy, 9 de octubre, un recital lírico con 17 arias de diferentes compositores. La cita tendrá lugar a partir de las 19.30 horas en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna y la entrada será gratuita hasta completar aforo. Este encuentro musical se incluye dentro del acuerdo de colaboración entre la institución lagunera y el Auditorio de Tenerife Adán Martín.

Dentro del programa destaca la interpretación de seis arias de La italiana en Argel, de Rossini. Esta ópera en dos actos será representada de manera íntegra del 25 al 28 de octubre en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife. Es una chispeante creación cómica que firmó el autor con apenas veintiún años y narra cómo Isabella, una italiana emprendedora que explota su encanto e inteligencia, libera a su novio Lindoro hecho esclavo por el Rey de Argel.

Heredera de la tradición bufa napolitana, desde su estreno en 1813, recibió el inmediato reconocimiento de la crítica y el público. La música es característica del estilo de Rossini, en donde fusiona una vibrante energía sostenida junto a melodías originales que permiten a los cantantes abordar arias con un espectacular virtuosismo. Por su parte, el libreto de Angelo Anelli aborda temas tan contemporáneos y universales como la interculturalidad y la lucha entre sexos en un clima caótico plagado de bellas y complejas tesituras musicales.

Sonará una amplia variedad de composiciones


Otras obras que podrán escucharse en el recital proceden de óperas tan conocidas como Don Giovanni, Romeo y Julieta, Semele, Anna Bolena, I puritani, Ruslán y Liudmila, Lucia di Lammermoor, Les pêcheurs de perles, Aleko y Lakmé. 

Acompañados por Hana Lee al piano, los cantantes que intervendrán en los dos programas son Maria Ostroukhova, Milos Bulajic, Matías Moncada, Gianni Giuga,  Francesco Samuele Venuti, Inés Lorans, Sophie Burns, Vittoria Vimercati, Biao Li, Aleksandr Utkin, Esteban Baltazar, Anna Kabrera y Jorge Eleazar Álvarez.

Sobre Opera (e)Studio


Opera (e)Studio es una academia de perfeccionamiento artístico integral creada por Ópera de Tenerife con sede en el Auditorio de Tenerife y dirigida por el pianista Giulio Zappa. Su objetivo es generar una compañía novel de ópera europea formada por jóvenes talentos.

La idea se centra en que el cantante se relacione con el mundo del trabajo y todas sus características: la relación con su cuerpo en la escena, la relación con su propia voz en el espacio teatral y, por último, las relaciones humanas con intérpretes, pianistas, directores de orquesta, orquesta, directores, tramoyistas, costureras, maquilladores, escenógrafos, etc. que forman parte del micro-mundo del teatro de la ópera.

Los artistas que forman la sexta promoción se encuentran en la isla desde comienzos de septiembre recibiendo formación especializada, además de clases magistrales a cargo de Giulio Zappa, la soprano Mariella Devia, el director musical Nikolas Nagele y del intendente de Ópera de Tenerife Alejandro Abrante.

‘Luisa Fernanda’, en el Adán Martín

Cultura / Ocio

La zarzuela titulada Luisa Fernanda, del compositor español Federico Moreno Torroba, sonará en el Auditorio de Tenerife el próximo sábado 30 de junio en una única función. Desde las 19.30 horas, los instrumentos y algunas de las voces más privilegiadas del ámbito nacional e internacional protagonizarán este evento. Las entradas, ya disponibles a través de la página web del recinto o en taquilla, tienen un coste de 20 euros, aunque existen tarifas especiales para desempleados y familias numerosas.

La historia está ambientada en Madrid, en los momentos previos a la conocida como Revolución Gloriosa de 1868. La protagonista que da nombre a esta obra, está ciegamente enamorada de Javier, un militar que proviene de una familia humilde y que no sabe si comenzar una relación amorosa con ella o no. En este entramado de confusión, aparece Vidal: su corazón se acelera cada vez que ve a la muchacha.

