La gala benéfica de IPSUM puso fin a un trabajo de dos meses. Foto: PULL

«Por un minuto de felicidad»

Sociedad

El casete de los recuerdos fue una gala benéfica que se celebró ayer a las 17.00 horas en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad de La Laguna. Su objetivo era recaudar dinero para destinar a la Asociación de familiares y cuidadores de enfermos de Alzhéimer y otras demencias de Tenerife (AFATE), además de sensibilizar y mostrar el día a día qué conlleva esta enfermedad. Este evento surgió de una campaña de concienciación para la asignatura de Opinión Pública de 2º de Periodismo, formado por un grupo de 21 personas, llamado IPSUM.

A la hora marcada, comenzaron a llegar los primeros asistentes. En la entrada había un puesto donde se recogían los donativos a cambio de una pulsera con el lema del grupo, «Somos recuerdos», y hecha por los integrantes del mismo. Mientras la gente llegaba, en el salón fluía una música animada para relajar el ambiente antes del inicio. Los presentadores, muy nerviosos, subieron al escenario para abrir el evento.

Tras su intervención, se proyectó un vídeo en el que se recopilaron testimonios de familiares de enfermos y de trabajadores del centro de AFATE. La música de fondo creó un aura de melancolía que se reflejó en la cara de los espectadores, quienes quedaron satisfechos y rompieron en aplausos al finalizar la proyección. Este acabó con la frase que ha marcado a la campaña: «Por un minuto de felicidad, por un recuerdo más al día».

La tarde contó con la intervención de Manuel Negrín, vocal de la junta directiva de la asociación, quien quiso aprovechar su intervención para realizar una ronda de preguntas. Esta tuvo respuestas muy interesantes como aquellas relacionadas con la ley de dependencia. Esta es importante y, por lo tanto, necesita una regulación a nivel europeo que facilite las prestaciones económicas y la detección de las enfermedades.

Comprometidos con la causa


Después de él, empezaron las actuaciones concertadas para amenizar. En primer lugar, subió al escenario Aníbal García Llarena, acompañado de su amigo El Rubio, una marioneta. Recitó algunos cuentos cortos de su nuevo libro Narrador protagonista, quien se atrevió a preparar uno para la ocasión titulado Recuerdos. Le siguió Acane, un joven rapero que cantó tres de sus temas dejando a todos con el corazón en un puño con la dureza y la sinceridad de sus palabras. Por último, el colofón lo puso Tagoror del Folelé, pasando del rap al folk. Interpretaron varias canciones con sus características letras llenas de sentimiento y amor por nuestras Islas.

Una vez acabaron los artistas, todos los miembros que participaron en la preparación y organización del trabajo se reunieron para una foto grupal mientras reían y celebraban haber pasado una tarde tan amena, por una buena causa y que salió mejor de lo que se esperaba. Se recaudó más de 120 euros que irán destinados íntegramente a la asociación colaboradora, AFATE.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último sobre Sociedad

Si lo ves, actúa

La campaña de concienciación '¿Y si fueras tú?' creada para la asignatura
Ir a Top