‘Perfectos desconocidos’: ¿Qué tanto saben los demás sobre ti?

Opinión

Perfectos Desconocidos es un largometraje lleno de guiños al estado civil, casado y a la doble vida que, hoy en día, se puede llevar gracias a la tecnología. Alex de La Iglesia (El bar, 2017; Mi gran noche, 2015) es el director que versionó del italiano al español esta producción, que se estrenó en nuestras carteleras este pasado 1 de diciembre. El filme, clasificado dentro del género drama y comedia negra, consigue que los espectadores se sientan identificados con su propia realidad en varias secuencias. Lo que empezó siendo un juego infantil, terminó casi en una batalla campal.

El protagonista único es el teléfono móvil. Ese que nos cuesta tanto perder de vista durante más de un minuto. Nuestro mayor, aunque no mejor, confidente. Ese que, en más de una ocasión, nos deja en evidencia. En el que plasmamos, por escrito, por voz y con imágenes, todo tipo de sentimientos. Ese amigo con el que compartimos pensamientos buenos, malos, mejores y peores y en el que, a pesar de las veces que nos falla, seguimos confiando. En realidad, un arma de doble filo si cae en unas manos diferentes a las nuestras.

En la película, cinco parejas quedan para disfrutar de una agradable velada en una noche de eclipse lunar, que afecta a la personalidad de la gente en general y a la de los protagonistas en particular. La propuesta de aquel pasatiempo inofensivo, al que todos de manera valiente pero temerosa acceden, se convierte en la peor de las ideas. De trama muy simple y cotidiana, la película toma un matiz sombrío en el que, a medida que entran los wasap y las llamadas, se empiezan a descubrir los secretos, unos más profundos que otros, de cada participante. Es entonces cuando se complica el asunto. Se exteriorizan todo tipo de sensaciones relacionadas con la verdad o la mentira, que cada uno esconde y salen a la luz realidades desconocidas por el resto de aquellos amigos, que creían saberlas todas. En este contenido cinematográfico se mezclan la rabia, el engaño, la traición, la decepción…

Con un final inesperado, esta cinta invita a disfrutar de más de hora y media de esparcimiento en la que se describe la hipocresía en la que vive una sociedad que esconde dentro de su teléfono móvil una infinidad de confidencias. ¿Qué harías tú si te propusieran este plan? A más de uno le entran sudores de solo pensarlo. De La Iglesia es también productor, guionista y antiguo historietista, y consigue convertir una situación cotidiana en toda una pesadilla. La adaptación del guion original estuvo a cargo de Jorge Guerrica Echevarría (El Niño, Carne Trémula) y el propio director. En él, describen un escenario amigable y familiar que pasa a convertirse en todo lo contrario, un espacio en el que convergen un grupo de enemigos y desconocidos.

La película es un remake de la producción italiana Perfetti sconosciuti


La cinta, en su versión española, es un remake de la película italiana Perfetti sconosciuti, del director Paolo Genovese, que ganó el premio David de Donatello, galardón cinematográfico de más renombre en el país vecino, a Mejor Película en 2016. Esta apuesta de Estudios Telecinco Cinema, Pokeepsie Films y Nadie es Perfecto Producciones,  ha sido distribuida por Universal Pictures. Según el digital Blog de Cine Español se ha convertido en una de las producciones más taquilleras a nivel nacional. Con casi un mes en cartelera ya ha recaudado más de 10 millones de euros, lo que la ubica entre las 20 películas españolas con más éxito en la historia del cine en nuestro país.

El reparto lo constituyen Ernesto Alterio (Infancia clandestina, 2011); Juana Acosta (7 años, 2016); An Eye for Beauty, 2014);  Eduard Fernández (El hombre de las mil caras, 2016; 1898: Los últimos de Filipinas, 2016); Belén Rueda (El orfanato, 2007; El cuerpo, 2012); Eduardo Noriega (El último desafío, 2013; Abre los ojos, 1997); Dafne Fernández (Real Playing Game, 2013;  Pepón Nieto (Sé quién eres, Los hombres de Paco) y Beatriz Olivares (Los héroes del mal, 2015;  Hipsteria, 2014). Este grupo, de reconocidos actores, es el encargado de hacer, durante los 96 minutos que dura el filme, que la audiencia consiga valorar hasta qué punto estaría dispuesta a acceder a este pasatiempo en el que se pueden descubrir sus más profundas intimidades.

Estudiante de Periodismo en la Universidad de La Laguna. Humana y defectuosa como cualquiera, soñadora y luchadora, fiel a mis convicciones y leal a mí misma. Creo en lo que quiero y persigo mis metas hasta el cansancio; no me entrego fácilmente porque me encantan los retos.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top