Luisa Fernanda es conocedora de ese amor sincero que desprende el segundo chico, pero es incapaz de olvidar al militar. Se genera, por tanto, un dilema entre lo que dice el corazón y lo que grita el cerebro. Deberá tomar una decisión nada sencilla sin olvidar, en ningún momento, la educación burguesa que empiezan a imperar en la sociedad de la época. Ella no tiene miedo de lo que pueda pasar, porque “un corazón que perdona, no es una carga que pesa”.

El presente tiene una historia pasada


Esta comedia lírica se estrenó en el Teatro Calderón de Madrid en marzo de 1932 y está dividida en tres actos. La música fue creada por Moreno Torroba, uno de los mejores autores de España de este género en el siglo XX, además de crítico musical. Por su parte, cuenta con el libreto de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde. En esta ocasión, se emplea un lenguaje simple y comprensible por cualquiera, pero no por ello deja de tener un tono elegante y serio.

Dentro del elenco, destacan artistas como Virginia Tola, soprano argentina que ha pisado escenarios de Roma, Washington y Oviedo, entre otros. También estarán presentes David Astorga, tenor de Costa Rica, Alberto Camón o Silvia Zorita. Por su parte, el director musical será Óliver Díaz, que cuenta con una larga experiencia al frente de diferentes agrupaciones sinfónicas tanto dentro del país como fuera de las fronteras de España. Cabe añadir que Alfonso Romero Mora va a ser el encargado de organizar los detalles de la puesta en escena.

El Guimerá acoge la obra ‘Siempre, en algún lugar’

Cultura / Ocio

La obra, creada y dirigida por Paula Quintana en colaboración con Fernando Soto, se podrá disfrutar este viernes, 13 de abril, en el Teatro Guimerá. Habrá una única función que dará comienzo a las 20.30 horas. Para adquirir las entradas, que tendrán un coste de 10 euros, se puede acudir presencialmente a la taquilla o comprarlas en la plataforma de TomaTicket. Se trata de una coproducción con el Auditorio Adán Martín que mostrará un auténtico espectáculo que se define como “poema escénico”.

El mensaje que se pretende transmitir con esta interpretación, que durará aproximadamente 55 minutos, es que “somos esa especie que vive preparada para lo que sea. Incluso para salir de este laberinto, que es el mundo, y habitar un lugar en el que lo único absoluto sea nuestra libertad”. La directora, que es también actriz y bailarina, ha buscado que el cuerpo humano coexista con la tecnología que no para de avanzar día tras día. Es posible que esa belleza creada sobre la tarima, permanezca para siempre en algún lugar de la memoria.

Una vida llena de experiencias y éxitos


Quintana nació en Tenerife y se empezó a formar desde que era muy pequeña en danza clásica, contemporánea y flamenco. Consiguió licenciarse en Arte Dramático y vio la oportunidad, entonces, de viajar a Madrid para seguir trabajando y creciendo como artista. Ha colaborado con grandes personalidades en el mundo del teatro como Yayo Cáceres, Gabriela Carrizo, Andrés Lima o Carmen Werner.

En su faceta como creadora destacan su cortometraje titulado Sueño3 y PIELES. Gracias a su esfuerzo y dedicación, ha sido nominada en varias ocasiones a premios nacionales, y se ha alzado con el primer galardón del III Certamen Europeo Mujer Creadora Contemporánea 2016 y el Premio Especial a la Mejor Artista/Creadora Emergente de la Feria Umore Azoka 2015 de Vizcaya.

