La crisis sanitaria nos debe concienciar sobre las cifras desorbitadas que se manejan en el mundo del fútbol. Foto: PULL

Prioridades

Opinión

La crisis sanitaria a nivel mundial provocada por la Covid-19 hizo que se paralizara casi toda la actividad humana: el turismo, la construcción, la cultura y el deporte, entre muchos otros sectores. La Liga española de fútbol profesional, de nuevo en marcha, se detuvo, el viernes 13 de marzo, por el estado de alarma que se decretó en la nación. Este deporte es un factor muy importante del Producto Interior Bruto de España, pues corresponde al 1,37 %. Además, este sector paga 4100 millones de euros en impuestos y, asimismo, genera hasta 180 000 puestos de trabajos.

El Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid Club de Fútbol solicitaron al Estado, el pasado jueves 11 de junio, 200 millones de euros para poder pagar las nóminas a sus futbolistas. Estos dos grandes clubes son los dos equipos que más ingresos reciben en todo el mundo. Además, el Club blanco solicitó el año pasado un crédito de 575 millones de euros para la remodelación del Santiago Bernabéu, su estadio de fútbol, que no empezarán a pagar hasta el año 2022.  Los dos equipos han negociado con entidades financieras para que les proporcionen las cantidades demandadas, estos bancos son Caixa Bank, Santander, BBVA y Bankia; aunque al club blaugrana se le suma, también, Sabadell.

Los dos clubes ya han anunciado que reducirán los sueldos de sus estrellas:  un 10 % en el Real Madrid y un 70 % en el equipo catalán. El club de Florentino Pérez tiene un presupuesto de más de 800 millones de euros, y el Barcelona de más de 1040 millones. Los ingresos que generan con los derechos de imagen, entradas y marketing promocional superan los 700 millones en ambos clubes. De igual manera, las cantidades que se manejan en estos equipos son excesivamente desorbitadas. Al igual que los fichajes que se han realizado a lo largo de estos últimos años. Como, por ejemplo, el fichaje de Neymar por el Paris Saint Germain que costó 252 millones de euros. Con esta situación se debe tener un mayor control de los presupuestos y cifras que se manejan en cuanto a los jugadores.

«Algunos jugadores están preocupados porque pasarán a cobrar 12 millones de euros en vez de 14 millones»

La concienciación de los deportistas es vital para poder afrontar esta situación. La plantilla del equipo catalán aceptó esa significativa bajada de salario. Sin embargo, algunos jugadores no han dado la talla, por ejemplo, Toni Kross, futbolista del equipo merengue. El alemán se negaba a renunciar a parte de su remuneración y quería que le siguiera pagando con regularidad. El argumento que presentaba es que cada uno debía hacer lo que consideraba en esta situación. Es decir, que ese dinero podría acabar en una ONG o en su cuenta del banco, depende de como lo valore él. Esto no solo tiene que ver con la economía del Club, sino con la de todo el país, y que jugadores de prestigio mundial piensen de esta manera, cuando muchas familias no tienen para comer.

Los datos económicos que se muestran para el país son desoladores. Los demandantes de alimentos se han duplicado en esta crisis sanitaria, el número de desempleados ha aumentado más de 200 000 personas y el número de pequeñas y medianas empresas que quiebran, cada día, van aumentando. Mientras, algunos jugadores están preocupados porque pasarán a cobrar 12 millones de euros en vez de 14 millones. Esta crisis nos debe concienciar sobre las cifras desorbitadas que se manejan en el mundo del deporte, en este caso en el fútbol. Entre tanto, miles de sanitarios vuelven a la cola del paro, después de salvarnos la vida durante la cuarentena. Con todo esto, creo que debemos plantearnos nuestras prioridades como sociedad.

Lo último sobre Opinión

El pellejo ajeno

El debate político y mediático sobre la inmigración está escorado. La polarización
Ir a Top