Giré y volví, regresé. Foto: Deborah Barroso

Retornare

Literatura

 

Desde el origen hasta el presente,

pasando por el intermedio más incoherente,

subiendo y bajando escaleras inexistentes

y cayendo una vez, otra y hasta veinte.

 

Así mismo sería según aquella vidente,

así mismo ocurrió según esta viviente.

Y yo me mostraba reticente

y no me proclamaba creyente,

pero sucedió y se cumplió la predicción.

 

Caí, me levanté y, de nuevo, tropecé.

Me sangró la piel,

me curaron las heridas

y estas se volvieron a abrir.

 

Caí, me levanté y, de repente, tambaleé.

Me pregunté mil cosas que no se pueden responder

y en otras tantas ocasiones dudé.

Medité, mentí, amé, soñé.

 

Pensé en volver,

en girar, dar marcha atrás y regresar.

Y no, no fui capaz.

 

Con el tiempo hablé con la adivina.

Me dijo que mis decisiones ya no eran evidentes

y acabaría en algún lugar, a escondidas.

Esta vez se equivocó.

 

Giré y volví,

regresé,

retorné.

Lo último sobre Literatura

Ir a Top