‘La flauta mágica’, en el Adán Martín

Cultura / Ocio

Dentro del legado musical de Mozart, se encuentra Die Zauberflöte, más conocida como La flauta mágica. Es un singspiel, es decir, una obra de teatro pequeña y una modalidad de ópera más popular. El sábado 28 y el domingo 29 de abril se representará en el Auditorio de Tenerife. La hora de inicio de las actuaciones varía según el día escogido: en el primer caso, comenzará a las 18.00 horas; en el segundo, a las 12.00 horas. Las entradas se pueden adquirir en la web del recinto o en taquilla por 10 euros. La duración aproximada del espectáculo será de 70 minutos.

Por otro lado, los más pequeños tendrán la oportunidad de adentrarse en el mundo de la música clásica de la manera más divertida y dinámica posible: el Adán Martín organiza el taller familiar titulado Érase una vez la flauta. Natalia Díaz Llarena será la encargada de dirigir los juegos y las actividades de creación escénica que están dirigidas a niños que tengan entre 3 y 12 años. Este encuentro tendrá lugar en el propio auditorio el día 21 de abril. No hay que pagar para esta actividad, pero quien quiera participar, deberá enviar un correo donde se facilitarán los siguientes datos: nombre y apellidos del menor y del acompañante, turno en el que participa, teléfono y e-mail del adulto.

¿Y si las hadas existieran?


El argumento de esta obra, dividida en dos actos, gira entorno al príncipe Tamino que, tras huir de una enorme serpiente, entra en un bosque que le pertenece a la Reina de la Noche. Casualmente, la majestad ha perdido a su hija: el malvado Sarastro la ha secuestrado. Aprovechando la ocasión, príncipe y reina llegan al acuerdo de que si él consigue rescatar a la joven, podrá casarse con ella. Sin dudarlo ni un solo segundo, el protagonista acepta, pero lo que sucede después no dejará de sorprender: hay cosas que solo podrían pasar en un cuento de hadas.

El estreno de esta especial zarzuela alemana fue en 1791, dos meses antes de que el compositor más famoso de Austria falleciera. Fue un momento complicado para Mozart: su salud iba mermando al mismo tiempo que lo hacía su economía personal. De la mano de su amigo Emanuel Schikaneder, empresario teatral, tomó la decisión de crear algo que emocionara al público: mezclaron, entonces, el teatro con la ópera, consiguiendo diluir las fronteras establecidas entre ambos géneros con una historia mágica.

A Don Carlos le duele el corazón

Cultura / Ocio

Cerraron las puertas, se apagaron las luces y se hizo el silencio. En honor a la fallecida soprano María Orán, la batuta del director musical se levantó a las 19.30 horas para dar comienzo al espectáculo. Ayer, miércoles 14 de marzo, la obra más versionada de Giuseppe Verdi, Don Carlo, protagonizó tres horas de magia musical y artística. Antes de que subiera el telón, una combinación perfecta de instrumentos inundó la sala. Flautas dulces, tubas y violines abrieron paso a la historia del rey Felipe II, de su mujer Isabel de Valois y del príncipe Carlos. Todavía queda una oportunidad para disfrutar de este drama: será el próximo sábado 17 de marzo.

Tras un muro de mármol blanco, descansa el cuerpo del emperador Carlos V. Una gran corona decora la pared. Los cantos fúnebres se apoderan del entorno y, de pronto, aparece el infante Don Carlos. Angustiado, deja caer su ramo de flores ante la tumba de su abuelo, aunque su verdadero tormento tiene nombre y apellido y sigue vivo, muy vivo. Se llama Isabel de Valois y es la mujer a la que ama y con la que estuvo prometido. Sin embargo, ella decidió casarse con su padre, Felipe II. El dolor es palpable: ahora no tiene amada, sino una nueva madre.

Una amistad eterna


El joven despechado no soporta la agonía, por lo que decide contarle a su fiel amigo Rodrigo lo que siente en realidad. El confidente, hablando con la cabeza y no con el corazón, considera que la mejor opción sería olvidar ese amorío prohibido, pero Carlos sabe que no será capaz. Las notas se juntan en el pentagrama y dan lugar a un momento de euforia y solemnidad: el juramento de amistad eterna ha sido sellado.

Flandes resultaría ser el próximo destino del protagonista: allí podría convertirse en el salvador del pueblo flamenco. La milicia procedente de España solo reprime y limita las libertades de los ciudadanos.

En un encuentro privado, el príncipe le suplica a Isabel que interceda por él ante su padre para, así, conseguir el permiso para irse a Francia. La reina acepta la idea y, de hecho, le parece magnífica. Pero, por el contrario, al rey no le hace gracia el plan que su hijo ha tramado. Sin miedo alguno, se alzan las espadas en medio del escenario: por el momento, la sangre no será derramada.

Solo hay una opción: la muerte


Una de las sirvientas de la realeza conoce, casi sin querer, el secreto de Carlos. Rabiosa por no ser ella la que ocupe el corazón del infante, delata la historia de amor de los jóvenes. El rey se muestra desolado y busca consejo en sus creencias religiosas. Llega a una sola conclusión: ¡muerte!

Y sonó el primer disparo. Los espectadores no pudieron evitar saltar en sus asientos. Nadie se lo esperaba, pero Rodrigo cayó al suelo. ¿Por qué? En su chaqueta encontraron unos documentos que evidenciaban que él era quien quería provocar la revolución en Flandes. Ya en los brazos de su amigo, admite que su fallecimiento ha sido dulce y bienvenido: todo ha sido por él y por el bien de un pueblo oprimido.

El odio que predomina sobre el escenario no eclipsa la sonrisa de Jader Bignamini, el director y guía de los músicos entre un pueblo de corcheas y una ciudad de sostenidos y bemoles. El fino palo blanco sube y baja, al igual que la intensidad de las voces que decoran la representación.

La calidad se hace notar y los aplausos mandan


Los amantes se vuelven a ver, elevan sus voces por encima de los aplausos y vítores constantes del público e imploran piedad para ser felices por siempre, para poder disfrutar de lo que les queda de vida cogidos de la mano. Felipe no piensa igual, tiene otros planes: esta vez sí correrá la sangre. O tal vez no. Dios parece haber sido misericordioso con los dos ilusos enamorados.

Tanto el cielo o el paraíso como la fe son misterios que solo serían capaces de describir aquellas personas que ya no viven. De nada sirve plantearse cuestiones sin respuesta o reflexionar sobre asuntos que no tienen un porqué. Lo que sí es evidente es que “¡bravo, bravo!”, “¡maravilloso!”, y “¡soberbio!”, no se grita a pleno pulmón cuando baja el telón de una obra cualquiera: solo las mejores son merecedoras de ello.

‘Don Carlo’, de Verdi, en el Adán Martín

Cultura / Ocio

El compositor italiano sonará de nuevo en el Auditorio de Tenerife con Don Carlo, la obra que más versiones tiene de toda su trayectoria profesional. Los días 10, 14 y 17 de marzo se podrá disfrutar de esta composición musical a las 19.30 horas. Las entradas pueden adquirirse tanto en taquilla como en la página web del recinto. Los precios oscilan desde los 30 hasta los 75 euros, aunque los desempleados, familias numerosas y menores de 27 años pagarán menos. La duración aproximada es de 180 minutos.

El príncipe Carlos tiene el corazón roto porque su prometida, Isabel de Valois, lo ha traicionado. En vez de casarse con él, prefirió irse con su padre. Este enlace matrimonial se produjo como consecuencia de un tratado de paz para acabar con la guerra de Italia que sucedió entre 1551 y 1559. Desde entonces, la vida del protagonista que da nombre a la creación de Verdi se convierte en un suplicio. Debe compartir su día a día con su progenitor y su amada, y los conflictos no se hacen esperar.

Una ópera histórica


Esta ópera, divida en cinco actos, cuenta con la música original de Giuseppe Verdi y libreto de François Méry y Camille du Locle. Está basada en la obra de Dom Karlos, Infant von Spanien, de Shiller. Se trata de una historia que abarca, de manera detallada, la envidia, las puñaladas por la espalda y el amor a tres bandas. Además, el conflicto principal se produce entre padre e hijo. El estreno tuvo lugar en París el 11 de marzo de 1867 y, en junio del mismo año, llegó a los escenarios italianos. A lo largo del espectáculo, se hará referencia a acontecimientos históricos como la Inquisición o la Reforma Católica que surgió en contra de la propuesta de Martín Lutero.

En esta ocasión, el director musical será Jader Bignamini, profesional italiano que lleva ya varios años en el mundo de la música. Trabajará junto a Cesare Lievi, que se encargará de la puesta en escena. Por otro lado, la Sinfónica de Tenerife y el Coro Ópera de Tenerife pondrán voz y sonido a la pieza en colaboración con el Teatro Regio di Parma y el Teatro Carlo Felice.

Requiem y amén

Cultura / Ocio

Se hizo el silencio en la sala sinfónica del Auditorio tinerfeño. Decenas de músicos y cantantes se disponían a mostrar una obra de arte al público que había llenado al completo las butacas. Michele Mariotti, el director musical, sonrió y levantó su batuta: ya no había marcha atrás. Los violonchelos iniciaron la función, seguidos de violines, violas, oboes… El coro entonó la primera frase: Dale el descanso eterno, Señor.

El compositor italiano, Giuseppe Verdi, comienza así su plegaria a Dios para que garantice la salvación de su amigo recientemente fallecido Alessandro Manzoni. Aprovecha, también, para suplicar por su mujer y sus hijos.

Este requiem fue compuesto cuando el autor ya estaba retirado tras el éxito de su ópera Aida. Cuando parecía que no habría más creaciones en su carrera musical, el compositor sorprende al mundo con esta Messa de Requiem que se estrenó en la iglesia de San Marco de Milán en 1874.

Silencios, miedo, furia y una ovación final


Contiene siete movimientos llenos de mensajes religiosos y oraciones, donde el músico muestra la fuerte emoción que le genera la pérdida de sus seres queridos. En el Adán Martín tembló el suelo con el Dies irae. Los solistas y el coro juntaron sus voces para transmitir el miedo y la furia de cada una de las palabras que Verdi dejó plasmada en esta misa.

A lo largo de la hora y media de actuación, se produjeron algunos silencios que darían paso a las notas más complicadas y emocionantes de la velada. Sin embargo, los espectadores no pudieron evitar aplaudir en esas ocasiones que se requería de una concentración absoluta.

Una vez finalizada la creación de Verdi y el último acorde desapareció del ambiente, todas las personas presentes se pusieron en pie y regalaron infinidad de vítores a los artistas. El director, desde su posición central, clausuró el evento con el mismo esbozo de sonrisa del inicio.

La tragedia ‘Capuletos y Montescos’ llega al Auditorio Adán Martín

Cultura / Ocio
Romeo y Julieta (1978), escultura de Milton Hebald

Vincenzo Bellini, compositor italiano del siglo XIX, se estrena esta temporada con I Capuleti e i Montecchi en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife. Habrá cuatro actuaciones: los días 26, 27 y 28 de octubre será a las 19.30 horas, mientras que el 29 del mismo mes, se adelanta el horario a las 18.00 horas. Las entradas pueden adquirirse en la página web del auditorio desde 15 euros.

Una historia de amor imposible


La tragedia lírica de Vicenzo Bellini, dividida en dos actos en consonancia con el libreto de Felice Romani, se estrenó el 11 de marzo de 1830 en el Teatro La Fenice de Venecia. Está inspirada en principios italianos representados por nombres como Luigi da Porto y Matteo Bandello. Se abarca la historia de amor imposible entre Romeo y Julieta, aunque el escrito original de esta ópera no toma como referencia el texto de Shakespeare, sino argumentos anteriores. Sin embargo, no deja de lado la lucha entre las dos familias y el trágico final de los jóvenes. Curiosamente, el personaje de Romeo es interpretado por una mezzo durante el primer acto y cantará la Cavatina de Romeo.

Con la obra de los capuletos y montescos, Bellini inaugura de manera simbólica el Romanticismo musical que, casualmente, se oficializa el mismo año de la inauguración de esta ópera.

En este caso, el elenco de artistas que interpretarán la historia de amor fatal, serán miembros de la Ópera (e)Studio, al igual que el director Giulio Zappa. Se trata de una academia de formación que tiene como objetivo principal dar voz a los jóvenes cantantes para que puedan incorporarse con más facilidades al mundo laboral con posterioridad.

Tras mucha preparación en campos tan diversos como técnica de interpretación y escénica, expresión corporal, el contexto histórico de la composición y otros elementos, la hora de la verdad llega al subirse al escenario para personificar I Capuleti e i Montecchi.

No quiero Mozart, quiero flamenco

Cultura / Ocio

Decenas de personas disfrutaron ayer martes en el Auditorio de Tenerife de la zarzuela Música Clásica de Ruperto Chapí. En un ambiente cómodo y cálido entre vocalistas, músicos y el propio público, resultó sencillo producir carcajadas. El escenario se decoró únicamente con una silla, una mesa y un armario de color azul. Eso sí, de dimensiones extraordinarias.

La pianista Satomi Morimoto, junto a su compañero Tomás López-Perea al contrabajo, ayudaron a marcar el ritmo ágil y simpático de la representación. Demostraron su maestría con sus respectivos instrumentos, suscitando algún que otro halago en las zonas más altas de la sala de cámara.

La trama de la obra comienza con Don Tadeo, bajo solista en la capilla, dando clases de canto a su hija Paca. Su ambición como padre no es otra que dotar a su hija de los suficientes conocimientos musicales para que pueda vivir por y para los clásicos, como Mozart, Beethoven o Berlioz. Para lograrlo pretende casarla con Perico Machuca, que toca el bombo, o con Sisebuto, que “lleva el peso de la orquesta” porque carga los violines en la Sociedad de Conciertos. Sin embargo, la joven detesta la música clásica que tanto entusiasma a su padre: prefiere el flamenco. En cuanto al amor, se decanta por Cucufate, hombre pobre y sin recursos que posee una gran astucia.

El espectáculo fue reconocido a su término con un sonado y extenso aplauso.

El Concierto Coral Sinfónico llega al Adán Martín

Cultura / Ocio
El Concierto Coral Sinfónico llega al Adán Martín

La Ópera de Tenerife presenta el día 10 de noviembre su Concierto Coral Sinfónico en la presente temporada 2016-2017. Contando con una sola actuación a las 19.30, se podrá disfrutar de la conocida obra de Francis Poulenc llamada Gloria y de un recopilatorio de los característicos valses de Johann Strauss II. Las entradas están disponibles en la página web del Auditorio de la capital de la Isla, así como en las taquillas del mismo. Estas se pueden adquirir por un precio que varía entre los 20 y 30 euros, según la tarifa general.

La obra del compositor francés fue encargada en honor de los recién fallecidos Natalie y Sergéi Koussevitzky, magnate ruso de la música y su mujer. En su estreno, fue dirigida por Charles Munch en Boston en 1961.

Por su parte, el denominado “rey del vals” ha sido el artífice de la fama de dicho estilo de baile y melodía en Viena y, de ahí, ha conseguido que se aprecie por todo el mundo. Logró que pasara de ser una danza meramente campesina a desearse intensamente por las más altas y distinguidas clases de la sociedad.

Miquel Ortega será el director musical del acto y Leonor Bonilla ejercerá el papel de solista, estando acompañados en todo momento por el Coro Ópera de Tenerife.

Ir a Top